Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]
[ocr errors]

Por regla general ingresarán tambien en res de 15, de los que hubiesen cumplido estas los depósitos municipales los presos transeun- edades. Los presos por causas políticas, ocupates, cuando se detengan en los pueblos para rán tambien un local enteramente separado pernoctar, ó por efecto de temporal ú otra del de los demás presos. En cuanto lo permita

, causa que justifique la detencion, pero colo- la disposicion de los edificios de las cárceles, cándolos con separacion de los procesados y se procurará asimismo que los presos con de los sentenciados á la pena de arresto me- causa pendiente estén separados de los que se nor. Podrán, no obstante, tener ingreso con hallen cumpliendo las condenas de arresto igual separacion en las cárceles si es el pueblo mayor. (Art. 11 de id.) cabeza de partido judicial, y el depósito no Los presos en comunicacion podrán confeofrece la seguridad ó capacidad necesarias. renciar con sus defensores siempre que les (Disposicion 4.' de la real orden de 13 de se convenga. Tambien les será permitido comutiembre de 1849 dictada para llevar á efecto la nicar con sus parientes y amigos en la forma ley de prisiones.)

que prescriben los reglamentos. (Art. 12 de Por la disposicion 3." de la misma real ór- | idem.) den se mandó, que los jefes políticos, hoy go- Los presos con causa pendiente tendrán la bernadores de provincia, habida consideracion facultad de ocuparse en las labores que eligiede las circunstancias y vecindario de los pue- ren, utilizándose de sus productos, aunque blos , comunicaran á los alcaldes las instruc- con la obligacion de abonar los gastos de su ciones oportunas para el establecimiento de manutencion si se les sufragare de cuenta del un depósito en cada distrito municipal, como mismo. (Art. 13 de id.) previene la ley de prisiones en el art. 7.", pro- Por la disposicion 5. de la real órden ya curando que se destinara para este objeto un citada de 13 de setiembre de 1849, se mandó, local en las casas consistoriales ó en otro edi- que en las cárceles cuyo compartimiento inteficio perteneciente al ayuntamiento, a fin de rior no permitiese establecer desde luego los que no sufriesen los fondos municipales mas departamentos de que trata el art. 11 de la ley gravámen que el preciso para el cumplimiento de prisiones, se procediera inmediatamente a de la ley : que los créditos necesarios para los la formacion del plano, proyectos y presugastos que con tal motivo se originasen en puestos de las obras absolutamente indispenaquel año de 1849 y en el siguiente de 1850 se bles para la separacion de los presos segun los cubrieran de los fondos de imprevistos; y solo sexos y edades, y para la de los procesados en el caso de que estos no fuesen suficientes, ó por causas políticas y sentenciados á arresto de que no pudieran obtenerse economias en mayor, remitiéndolo con la brevedad posible los demás servicios que comprendia el presu- al ministerio de la Gobernacion. puesto , podrian reclamarse por medio de pre- Por real orden de 12 de febrero de 1850 supuestos adicionales con las formalidades es- se recordó á los gobernadores de provincia el tablecidas al efecto. En el párrafo siguiente y cumplimiento de la anterior disposicion; y en la seccion 4. nos haremos cargo de otras por otra de 15 de julio del mismo año, para medidas del gobierno encaminadas a la reali- remover los obstáculos que a él se oponian zacion de esta reforma, que se ha hecho indis- fundados en la falta de arquitectos, en la de pensable desde que se publicó el Código penal. fondos y otros motivos, se mandó á los mis

mos gobernadores lo siguiente.—Que dispu§ 2.

sieran se verificasen sin pérdida de tiempo en

los depósitos municipales y cárceles de partido De las cárceles.

las obras de reparacion indispensables para la

seguridad y salubridad de los presos.-Que Las cárceles de partido y de las capitales para la ejecucion de tales obras se valiesen del de las audiencias están destinadas á la custo- maestro ó albañil mas aproposito que existiera dia de los presos con causa pendiente, y para en la localidad ó cabeza de partido judicial.cumplir las penas de arresto mayor. (Art. 10 Que se verificasen de manera que hagan poside la ley citada de 26 de julio de 1849.) ble en ocasion mas favorable el ensanche ma

En las cárceles habrá departamentos dife-yor de la cárcel y su compartimiento interior rentes para hombres y mujeres, y en el de conforme con lo determinado en la ley.-Y cada sexo se tendrán con separacion los varo- por último, que las corporaciones municipales nes menores de 18 años, y las mujeres meno- | adelanten las cortas cantidades que se necesitan

[ocr errors]
[ocr errors]

para estas obras de reparacion, incluyéndolas Y por último, que el gobierno anticipara en sus presupuestos para que en su dia puedan los fondos para el tanteo de las alcaidias de ser reintegrados de los fondos del Estado. Villa y de Corte de Madrid.

En virtud de tales disposiciones, hoy ya SECCION II.

todos estos oficios han vuelto á ser propiedad

del Estado. Bajo este supuesto nos haremos DE LOS ALCAIDES DE LAS PRISIONES. cargo de todas las disposiciones vigentes rela

tivas á los alcaides, y para mayor claridad Ya dijimos en su lugar correspondiente, hablaremos primero de su nombramiento, y que alcaide es la persona encargada de la cus- despues de sus atribuciones y deberes. todia de los presos en las cárceles. Este cargo debió ser de bastante importancia en la anti

• $ 1.0 güedad, segun se infiere de las leyes de Partida y posteriores, que hablan de los alcaides. Del nombramiento de los alcaides de las Por muchos siglos la mayor parte de las

prisiones. alcaidias han sido oficios enagenados de la corona, cuyos poseedores disponian de ellos El nombramiento de alcaides para las cárcomo si fueran fincas de su patrimonio parti-celes de las capitales de provincia y de particular. Los adelantos de la civilizacion no po- dos judiciales corresponde al gobierno á prodian consentir que continuasen en nuestros puesta de los gobernadores de provincia ; y á dias este órden de cosas, el que se oponia al. estos el de los otros empleados subalternos buen régimen de las prisiones, al alivio de los para los mismos establecimientos, como encarcelados y á la recta administracion de igualmente el de los alcaides de las prisiones ó justicia. Asi es que por real orden de 9 de ju- depósitos municipales de los demás pueblos lio de 1838, se mandó que se procediera in- del reino, entendiéndose que el de estos últimediatamente por los ayuntamientos, prévia mos habrá de verificarse á propuesta de los la aprobacion de las diputaciones provinciales, respectivos alcaldes, quienes nombrarán á su á introducir las demandas de tanteo de las al- vez.los subalternos de dichas prisiones. (Articaidías enagenadas; y por otra de 26 de enero culo 4. de la ley citada de 26 de julio de 1849.) de 1840, se acordaron entre otras las disposi- Segun la disposicion 1.- de la real orden de 13 ciones siguientes.

de setiembre del mismo año, dichas propues1.- Que cesaran desde luego en su ejercicio tas para la provision de alcaidias vacantes, se los poseedores de oficios de alcaides de cárce- harán en terna, no proponiendo á personas les adquiridos por concesion graciosa de la co- que carezcan de las condiciones prescritas en rona, y los que los desempeñasen en virtud de el párrafo 3. de la real orden de 9 de junio de nombramiento de los propietarios.

1838, que son : tener arraigo, ó prestar fianza 2.Que los ayuntamientos de las poblacio- con personas que lo tengan, moralidad,

buen nes donde los oficios de alcaides hubiesen sido concepto público, no estar procesados, no ser enagenados de la corona á título oneroso, pro

menores de 35 años, eer casados, y saber por cedieran sin dilacion á introducir las deman- lo menos leer, escribir y contar. das de tantco.

Y por último, para que los espedientes 3. Que los ayuntamientos satisfaciesen el acerca de la provision de las alcaidias de las valor de las alcaidias, y para su reintegro pro- cárceles, se instruyan con las formalidades pusieran las diputaciones provinciales arbi- prescritas en la anterior disposicion, por real trios que deberian repartirse proporcional orden de 12 de felirero de 1850 se mando: mente entre todos los pueblos de la provincia. 1.° Que cuando quede vacante alguna al

4. Que no tendrian derecho a este reinte-caidia de provision del gobierno, nombren sin gro siempre que apareciese de los titulos de demora los gobernadores una persona de conlos propietarios actuales, que aquellos verifi- fianza para que la desempeñe interinamente. caron la enagenacion de las alcaidias, y reci- . 2: Que sin demora tambien anuncien los bieron el precio de la egresion; para juzgar lo gobernadores la vacante en el Boletin oficial de cual se obligó á los propietarios á que en el la provincia respectiva, espresando la dotacion término de quince dias presentaran á las dipu- de la plaza y las condiciones que ban de reunir taciones provinciales los títulos primordiales los aspirantes, cuyas solicitudes documentide adquisicion.

das y escritas por los mismos interesados ha

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

brán de ser presentadas en el término de un | nal para la ejecucion del Código penal, enconmes, contado desde el dia de la publicacion del trarán bien determinados todos los indicados anuncio.

deberes. El mejor medio de conocerlos es te3.° Que los aspirantes deberán justificar la ner á la vista dichas disposiciones legales, por edad no menor de 35 años con la fé de bautis- lo que consideramos de necesidad insertarlas á mo, el estado de casados con la partida de continuacion ; debiéndose tener presente, que matrimonio, la moralidad , buen concepto pú- segun el art. 36 de aquella ley, quedan derogablico y el requisito de no estar procesados das todas las leyes y reglamentos anteriores còn certificaciones de las autoridades de los sobre el régimen de las prisiones, en cuanto no pueblos de su residencia, y la circunstancia en sean conformes à la misma. fin, de tener arraigo, ó de responder por ellos

Ley de prisiones de 26 de julio de 1849.-Titulo 4.° personas que lo tengan, con los documentos correspondientes.

Art. 14. Los alcaides de las prisiones llevarán in-. 4.° Y por último, que trascurrido el mes dispensablemente dos registros en papel sellado de ofidesde el anuncio de la vacante, escojan los go-io (1), foliados y rubricados por la autoridad política bernadores á los tres aspirantes mas acreedores local, el uno destinado a los presos con causa pendien

te, y el otro para los que sean condenados a las penas en su concepto á obtener el nombramiento, y de arresto menor o mayor. Estos registros se presentaeleven la propuesta al director de correccion rán en las visitas por los alcaides á la autoridad polítien el ministerio de la Gobernacion, acompa

ca y á la judicial.

Art. 13. En el acto de entregarse al alcaide uc preînando los espedientes originales de los com

so, sentará en el registro á que corresponda su nomprendidos en ella.

bre y apellido , naturaleza , vecindad, edad y estado, y Aun cuando nada hay dispuesto, el buen la autoridad de cuya orden procediere su entrada en la sentido aconseja que se observen iguales for- prision, insertando á continuacion el mandamiento ó malidades para la provision de las alcaidias de sentencia condenatoria que la causare.

Art. 16 Los registros de las prisiones, segun valos depósitos municipales, y que los alcaides, yan seneciéndose, se conservarán en el archivo del luego que ocurra la vacante de una alcaidia, lo juzgado de primera instancia del partido, y sin provipongan sin dilacion en conocimiento del go- dencia del mismo no podrá darse copia alguna de sus bernador de la provincia para que este pueda asientos.

Art. 17. Los alcaides de los depósitos municipales y disponer lo conveniente á su provision.

cárceles cumplirán los mandamientos y providencias

de los tribunales y jueces respectivos en lo concernien§ 2.°

le á la custodia , incomunicacion y soltura de "los presos con causa pendiente.

Cuidarán asimismo los alcaides del buen De las atribuciones y deberes de los alcaides. Y

órden y disciplina de las prisiones , haciendo observar

los reglamentos y dando cuenta sin detencion a la auComo los alcaides se hallan hoy revestidos toridad competente, segun la calidad de la infraccion del doble carácter de agen:es de la administra- en que incurrieren los presos, para que dicte las discion y de dependientes de la autoridad judi- posiciones convenientes.

Art. 19. No podrán los alcaides agravar a los presos cial, de diferente órden son las obligaciones

con encierros ni con grillos y cadenas, sin que para que tienen que desempeñar segun 'sea la de- ello preceda orden de la autoridad competente, salvo el* pendencia bajo la cual funcionen. Como agen caso de que para la seguridad de su custodia sea indistes de la administracion, está á su cargo todo pensable tomar incontinenti algunas de estas medidas, lo relativo a la custodia, salubridad y orden de

de que habrán de dar cuenta en el acto a la misma au

toridad. las cárceles, parte económica de las mismas, Art. 20. Los presos ocuparán las localidades que les alivio de los encarcelados y exacta observan- correspondan segun su clase, 6 aquellas a que hayan cia de cuanto está dispuesto para el buen régi- sido destinados por disposicion de la autoridad commen de las prisiones. Como dependientes de la petente, sin que el alcaide pueda por sí propio darles

un local diferente. autoridad judicial, están obligados á cumplir Art. 21. Los alcaides no podrán recibir dádivas de las órdenes de los tribunales y jueces respecti- los presos ni retribucion de ningun género, limitandovos en lo concerniente á la prision , incomu

se sus emolumentos a la dotacion de su empleo y derenicacion y soltura de los presos con causa pen

chos establecidos en los aranceles.

Art. 22. Los alcaides, como responsables de la cusdiente. En el título 4.° de la ley de prisiones ya todia de los presos, podrán adoptar las medidas que citada , en el cap. 11, tit. 2.° de las ordenanzas crean convenientes para la seguridad del establecide las audiencias, en la seccion 7., cap. 1. del

(1) Por el art. 28 del real decreto de 8 de agosto de reglamento de los juzgados de primera instan- 4851 esta mandado que se estiendan en papel del sello cia, y en las reglas 28 y 32 de la ley provisio-1 cuarto los libros de entrada, salida y revista de presos.

Art. 18.

[ocr errors]

se

miento, sin vejacion personal de los presos, y obrando ser muy estrechamente responsables si se escedieren siempre con conocimiento y aprobacion de la autori- en esto, ó por algun medio indirecto estafaren a los dad competente, quedando a cargo de ésta consultar al presos, ó toleraren que lo haga algun dependiente de jefe político de la provincia en los casos que considere la cárcel. A los pobres de solemnidad no les exigiran necesaria su resolucion.

derechos algunos.

Art. 185. Bajo igual responsabilidad se abstendrán Capitulo 11 , titulo 2.o de las ordenanzas de las audien- de admitir dádiva ni regalo de ningun preso ,'ni de sus cias de 30 de diciembre de 1835.

familias, y de permitir que lo hagan scs dependientes.

Art. 186. No exigiran ni tomarán cosa alguna por Art. 177. En cada una de las cárceles habra un al- permitir que se entre comida ó ropa a los presos comucaide encargado de la custodia de los presos, debién- dicados; y si estuvieren estos en incomunicacion, dose guardar por ahora el órden que rija en la actuali- las llevarán o harán que se las lleven inmediatamente, dad respecto al nombramiento y salario de estos oficia- sin perjuicio de que en uno ú otro caso tomen las preles. Todos ellos habitarán precisamente en un departa- , cauciones oportunas para impedir que en tales efectos mento de la misma cárcel.

se introduzcan avisos ú otras cosas que no deban. Art. 178. Cada alcaide tendrá tres libros, que se ti

Art. 187. A ningun preso le impedirán la comunitularán: uno de presos, otro de existentes por cárcel segu- cacion regular sin especial orden del juez respectivo; ra, y otru de salidas (1). En el libro de presos asentará

ni á ninguno cuya soltura ó salida se haya decretado, le el dia de la entrada de estos, con espresion de sus non- detendrán en la cárcel porque no haya pagado los debres, apellidos y domicilio de la autoridad que hubie-rechos, los cuales deberán repetirse contra sus bienes. se decretado la prision ó el arresto, de aquella á cuya

Art. 188. Los alcaides guardarán cuidadosamente las disposicion queden, y de la persona que los haya en- órdenes y mandamientos de prision 6 de arresto para iregado, la cual firmará el asiento, y si no supiere lo presentarlos en las visitas de cárcel siempre que conejecutará otro en su nombre.- En el libro de existentes

venga; y en ellas se les hará severo cargo de toda arbipor cárcel segura asentará tambien el dia en que se re

trariedad, abuso ó negligencia que cometieren en la ciban los presos que entrasen con esta calidad, esprecárcel. sando igualmente sus nombres y domicilio y la autoridad de quien proceda la providencia ú órden de trasla- Seccion 7.a Capitulo 1.o del reglamento de los juzgados ciou.-En el libro de salida anotará asimismo el dia en

de primera instancia de 1.° de mayo de 1844. que saliese cada preso, con igual espresion de su nombre y domicilio y del destino á que saliere.- Al már- Art. 67. Son estos (los alcaides) responsables con gen de cada asiento de entrada se pondrá la palabra sa- su persona de la custodia de los presos y de la incomulida, con el fólio de ésta en el libro respectivo; y lo nicacion de los que se hallen en este estado, por lo que mismo se hará en los asientos de salida respecto a la hace al cuidado, tratamiento y departamento en que entrada.

los deban tener con mas o menos seguridades , son deArt. 179. No recibirá en la cárcel a persona alguna pendientes de los jueces. Tambien lo son respecto de en clase de presa ni arrestada, sino por orden de auto- las condenas de prision que en las cárceles se cumplen. ridad competente, o en virtud de entrega, por quien Art. 68. No admitirán preso alguno en las cárceles, esté legitimamente facultado para ello.

sino en virtud de auto motivado de prision que les enArt. 180. Cuidara siempre de tener a los hombres tregará el escribano actuario, de que trasladarán copia separados de las mujeres, y a los muchachos de los al libro de presos, ni pondrán en libertad sino en vista hombres; y de que en cuanto sea posible no se mezclen de auto que lo conceda, cuya copia estenderán igualni confundan los meramente detenidos, ni los arresta- mente en otro libro que llevarán al efecto. dos, por motivos poco considerables, con los reos sen- Art. 69. Podrán, sin embargo, tener en clase de detenciados por graves delitos, ni con malhechores co- tenidos en ctru deparlamento diferente del de los prenocidos, ni con otros presos de relajada conducta. sos a los que la autoridad competente les entregue,

Art. 181. No permitirá que a ningun preso se le ha- dando cuenta al juzgado de primera instancia. ga vejacion a!gura en la cárcel, ni que a los que entra- Art. 70. Llevarán por lo tanto dichos alcaides dos sen nuevamente se les exija ninguna cosa.

libros, uno de entrada y otro de salida de presos, con Art. 182. No. pondrá nunca en prisiones á ningun las fechas correspondientes, nombres de éstos, causas preso sino cuando y como disponga el juez respectivo, de su prision y escribano que les ha notificado, o cuando sea absolutamente necesario para la seguri- servirán de documento de cargo y de descargo las codad de la persona 6 para la conservacion del buen ó- pias de los autos mencionados que en debida forma les den en la cárcel , debiendo inmediatamente dar parte a entreguen los actuarios. dicho juez en cualquiera de estos dos últimos casos, y Art. 71. Se harán cargo dichos alcaides de los soestar a lo que el ordene.

corros de los presos pobres..... (De esto se hablará mas. Art. 183. Tendrán todos los alcaides gran cuidado adelante.) del aseo y limpieza de las cárceles; de que haya luz Art 72. En las ciudades donde residon las audienencendida de nocbe; de que no se permitan juegos de cias, y los juzgados no tengan cârcel separada, obserinterés, de cualquier especie que sea; y de que cons- varán los alcaides lo dispuesto en el capítulo 11 , titutantemeate observen todos en la cárcel el mejor órden lo 2.o de las ordenanzas de aquellas. y la mayor regularidad.

Art. 184. Tendrán siempre puesto el arancel de sus Ley provisional reformada para la aplicacion del Código derechos en sitio donde todos lo puedan leer, y nunca

penal. llevarán mas de los que en él se prescriban; debiendo

Regla 28. Todo el que detuviere a una persona lip(2) Eslos libros deben estenderse en papel del sello

ne la obligacion de conducirla ó hacerla conducir incuarto. (Véase la nota anterior.)

mediatameute á la cárcel, entregando al alcaide una

[ocr errors]
[ocr errors]

V les

1

[ocr errors]

3

eedula firmada en que esprese el motivo de la deten- Sin embargo de que así está dispuesto en la cion. Si no supiere escrivir, firmará la cédula el alcaide ley citada, por real orden de 23 de setiembre

del mismo año se mandó que hasta que el percon dos testigos.

En casos de suma urgencia bastará que las autori- sonal y material de las cárceles se incluyan en dades ó sus agentes cumplan con la mencionada obli- el presupuesto general del Estado y las Córtes gacion en el termino preciso de dos dias.

aprueben el crédito para cubrir tan preferente 32. Los alcaides de las cárceles no podrán recibir en clase de presa a ninguua persona sin mandamiento por ciales y municipales en la misma forma que se

atencion, continue incluyéndose en los proyinescrito del juez de la causa.

y Tampoco podrán recibir a ninguna persona en clase ha hecho hasta ahora, pero en el concepto de de detenida, sino con las formalidades prescritas en la anticipo reintegrable en su dia, de los fondos regla 28.

del Estado. Lo mismo se mandó en cuanto a las Los alcaides darán inmediatamente cuenta de la detencion al juez de primera instancia, y donde haya obras de reparacion indispensables en las cármas de uno, al decano ó al que hiciere vecés de tal. celes por otra real orden de 15 de julio de 1850,

de que nos hemos hecho cargo en el § 2.° de Las faltas que cometan los alcaides en el la seccion 2.' De manera que los ayuntamiencumplimiento de los deberes que les imponentos continúan sufragando todos los gastos del las anteriores disposiciones, tienen su correc- personal y material de las cárceles, aunq tivo, como se verá en la seccion-penal. el concepto de anticipo reintegrable, porque

Tambien se ha de tener presente, que por deben ser de cuenta del Estado segun la ley. el art. 630 de los aranceles judiciales modificados en 22 de mayo de 1846, está dispuesto

$ 2. que interin se establece el arancel correspon

De la manutencion de presos pobres. diente para los alcaides de las cárceles, continuarán en observancia los que rigen en el dia, La manutencion de los pobres detenidos y ó la práctica que hubiese en la percepcion de arrestados en los depósitos municipales será los derechos.

de cuenta de los ayuntamientos respectivos : la Y por último, tienen tambien la obligacion de los presos pobres en las cárceles de partido de pasar á là autoridad judicial lista de los pre- y audiencia , de cuenta del partido ó partidos á sos para las visitas semanales y generales de que los establecimientos correspondan. (Artícucárceles, como se verá mas adelante.

los 27 y 28 de la ley citada de 26 de julio

de 1849.) SECCION IV.

Segun la disposicion sétima de la real ór

den de 13 de setiembre de dicho año de 1849, DE LOS GASTOS DE LAS PRISIONES Y MANUTEN- para la manutencion de los presos pobres en CIÓN DE PRESOS POBRES.

las cárceles de partido y audiencia, se obser

varán los reglas establecidas en la real órden: Los gastos que se originan en las prisiones de 31 de julio del mismo año, por ser conforpueden dividirse en dos clases; unos relativos mes á lo prevenido en el art. 28 de la ley de al personal y al material que se emplea en los prisiones. Estas reglas son las siguientes :

. establecimientos, y otros á la manutencion y 1. Que los gobernadores de provincia adsocorro de los pobres presos ó detenidos' en quieran y reunan los datos nececesarios para ellas. Los trataremos con la debida separa- hacer por sí mismos el repartimiento sobre la cion..

base de poblacion, y señalar á cada pueblo la § 1.0

cuota que le corresponda para el sostenimien

to de los presos pobres en su respectivo partiDe los gastos del personal y material de las do judicial , a fin de que los ayuntamientos prisiones.

consignen en sus presupuestos municipales la

suma con que haya de contribuir cada uno. El personal y material de los depósitos son 2. Que los alcaldes de los pueblos cabede cuenta de los ayuntamientos respectivos, zas del partido judicial , sean los administralos que comprenderán en los presupuestos dores de dichos fondos, y pidan á los pueblos municipales la cantidad necesaria para tales del mismo partido por trimestres anticipados, gastos. Los de las cárceles de partido y audien: prévia la aprobacion del gobernador, las can

у cias deben estar á cargo del Estado. (Art. 27 y tidades que dichos alcaldes juzguen necesarias 28 de la ley de 26 de julio de 1849.)

para el sostenimiento de los presos pobres.

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »