Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cojido cautivo ó prisionero, tiene ya derecho a la no estan declarados en el nuevo código de comer-
exaccion de la cantidad convenida para su rescate, cio. Solo podría tener lugar lo dispuesto en el ci-
y los aseguradores deben pagarla sin escusa á los tado artículo de las ordenanzas, cuando habiéndose
herederos del asegurado si este ha muerto en el asegurado no una cantidad determinada sino el
cautiverio; y al mismo asegurado ó su procurador rescate directo, enviasen los aseguradores el dinero
si es que permanece en su estado de cautivo ó ha dentro del plazo convenido ó legal á tiempo que ya
logrado escaparse. La razon es que la libertad ó re- hubiese muerto el cautivo ó prisionero.
dencion del asegurado no es propiamente la que Todavía hay que ventilar una cuestion sobre
constituye el objeto de la obligacion de los asegu: esta materia. Si los que tienen cautivo ó prisionero
radores, pues la libertad no es un efecto comercial al asegurado pidiesen una suma exorbitante por su
que pueda valorarse en dinero: la libertad no es rescale, sestarian obligados á darla los asegurado
sino la causa final y el motivo del coulrato. El ob. res que no habian fi ado una cantidad limitada en
jeto de la obligacion de los aseguradores es la can- la póliza de seguro? Pothier que se hace esta cues-
tidad espresada en la póliza que se comprometie- tion, opina que los aseguradores no estarian obli-
ron á pagar verificándose la condicion bajo que fue gados en este caso á dar al cautivo para libertarse
estipulada; y es regla general que el derecho que di- sino la cantidad á que pudieron prever que podria
mana de una obligacion condicional de dar una can- subir su rescale segun su calidad; porque no es de
tidad de dinero, surle su efecto luego que se cum- suponer que quisieron obligarse in infinitum sino
ple la condicion, y pasa naturalmente a los here solo á pagar el mas alto precio á que podria mun-
deros de la persona que lo habia adquirido. Otra tar ordinariamente la libertad del asegurado segun
cosa seria, si los aseguradores no se hubiesen obli- sus circunstancias, y es principio general que las
godo al pago de cierta cantidad sino tan solo á li-obligaciones que nacen de las convenciones se fun-
bertar al asegurado en el caso de ser aprehendido: dan en la voluntad que ha tenido de obligarse la
el hecho mismo de la redencion del cautivo seria persona que ha contraido la obligacion , de modo
entonces el objeto directo de la obligacion de los que no pueden estenderse fuera de los limites que
aseguradores; y, como este hecho es por una parte parece ha querido fijarles el contrayente. Este ca-
respectivo solo a la persona en cuyo favor se bizo so es semejante a la especie en que alguno se bu-
el contrato, y por oira parte llega á ser imposible biese obligado á comprarme á sus espensas una
por la muerte ó evasion del asegurado, es claro cosa agena: si el dueño no queria venderla sino á
que si este muere en el cautiverio, ó encuentra un precio exorbitante, cumpliri, el obligado con
medio de escaparse, antes que sus aseguradores entregarme el justo precio de ella á juicio de pe-
hayan sido morosos en rescatarle, quedan estos exo-

ritos.
nerados de toda obligacion, de modo que ni el es-
capado puede pedir que se le redima, pues que

ART. 852. ya no está cautivo, ni los herederos del muerto usar de una accion que no les es trasmisible. Mas El asegurador puede hacer reasegurar por si los aseguradores han sido morosos en el cumpli- otros los efectos que él hubiere asegurado por mas miento de su obligacion no libertando al cautivo ró menos premio que el que hubiere pactado, y el dentro del tiempo debido antes de su muerte ó eva asegurado puede tambien hacer asegurar el costo sion, su obligacion se convierte por la morosidad del seguro y el riesgo que pueda haber en la coen una obligacion de daños y perjuicios, esto es, branza de los primeros aseguradores.» en una obligacion de dar una cantidad de dinero, =El asegurador puede hacer que otros le asey por consiguiente la accion que nace de ella sub-guren los efectos que el ha asegurado, por el prinsiste siempre no obs'ante la suga ó muerte. Esta cipio general de que cada cual puede hacer asegudoctrina no se acomoda con las disposiciones de las rar las cosas que corren á su riesgo. Yo he

asegu• ordenanzas de Bilbao, las cuales querian que la rado, por ejemplo, mediante un premio de 3,000 cantidad asegurada que los aseguradores habian pesos un cargamento estimado en 30,000 ps.: desremitido ya para la redencion del cautivo, se de- de este instante son de mi cuenta los riesgos de volviese á los mismos si este fallecia antes del res- este cargamento; si llegan á perderse los efectos cate; bien que los gastos y riesgos del recubro de que lo componen, me veré en la precision de pa. bian ser de cuenta de ellos: «Si sucediere, dice el gar al asegurado los 50,000 pesos de su valor. art. 14 del capitulo 22, que cumpliendo una vez Puedo de consiguiente, para sustraerme á este peel asegurador con la remision del dinero asegurado ligro, hacer reasegurar por otros el mismo cargapara la redencion del cautivo ó preso, este falle- mento, mediante un premio cualquiera ; de suerte ciere antes del rescate ó libertad," ha de ser visto que si el cargamento viniere á perecer; estará obliquedar de cuenta y riesgo del tal asegurador el re- gado el reasegurador á pagarme su valor que yo cobro del dinero que hubiere desembolsado y re- tendré que entregar en seguida a la persona á milido para dicho rescate o libertad, porque en el quien yo habia asegurado. Asi que, por

medio del caso referido pertenecerá á el. » Las ordenanzas de reseguro me habré pueslo á cubierto de cualquier Bilbao se desviaban en esta parle de los principios acontecimiento desgraciado; pero tambien en caso de jurisprudencia ; y puesto que ya no rigen, no

de feliz arribo lendré de menos el premio que me has razon para seguir sus decisiones, sino cuando habrá costado el reseguro. Este premio puede ser se apoyan en la equidad y recaen sobre casos que mas o menos fuerte ó bien à la misma lasa que el

1

rese

4,000 ps.

primero pues esto depende de los mas o menos cálculo semejante al que hemos hecho mas arriba, riesgos que se prevean al tiempo del segundo con aunque llevado mas lejos. trato. Nótese que el artículo dice hacer reaseyurar Puede por fin el asegurado hacer asegurar el por otros: efectivamente, yo no podria hacer rea- riesgo que pueda haber en la cobrança de los primesegurar el cargamento por aquel mismo a quien yo ros aseguradores. Si puede el asegurado pedir una lo habia asegurado, pues esto no seria sino deslia caucion á sus aseguradores, ¿cómo se lo habia de cer lo que habiamos hecho; y si asi lo entendemos, es pegar que se buscase por si mismo una garantia de mas sencillo exonerarnos mutuamente de nuestras otra especie? La insolvencia de los aseguradores obligaciones. Es tambien de advertir que el es un riesgo que corre el asegurado, y por consiguro que yo bago hacer no muda en nada la posi-guiente puede este precaverse contra ella mediancion del primer asegurado, pues es para él res in- te otro seguro. El asegurado pues que se hace aseter alios acta; y asi yo soy siempre si asegurador, gurar por un segundo asegurador la solvencia del y á mí es a quien debe siempre dirigirse para ser primero, tiene dos aseguradores en lugar de uno; indemnizado en caso de pérdida de sus mercade- y podrá acudir indistintamente al que mejor le parías, sin que en la hipótesis de verme yo reducido rezca si los dos se obligaron solidariamente en el al estado de insolvencia, lenga el accion directa ni seguro de solvencia; pero si no medió tal obligaprivilegio sobre el reseguro, á no ser que este con- cion, tendrá que hacer cxcusion contra el primero irato se haya celebrado por via de novacion ó de antes de poder atacar al segundo, porque el segunfianza.

du no puede considerarse sino en cierto modo coEl asegurado puede hacer asegurar el costo del mo fiador del primero, puesto que no se obligó siseguro, esto es, la prima ó premio, por la razon de no bajo la condicion de que el primero viniese á que corre riesgos con respecto á su importe, pues ser insolvenle, y es regla general que todo fiador en caso de pérdida de sus mercancías solo recobra goza del beneficio de excusion cuando no lo ha re. el valor de ellas y no es indemnizado del premio nunciado. Véase el art. 886. que retiene el asegurador. Por ejemplo, yo hayo asegurar 40,000 ps. de mercaderias al premio de

ART. 855. 10 por 100, lo que hace. . . Hago asegurar este premio de 4,000

« En las cosas que hagan asegurar el capitan ó ps. á la misma tasa , lo que produce un

pel cargador que se embarque con sus propios efec. segundo premio, que se llama premio de

»los, se habrá de dejar siempre un diez por ciento premio, y que en este ejemplo sube á. . 400 »á su riesgo; y solo podrá tener lugar el seguro por Podria continuar todavia, y hacer

los nueve décimos de su justo v:lor.» asegurar este segundo premio á la mis

=Esta disposicion tiene por objeto empeñar las ma tasa, lo que me daria por el tercer

mencionadas personas á lomar por la conservacion premio.

40 del buque y su cargamento un cuidado que tal vez Haciendo asegurar tambien este ter

despreciarian sino corriesen con ningun riesgo. La cer premio siempre a la misma tasa, ten

misma decision se encuentra en las ordenanzas de dremos que será asegurado por.

4 Bilbao y en la antigua ordenanza de marina de El resultado de estos seguros es que si la nave Francia de donde aquellas la tomaron; pero en die llega a buen puerto, habré yo pagado por los dife-cha nacion habia sido abolida por un uso contrarentes premios la suma de 4,414 pesos, quedando rio, y aunque despues la inserto en su primer prodisminuido en otro tanto el beneficio de mis mer- yecto la comision encargadà de la formacion del cancias; pero si estas perecen, yo no perderé, sino nuevo código, la suprimió por fin en vista de las 4 ps. En efecto, el primer asegurador me pagará observaciones de varios tribunales que tuvieron por el valor de mis inercancias, menos el premio de muy duro el que v. gr. á un habitante de las colo4,000 pesos; mas como este premio está asegurado nias que volvia a Europa con toda su fortuna se lo por el segundo asegurador, me será satisfecho por forzase á arriesgar la decima parte de ella, sin doal menos su premio de 400 ps.; este me será cu- jarle medio alguno de conservarla en su totalidad; bierto a su vez por el tercer asegurador, que re- y en su consecuencia el nuevo código francés deja lendrá su premio de 40 pesos, el cual se me rein- esta cláusula al arbitriu de los interesados. Todategrará por el cuarto asegurador, sin mas reserva via pasaban mas adelante las ordenanzas de Bilbao, que la de su premio de 4 ps.; de suerte que yo no siempre conformes à la francesa, pues querian que vendré á perder sino solo esta última cantidad. --Es-todo asegurado debiese correr en todo caso con el los diversos seguros pueden hacerse tambien con el riesgo del diez por ciento, mientras que la póliza primer asegurador, quien puede asegurarte prime no contuviese declaracion espresa en contrario, ramente el cargamento, luego el premio, despues el pero parece que nuestro nuevo código no es tan premio del premio, y aun el premio de los premios riguroso en esta parte.-Mas si, contra lo dispuesto hasta el infinito; de modo que en este último caso en este artículo, hace asegurar por entero el valor si perecen las mercancias, debe el asegurador sa- de sus efectos el capitan ó cargador que se emtisfacerte todo su valor sin retribucion alguna; pe- barca con ellos, ¿será por eso nulo el contrato del ro si llegan á buen puerlo, debes darle á lítulo de seguro? El contrato no quedará nulo, pero deberá premio de premios al infinito una cantidad que es reducirse á la cantidad que podia asegurarse hafacil determinar por una forma algébrica, ó por un

ciendo deduccion del décimo del valor de las mer Tomo 1.

43

[ocr errors]
[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

pero

AS

.

AS
cancias.-¿Cómo se regula el décimo que debe de- | »bido fraude por parte del asegurado en la evalua-
jarse á cuenta y riesgo del asegurado? Se añade al »cion de los efectos del seguro, serán admitidos
precio de compra de las mercancías y á los gastos »los aseguradores á probarlo por el reconocimien-
de carga el importe de la prima o premio que se to y justiprecio de estos; ó por las facturas ú otros
paga por el seguro, y del total se deduce la décima »medios legales de prueba; y resultando acredita-
parte por cuenta del asegurado.

»do el fraude, se reducirá la responsabilidad al

» legilimo valor que tengan los efectos. » ART. 854.

=Hemos visto en el artículo 841 que la póliza

de seguro debe espresar la naturaleza, calidad y «No podrán asegurarse sobre las naves mas de valor de los objetos asegurados. Estas indicaciones plas cuatro quintas partes de su valor, descontados se hacen por el asegurado , y el asegurador las ado los préstamos tomados a la gruesa sobre ellas, o mite y supone conformes por el hecho de firmar la

=Vaya ó no vaya embarcado el naviero, nun póliza; pero no debe inducirse por eso que pierde ca podrá hacer asegurar sino las cuatro quintas el derecho de contestarlas. El asegurador se lia en partes del valor de la nave , dejando á su riesgo la las declaraciones del asegurado, y pasa por ellas quinta por ser de temer que el capitan nombrado al tiempo de poner su firma ;, pero no es su intenpor él no tendria en otro caso el mismo cuidado por cion certificar que son verdaderas, ni obligarse sila conservacion del buque, sabiendo que su comi- no en caso de que lo sean. Sin embargo, disponientente ya no tenia interés en ella. Esta disposicion do el citado artículo 841 que se inserte en la póliza está tomada de las ordenanzas de Bilbao, las cua- la estimacion de los efectos del seguro, supone que les aumentaron el rigor de la ordenanza francesa el asegurador la habrá verificado antes de suscribir que se contentaba con dejar á cargo del naviero el dicho instrumento, o que se ha referido al aseguriesgo del décimo. El nuevo código francés permi- rado sobre su exactitud; y como en ambos casos te asegurar todo el valor de la nave sin restriccion; puede decirse que ha intervenido en ella, es consi

el nuestro sigue un rumbo mas favorable águiente presumir que la ha reconocido justa, y no tos aseguradores. Para la regulacion del quinto admitirle á hacer otra nueva siño solo en el caso de se procede tambien segun el sistema de la del dé- que hubiere habido fraude.-Y & cuándo se dirá cimo, esto es, aumentando al valor de la nave la que hubo fraude ? Cuando con intencion de engaprima ó costo del seguro. Si hubiere préstamo á la ñar al asegurador se dió a las mercancías un valor gruesa sobre la nave, es claro que debe deducirse superior al que tenian realmente en el lugar de la del valor de esta, porque el tomador no puede carga. ¿Y cuál será el esceso de precio que baste hacerlo asegurar segun veremos en el art. 885. - á graduar de injusta la evaluacion? Si no basta Véase el artículo antecedente.

cualquiera diferencia que se observe entre la can

tidad asegurada y el valor de los efectos, tampoco Art. 855.

hay necesidad de una diferencia tan considerable

como la que exige para la rescision del contrato de « El valor de las mercaderías aseguradas debe venta ; pues si la naturaleza de la venta permite fijarse segun el que tengan en la plaza donde se

que el comprador y el vendedor mejoren recípro-
scargan. »

camente su condicion en cuanto puedan, con tal
=Nadie puede hacer asegurar sino lo que cor- que no se causen lesion en mas de la mitad del jus-
re riesgo de perder; y lo que un cargador corre to precio, la naturaleza del seguro por el contrario
riesgo de perder es el valor que tienen sus efectos rechaza toda desigualdad entre la garantía que da
en el lugar donde se cargan, mas no el que ten- el asegurador y el valor de las cosas garantidas.
drán en el lugar de su destino. Si un naufragio ú Como el seguro no es un medio de ganancia, no
otro accidente maritimo impide que los efectos em responde el asegurador sino de las pérdidas que
barcados lleguen al puerto adonde se remitian, el realmente se han hecho, y no debe por consiguien-
cargador de jará de hacer la ganancia que se habia te pagar un seguro de diez mil pesos cuando el car-
prometido, mas no se puede decir que la pierde, gamento no es sino de cinco mil.-La diferencia
pues solo perdemos lo que ya poseemos. Lo que el entre el cargamento y la cantidad asegurada no sus-
cargador pierde realmente en dicho caso, es el cita por sí sola contra el asegurado una presuncion
precio corriente de sus mercancias en el punto de que le obligue á justificar su buena fe. La presun-
la carga, ya sea que las haya comprado, ya sea cion por el contrario está en su favor; y su buena
que las haya fabricado él mismo; y esta pérdida, fé se tiene por cierta , mientras no vengan circuns-
y no la ganancia esperada, es la que debe resar- tancias particulares á establecer que hubo dolo por
cirse por el asegurador, pues el seguro no es un su parte. Al asegurador toca pues probar el dolo
medio de lucro sino de indemnizacion; detrimenti, que alega, y destruir la presuncion que cubre al
non lucri præstatio fit. Véase el art. 859. asegurado. Las pruebas del fraude deben ser muy

claras : Dolum ex indiciis perspicuis probari conve-
ART. 866.

nit (l. 6, ff. de dolo); y han de justificar que el

asegurado tuvo intencion de engañar. Asi que, no La suscricion de la póliza induce presuncion podria condenarse como culpable al que habiendo legal de que los aseguradores reconocieron justa hecho asegurar sus mercancías antes de completar la evaluacion hecha en ella. Pero si hubiere ha- el cargamento, se hubiera lisonjeado falsamente de

aumentarlo hasta igualar su importe con la cantido de mas. Será lo mismo cuando el cargamento dad asegurada.-El artículo indica los medios de se haya hecho por un corresponsal, sin que el aseque puede valerse el asegurador para probar el gurado haya podido comprobarlo ? El articulo no fraude; y luego añade, que resultando este acre- hace distincion, y no debia hacerla. El asegurado ditado, se reducirá la responsabilidad al legítimo contrae la obligacion de cargar hasta la concurrenvalor que tengan los efectos del seguro. Estas espre-cia de la cantidad que hace asegurar; y él es quien siones parece quieren decir que el asegurador, en debia tomar las medidas mas seguras para satisfael caso de que llegue á probar el fraude, respon- cer á su comprometimiento : bien que si no ha dederá lodavia del valor real y verdadero de las co-jado de llevarlo á efecto sino por culpa de su mansas aseguradas, y que por consiguiente tendrá que datario, podrá repetir de este último el medio por pagar su importe al asegurado si se perdieren. Mas ciento, respecto de que el mandatario no habria yo no sé si este artículo asi entendido puede dejar cumplido con su mandato, y en tal caso tendria de hallarse en contradiccion con el art. 887, por que responder de sus faltas Suponiendo pues que el cual se establece en general que siempre que has hecho asegurar de buena fe por 20,000 pesos, por el conocimiento de las cosas aseguradas se ha- mediante el premio de 1,000 ps. al 5 por ciento, llare que el asegurado cometió falsedad á sabiendas un cargamento que no valia realmente sino 15,000 en cualquiera de las cláusulas de la póliza, se ten- pesos, y que efectivamente queda estimado en esta drá por nulo el seguro, observándose en cuanto á cantidad por convenio vuestro ó por juicio de árla inexactitud de la evaluacion de las mercaderías bitros, el asegurador no deberá pagarte en caso de lo prescrito en el art. 856, que es el que ahora nos pérdida sino los 15,000 ps, que importaban las ocupa. Si la responsabilidad del asegurador ha de mercancías, y tú no le debes dar sino 750, ps. que tener todavía su efecto sobre las cosas-aseguradas, es el premio correspondiente á dicho importe

, aunque solo por el valor que se les reconozca en abonándole ademas 23 ps, que es el medio por cien. el justiprecio, ya no es cierto que la falsedad que to de los 5,000 ps. rebajados del seguro. Si los se comete á sabiendas en la estimacion bace nulo aseguradores son muchos, tres v. gr., de los cuael contrato, pues la nulidad exonera al asegurador les el uno se obligó por la mitad y cada uno de los de toda obligacion bácia el asegurado. Tal vez se otros por la cuarta parte, reducirán proporcionaldirá que la nulidad recae solo sobre el esceso de mente sus intereses respectivos en el seguro; y'asi valor que se ha dado a las mercaderias; pero en- en el ejemplo propuesto, el primero satisfará 7,500 tonces ya no habria diferencia entre el caso de eva. pesos, el segundo 3,750 y el tercero otros 3,750, luacion fraudulenta y el de estimacion exagerada y en la misma proporcion percibirán tanto el prepor error. Véanse los arts. 887 y 890.

mio como la indemnizacion del medio por ciento.

Mas suponemos que estas tres personas han aseguART. 857.

rado en una misma póliza y por un contrato co

mun; pues si hubieran hecho seguros separados, «Cuando por error, y no por dolo del asegura; se les habria de aplicar el art. 891.-¿Cuál es la odo, se hubiere dado una estimacion exagerada á estimacion que se gradúa exagerada, para dar mo

los electos del seguro, se reducirá este á la canti. tivo á la reduccion dispuesta en este articulo? Véanodad de su legitimo valor por convenio de las par-se las reflexiones que se hacen en la esplicacion del "tes ó juicio arbitral en su defecto; y con arreglo articulo antecedente sobre la diferencia entre la »á la que resulte se fijarán las prestaciones del cantidad asegurada y el valor de los efectos; pues pasegurado y de los aseguradores, abonándose ade son igualmente aplicables al presente caso.---Resta omas á estos medio por ciento sobre la cantidad que por último hablar del tiempo en que podrá reclapresultare de esceso. ---Esta reclamacion no podrá marse la reduccion del seguro. « Esta reclamacion, plener lugar ni por parte de los aseguradores, ni dice el artículo, no podrá tener lugar ni por par

por la de los asegurados, despues que se hubiere te de los aseguradores, ni por la de los asegurados vienido noticia del paradero y suerte de la nave.s despues que

se hubiere tenido noticia

del paradero =El error debe hacer reducir el seguro á su y suerte de la nave. » Sabido pue; el feliz arribo de justo valor con respecto a las dos partes, porque la nave al puerto de su destino , ya no pueden los en ningun caso deben las obligaciones que nacen asegurados alegar el error que se padeció en la de un contrato esceder la materia que es su objeto. evaluacion de las mercancías, para escusarse á pa. El presente articulo pronuncia esta reduccion, asi gar el premio correspondiente al esceso; lo que asi como el modo de hacerla, que debe ser por conve- está dispuesto en pena de su negligencia y para nio o juicio arbitral, y fija sus consecuencias en evitar los abusos que podrian cometerse. Pero, sacuanto al asegurador y al asegurado. El asegura- bida la pérdida de la nave, e quedarán tambien los dor no debe la pérdida sino de lo que valga efec- aseguradores en la imposibilidad de probar que livamente lo que se haya cargado ; y si hay muchos hubo error y pedir la reduccion del seguro, para aseguradores, la reduccion de la responsabilidad escusarse á pagar lo que realmente no se ha perles aprovecha igualmente a todos. El asegurado no dido ? Asi parece colegirse de los términos en que debe tampoco sino el premio correspondiente á la está concebido el artículo, pues la prohibicion que cantidad reducida ; pero en razon de su falta tiene envuelve á los aseguradores lo mismo que a los aseque dar como idemnizacion al asegurador medio gurados no puede referirse con respecto a los pripor ciento sobre la cantidad que se habia asegura- | ineros sino al caso en que sepan la desgracia de la

:

[ocr errors][ocr errors]

nave, asi como no se refiere con respecto a los segundos sino al caso en que sepan su feliz arribo.

Art. 860.
Si esto es asi , solo podrá reclamarse la reduccion
por los aseguradores, del mismo modo que por los « Recayendo el seguro sobre los retornos de un
asegurados, mientras se carece de noticias sobre »pais donde no se haga el comercio sino por per-
la suerte de la nave. Sin embargo, la práctica del mutas, y no habiéndose fijado en la póliza el va-
comercio lia sido siempre diferente en esta parte. » lor de las cosas aseguradas, se arreglará por el
Los aseguradores han podido pedir la reducción del que tenian los efectos permutados en el puerto de
seguro, en caso de error, no solo antes sino tam- »su espedicion, añadiendo todos los gastos pos-
bien al tiempo de exigirles la reparacion de la pér- »teriores. »
dida, y aun las contestaciones sobre tal punto no =Son sin duda muy pocos los paises en que sea
se suelen suscitar sino cuando hay abandono, por- desconocida toda especie de moneda , y en que no
que no se tiene interes en reclamar hasta que se ha- se haga el comercio sino por trueques ó permutas.
ce la demanda de los riesgos.

Pueden sin embargo citarse como ejemplo ciertas
costas del Africa donde se hace solo

por

cambios ART. 858.

con Jos naturales el tráfico de las peleterias. Supon

gamos pues que yo haya hecho llevar a aquellas Las valuaciones hechas en moneda estranjera costas un cargamento de licores, y que lo he perse convertirán en ei equivalente de moneda del mutado por otro de pieles. Hago asegurar en España o reino, conforme al curso que tuviere en el dia en estas pieles que creo ya embarcadas, sin designar su »que se firmó la póliza.

valor, y luego se pierden en la travesía. ¿Cuál es =La moneda estranjera debe reducirse á mone- la cantidad que los aseguradores deben pagarme, da española segun el corso, esto es, segun el va- como representante del valor de las peleterias aselor que la misma tenia en España cuando se firmó guradas? Es necesario calcularla sobre el precio de la póliza. Este curso se justifica por el registro que los licores que yo habia dado en cambio, compren. Jlevan el sindico y adjuntos de corredores de las diendo los gastos de trasporte de estos licores basta notas de precios de los cambios y mercaderias con las costas de Africa, porque los licores puestos en diarreglo al articulo 115.

chas costas son lo que yo habia dado para adquirir

las peleterias; que es lo mismo que decir, que los Aut. 839.

aseguradores no deben darme sino el valor que le

nian los licores en el puerto y en la época en que los «No fijándose el valor de las cosas aseguradas cargue, con mas los gastos del trasporte hasta el val tiempo de celebrarse el contrato, se arreglará lugar del cambio. El articulo aplica esta disposicion

las facturas de consignacioa, ó en su de solamente al caso en que no se haya lijado en la »fecto por el juicio de los corredores, quienes to- póliza el valor de las cosas aseguradas, y por conomarán por base para esta regulacion el precio siguiente deja á los interesados la socultad de hao que valiesen en el puerto donde fueron cargadas, cer libremente la estimacion de las mercaderias de vagregando los derechos y gastos causados hasta retorno; de manera que yo pude haber dado á mis oponerlas á bordo.

peleterias, de acuerdo con los aseguradores, un =Si el asegurado no espresó en la póliza de se- valor superior al de los licores. guro cual era el valor de sus efectos, y llegando estos á perderse trata de pedir su jodemnizacion á

S. III los aseguradores, debe justificar el valor que lenian ; á cuyo fin debe presentar las facturas de con-Obligaciones entre el asegurador y el as jurado. signacion, esto es, las facturas que enviaba con los géneros á su corresponsal ó consignatario. Faltan- Véase Asegurador y Asegurado. do este medio de prueba, tiene que recurrrirse al ministerio de los corredores, quienes harán la es

§. IV. timacion segun el precio comun y corriente que las mercancias de la misma especie tenian en el lu- De los casos en que se anula, rescinde o modifica gar y en la época de la carga , aumentando á di

el contrato de seguro. cho precio los derechos de aduana, gastos de trasporte y demas que lubieren ocurrido por razon del

ART. 885.
embarque, porque los aseguradores deben reem-
bolsar todas estas cantidades reunidas, respecto Será nulo el seguro que se contraiga sobre:-
de que aseguraron el cargamento con el valor que el flete del cargamento existente á bordo ;-las
tenia, puesto en el buque. Estas disposiciones no ganancias calculadas y no realizadas sobre el mis-
impiden que las partes puedan hacer la regulacion » mo cargamento ;-los sueldos de la tripulacion;-
amistosamente enire si o bien con la intervencion las cantidades tomadas a la gruesa ;-los premios
He peritos que ellas elijan.

de los préstamos hechos a la gruesa;-la vida de
»los pasajeros ó de los individuos del equipage;
» los géneros de ilícito comercio. .

=Hemos visto en el art. 848 cuales son las co

»este por

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »