Imágenes de páginas
PDF
EPUB

de casa

muchos meses ,

en casa, causaron una pérdida inmensa al ejército del usurpador, y le enseñaron que nunca sujetaria un pueblo decidido á sacrificarse por su religion y sus antiguas leyes. Bonaparte se vengó con los frailes, los declaró prisioneros de guerra en todos los pueblos que llegó á dominar , y los envió á Francia á millares.

CAPÍTULO II.

De la opinion de la Nacion Española sobre la revolucion desde la reunion de las Cortes de Cadiz hasta el regreso

de FERNANDO VII á España.

E, 1812, mientras que los frailes excitaban al pueblo » contra los Franceses , declarándolos hereges , las Cortes ► destruian a los frailes y los frailes y el pueblo callaban. «

He citado en mi discurso esta frase del compañero del conde de Toreno, otro de los miembros de las Cortes de Cadiz. Asi es que las Cortes y Bonaparte tratan al mismo tiempo, á unos mismos hombres, como á enemigos; insultan á los frailes y al pueblo en quienes reconocen los mismos sentimientos. ¿ Cuales son pues estos nueyos tiranos de España ? Esto es lo que conviene esplicar. Asi como

en el siglo décimo sesto algunos sectarios de Lutero lograron hacer ardientes proselitos en los pueblos de Europa mas adictos a la fe católica, y formar en medio de estos pueblos partidos acérrimos, y por consiguiente muy temibles y poderosos; del mismo modo la filosofía de Rousseau y de Diderot penetró en España despues de su funesto tratado de alianza con la Francia, tratado que estableció relaciones

(2) continuas entre los dos paises : y asi como en el siglo décimo. sesto las novedades traidas de Alemania á Francia pervertieron primeramente a los jóvenes que frecuentaban la universidad de Paris, del mismo modo tambien la filosofia francesa cundió en la universidad de Salamanca y demas de España; los libros de aquellos filósofos se esparcieron y fueron leidos con afan en toda la península (3). Estos nuevos sectarios del materialismo, ya no se hallaron dispuestos á renunciar á las delicias de la villa para morir, como los habitantes de Zaragoza al rededor de sus iglesias. Se escapaban los que podian á las provincias que no eran todavía el teatro de la guerra; la colonia filosófica reunida de todos los puntos de España se halló de este modo empujada hasta la península inespugnable de Cadiz. Allá incorporada con los Americanos y estrangeros de varias naciones que abundaban en aquel pueblo, se halló con fuerzas mayores ; mientras que los cristianos viejos de España combatian heroicamente por su altar y sus hogares, los discípulos de Rousseau disertaban sobre el contrato social, y últimamente proclamaron toda su doctrina bajo el título de Constitucion española.

El escritor ingles, ya citado, confirma lo que yo he dicho en la tribuna, Que unos hombres sin mision habian compuesto en Cadiz la constitucion republicana de 1812.

« Estando ocupada casi toda la España por las tropas de Napoleon, cuando se formaron las Cortes estraordinarias, » fueron pocos los vocales nombrados como les correspondia » serlo por las ciudades y provincias de la antigua España, » que se suponian representadas por ellos. Entre los vocales » que ocupaban los bancos como diputados de las colonias, » eran aun menos los que hubiesen sido nombrados por un

* Discurso de M. Clausel de Coussergues , pronunciado á 31 de Diciembre de 1822, p. 54.

[ocr errors]
[graphic][subsumed][ocr errors]
« AnteriorContinuar »