Imágenes de páginas
PDF
EPUB

se man

de los comunes. Pero es muy fácil en el dia conciliar estas leves diferencias cuando ya no estriban en intereses distintos.

Por otra parte las cortes generales no han caido en desuiso como habia sucedido con los estados generales de Francia ; estas han sido constantemente reunidas á la entronizacion de cada rey para prestar su juramento al nuevo soberano y recibir el de aquel , duró tres meses su reunion en 1789 primer año del reinado de Carlos IV.; estaban compuestas de cerca cien diputados. Galicia, las tres provincias vazcongadas y Navarra tuvieron sus estados particulares , y por sus diputados prestaron juramento á Cárlos IV.

» En semejantes épocas, dice M. Bourgoing , n dan cartas de convocacion á todos los grandes, á todos » los títulos de Castilla , á todos los prelados, y á todas » las ciudades de voto en cortes. De estas cuatro clases las » dos primeras representan a la nobleza, los prelados á to» do el clero , y los diputados de las ciudades al pueblo.»

En esta forma es como el consejo de Castilla ó ( en defecto de este cualquiera real audiencia ) deberá convocar las cortes , á tenor del decreto del rey dado el dia último de- su libertad : sin que pueda inovarse nada hasta que el rey se halle libre en su consejo ó entre sus leales vasallos.

(31) Gaceta estraordinaria de Madrid del martes 7 de marzo de 1820.

ARTÍCULO DE OFICIO. El Escmo. Sr. marques de Mataflorida , secretario de estado y del despacho universal de Gracia y Justicia , ha comunicado al Escmo. Sr. duque del Infantado, presidente del supremo consejo de Castilla , la real orden siguiente : Escmo. Sr. : Con esta fecha se ha dignado el Rey Nuestro Señor dirigirme el decreto siguiente: » Habiéndome consultado mis consejos real y de estado lo conveniente que seria al bien de la monarquia la celebracion de cortes ; conformándome con su dictámen, por ser con arreglo á la observancia de las leyes fundamentales que tengo juradas, quiero que inmediatamente se celebren cortes ; á cuyo fin el consejo dictará las providencias que estime oportunas para que se realice mi deseo , y sean oidos los representantes legitimos de los pueblos, asistidos con arreglo a aquellas , de las facultades necesarias ; de cuyo modo se acordará todo lo que exige el bien general, seguros de que me hallarán pronto á cuanto pida el interés del estado y la felicidad de unos pueblos que tantas pruebas me

* Tableau de l'Esvagne , 4.e edit. t. 1, p. 197.

han dado de su lealtad , para cuyo logro me consultará el consejo en cuantas dudas le ocurran, a fin de que no haya la menor dificultad ni entorpecimiento en su ejecucion. Tendreislo entendido y dispondreis lo correspondiente á su puntual cumplimiento. » Lo traslado á V. E. de orden expresa de S. M. para inteligencia del consejo, y á fin de que sin la menor demora disponga lo necesario á que se realicen sus benéficas intenciones. Dios guarde á V. E. muchos años. Palacio , 6 de marzo de 1820. )

Esta proclama fue el último acto de la voluntad del rey antes de perder su libertad. La invasion de palacio se verificó en la noche del 7 al 8 de marzo , en la gaceta estraordinaria de Madrid del 8 vino el siguiente artículo de oficio :

El Rey Nuestro Señor se ha servido dirigir á todos sus secretarios del despacho el real decreto siguiente:

» Para evitar las dilaciones que pudieran tener lugar por las dudas que al consejo ocurrieren en la ejecucion de mi decreto de ayer para la inmediata convocacion de cortes ; y siendo la voluntad general del pueblo , me he decidido á jurar la constitucion promulgada por las cortes generales y estraordinarias en el año 1812. Tendreislo entendido dispondreis su pronta publicacion. — Rubricado de la Real · Palacio

7

de marzo de 1820.) Ahora que la España puede manifestar con libertad sus sentimientos, se vé á las claras cual era aquella voluntad general del pueblo con la que trataron de encubrirse los conspiradores.

(32) Pregunto si no podian los soberanos de Europa pedir á la Inglaterra que dejase de autorizar los insultos hechos á las testas coronadas , en las personas de la familia real de Portugal, y que mandasen á las cortes que volviesen la libertad al rey y á la reina , y no obligasen á la archiduquesa de Austria princesa del Brasil, á estar desterrada en el nuevo mundo ; que no incendiasen las ciudades adictas al rey, y no tuviesen desterrados por mas tiempo al patriarca de Lisboa y demas ministros de la religion, de cuyos auxilios quedaba privado el pueblo portugues ?

(33) Tertuliano escribia su Apologético de la religion cristianą reinado Septimio Severo. Niger, Albino y Casio habian sido proclamados emperadores por los ejércitos romanos ; pero, Septimio Severo era el único reconocido del Senado ; cuya eleccion hacia su legitimidad.

mano.

(34) Este es precisamente el número de los reyes de Francia de la primera raza en el discurso de mas de ocho siglos, sucediendo siempre el hijo al padre segun el orden de primogenitura. Si se quiere cotejar esta sucesion tan regular y tan larga de los reyes cristianos, con otra sucesion hereditaria tambien de antiguos reyes paganos, citaremos, entre los sucesores de Alejandro , á los reyes de Macedonia, que fueron 22 en el espacio de 175 años, y los reyes de Siria que fueron 27 en el espacio de 216 años.

Ha habido alguna escepcion en esta brevedad de los reinados de la antigüedad pagana , y la mas notable es el reinado de Augusto ; pero es muy cierto que su duracion fue mas efecto de la habilidad de aquel príncipe, que no de la disposicion de los pueblos á obedecer por deber de conciencia , cuyo deber solo fue conocido de los pueblos cristianos.

(35) Observa las buenas costumbres antiguas , decia S. Luis a su hijo : guarda las franquezas y libertades que guardaban los antiguos. ( Testamento de s. Luis. )

(36 y 37) Ningun legislador de la antigüedad habia tenido la idea de buscar en el pueblo el principio de las leyes humanas y de la estabilidad de los gobiernos. » Nunca hallarás decia » Plutarco , una ciudad sin Dios y que no tenga un ob

jeto sagrado para sus juramentos..... Asi me parece que an» tes se hallaria una ciudad sin suelo , que no se establece» ria en ella policía alguna sin religion o sin alguna idea » de la divinidad.

« Licurgo, dice en otra parte el mismo Plutarco » tando para marchar á Delfas hizo jurar á los reyes y se» nadores, y luego por consiguiente al pueblo, que obser» varian sus disposiciones y estatutos sin variar en ellos lo

mas mínimo hasta su regreso...... Despues de repetido su » sacrificio á Apolo, y haberse despedido de su hijo y ami» gos, determinó morir para que sus ciudadanos nunca pu» dieran quedar absueltos del juramento que acababan de » hacer entre sus manos..... No salió fallada su esperanza, » pues que su ciudad ha sido la primera del mundo en ► gloria y en la excelencia de su gobierno, por mas de qui» nientos años. « Numa , dice Dionisio de Halicarnaso

halló que

[ocr errors]
[ocr errors]

es

[ocr errors]

los » antiguos habian establecido un culto y una veneracion » suficiente a la diosa de la justicia , Témis, y á Némesis ,

* C. Colotes el epicureo , c. 49, trad. de Amyota
** Vida de Licurgo , cap.
*** Antigüedades Romanas , lib. 2, cap. 31.

60.

[ocr errors]

sea

» que lo es de la venganza...... Fue el primero entre los · hombres que erigió un templo d la fe pública , mandando i que se le ofrecieran sacrificios como a las demas deidades. » De este modo no podia dejar de transmitirse con el tiem» po en las costumbres de los particulares, la escrupulosa » exactitud de la república en guardar inviolablemente su ► fe y su palabra. > Asi es que en las sediciones populares , sea en Grecia ó

en Roma , los oprimidos nunca pidieron mas que el cumplimiento de las leyes sancionadas por el juramento de los fundadores y de los primeros habitantes de la ciudad. Nunca profirió un orador demagogo ni un tribuno estas espresiones : Todos los hombres son libres y tienen derechos iguales. Cada uno de aquellos defensores del pueblo tenia una muchedumbre de esclavos en sus haciendas y en sus casas; luego se limitaban en reclamar derechos positivos ; y su habilidad no consistia mas que en interpretar de un modo favorable á su causa ,

las leyes establecidas, Esta inspiracion de la ley natural, el vínculo del juramento, habia bastado para conservar las sociedades antiguas. Mas la filosofia epicurea , negando el dominio de la divinidad , destruyó los primeros principios del gobierno en las ciudades griegas, y últimamente en la república romana. La religion revelada, como hemos demostrado en el capitulo anterior , restableció con mucha mas eficacia la obediencia y la fidelidad de los pueblos. Solo, en el siglo decimo sexto, cuando Lutero y los demas heresiarcas atacaron el fundamento mismo de la revelacion desconociendo la autoridad de aquellos á quienes se les dijo : id y enseñad; solo entonces no queriendo reconocer en el cielo el principio de la autoridad , buscáronle en el pueblo. En Inglaterra , Dinamarca , Suecia y en el norte de Alemania , principes abrazaron la pretendida reforma , para apoderarse de los bienes eclesiásticos ó para satisfacer sus pasiones: y los sectarios muy distantes de atacar en aquellos paises la autoridad de los soberanos , la hicieron en todas partes despótica para usar de ella como de un medio de opresion y persecucion. Pero en Escocia donde cundió tan pronto la heregia, los soberanos Jaime V, Maria de Lorena y Maria Stuart su hija mostraron una adhesion inalterable à la religion católica : y en aquel reino fue donde un escritor igualmente habil que perverso, adaptó á la política los sofismas teológicos del calvinismo, é imaginó el sistema de la soberania del pueblo. La última consecuencia de esta doc

los

trina es que la justicia no dimana de las leyes eternas establecidas por Dios mismo, y que no es otra cosa mas que la voluntad del pueblo; en términos que ( como lo ha declarado formalmente Jurieu, discípulo de Buchanan, y despues de Jurieu , Rousseau con todos los enciclopedistas) el pueblo. es la única autoridad que NO NECESITE' TENER RAZON PARA LEGITIMAR SUS ACTOS : principio monstruoso desechado por los filósofos de la antigüedad, y particularmente con tanta fuerza de elocuencia , por Ciceron; y que solo han podido reproducir los filósofos modernos , que, habiendo cerrado los ojos a la luz revelada , no han sido ya dignos ni capaces de conservar la natural. Esta doctrina ha sustituido la voluntad de aquello que se llama pueblo , á las leyes eternas del criador, y ha sido la causa de los crímenes horrorosos de los modernos revolucionarios , en cuya comparacion los Tiberios , los Nerones y demas tiranos de la antigüedad, han sido hombres moderados, y aun justos y humanos.

(38) Este capítulo importante del genio del cristianismo, que nunca se meditaria bastante , y que cuanto mas se lee mas digno parece de admiracion, es la primera obra política de M. de Chateaubriand. He reparado á varios españoles manifestar la mayor satisfaccion al pensar que el rey de Francia habia confiado sus relaciones esteriores al hombre que escribió aquellas páginas, cuando este hijo de S. Luis iba a consumar la restauracion de España, que habia empezado con tanto acierto M. de Montmorency en Verona.

El nombramiento del marques de Talaru , amigo de estos dos ministros , á la embajada de S. M. Cristianísima cerca de S. M. C. colmará la satisfaccion y las justas esperanzas de todos los buenos Españoles. Un dia solo de las metralladas de Leon hizo perecer

número de_hombres muy superior al de los Romanos que Tiberio , Caligula , Neron y Domiciano hicieron morir durante sus reivados, que juntos forman cerca de cincuenta años.

un

Registrad en Apiano si hubo una sola muger inscrita en las listas de pros. cripcion de Mario y Sila , en la sola ciudad de Paris se cuentan inil doscientas treinta y cuatro mandadas al cadalso, no diré por unos franceses , si que por unos monstruos engendrados por las chuladas de Voltaire y la humanidad de Roue

sseau.

¿No será Mezencio un buen hombre al lado del inventor de los matrimonios republicanos ?

Buscad en los escritos de Tucidides y Jenofon, donde estan relatados los bechos del populacho de Atenas ; allá vereis algunos personages ilustres desterrados y algunos hombres de bien sentenciados á beber la cicula ; pero quedaba reservado al ateisino moderno el producir á los septembriseurs y á los caballeros del martillo,

« AnteriorContinuar »