Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Despues de haber permanecido cuatro meses en Urgel, la regencia perdió todo territorio en España. El marqués de Mataflorida tiene un perfecto conocimiento de las le. yes de su pais, y se mostró hombre de estado cuando fue el gefe y el órgano de los sesenta y nueve diputados que dirigieron á FERNANDO VII sus representaciones contra la constitucion de Cádiz. Pero era de ver que los militares pondrian la vista en su gefe natural para tentar una empresa ; casi todos han reconocido que al general Eguía era á quien tocaba estar á su frente; y segun su voto han sido nombrados los miembros de la junta provisional de gobierno, que segun lo han anunciado los periódicos de Tolosa debe estar junto al cuartel general del duque de Angulema. ( 22 )

Los miembros de esta junta provisional de gobierno son sugetos muy distinguidos por su ciencia y por la larga esperiencia que han adquirido en los empleos mas importantes; son verdaderos españoles perfectamente independientes, y únicamente adictos á su rey y á las leyes de su patria.

CAPÍTULO X. Porque los habitantes de la península españolà necesitan

el socorro de los estrangeros para sacudir el yugo de

los conspiradores. Dice Hume *

que cuando se leyó la acusacion contra el rey en nombre del pueblo de Inglaterra , sê oyó una voz entre los espectadores que grito: Ni siquiera de una décima parte del pueblo. Axtel, oficial de guardia , habiendo man.

* Historia de Carlos I.

[ocr errors]

dado hacer fuego sobre el palco de donde parecia que hâa bian venido aquellas voces insolentes, se descubrió

que

Mi, lady Fairfax estaba en él, y que ella misma habia tenido el valor de pronunciar aquellas palabras.

Milady Fairfax era la muger del general del ejército parlamentario , del amigo de Cromwel; ella se alucinaba todavía sobre la fuerza numérica de su partido. No for maban una centésima parte del pueblo inglés, los que que. rian el asesinato de Gárlos I. Tampoco creo que entre los franceses se contase uno sobre diez mil que no se horro. rizase del parricidio cometido en la persona de Luis XVI. ( 23 ). Sin embargo ambos regicidios se verificaron sin obstáculo en medio de las capitales de Inglaterra y de Francia. Un ejército de 6,000 hombres bastaba á Cromwel para sujetar el pueblo inglés. Las comisiones revolucionarias tenian atemorizados á los franceses. Estos dos géneros de fuerza se han empleado contra los infelices Españoles. Dejando á parte los decretos de proscripcion dados por las cortes de Madrid y de Lisboa, las proclamas de Mina, y el asesinato de los guardias de Corps en las cárceles de Granada ; en este mismo momento nos anuncian revolucionarios de Valencia han arrebatado 80 padres de familia de sus domicilios y los han desterrado á Iviza ; y que en las lojias mazónicas de Barcelona se han repartido puñales á todos los socios para asesinar a la primera ocasion á todos los realistas. Bastan cuarenta facinerosos por este estilo , armados con toda la fuerza del gobierno, y obrando simultáneamente en todas partes con la actividad y el secreto de los conspiradores, para oprimir á todas las familias pacíficas de una ciudad. ¿Podrian acaso armarse los realistas ? Si dos de entre ellos estan hablando juntos, al instante se les tiene por sospechosos , son asesinados ó estrañados,

que los

Ć Podrian acaso los buenos comunicarse

sus ideas por escrito ? No fue otra la causa de haber perecido Vinuesa á los golpes del martillo que el haber publicado algunas hojas contra los enemigos de la religion y del rey. El señor de Balmaceda ( el mismo que hemos visto en Paris enviado por la regencia de Urgel ), vió saqueada su casa , y leha sido forzoso emigrar para evitar la suerte de Durosor y de Sulleau. Todo acuerdo, toda comunicacion de ideas entre los realistas se ha hecho imposible en el recinto de las ciudades. Son estas como otras tantas inmen. sas cárceles de las que no puede salir libre la populacion sin el auxilio de fuerzas estrangeras unidas á las partidas realistas que solo pueden levantarse en las aldeas.

Esta es la ventaja inmensa del pueblo liberal , no cono. cer el freno del temor de Dios. Los libros con que se ali. menta le enseñan que los hombres son la produccion de un nuevo acaso , que no son como se les decia antiguamente, hijos de un padre comun, que por consiguiente no existe entre ellos ningun vínculo que los una, y que pueden esterminarlos segun su interés ó su antojo. Asi es que se han visto los liberales españoles en Cataluña ,

del mismo modo que los liberales franceses en la Vandea , degollar en Castellfollit y en Urgel á las mugeres y á los ancianos, y llevar por estandarte á los niños colgados en la punta de las bayonetas. Han violado el territorio frances para degollar á los enfermos de un hospital, y los liberales franceses les han aplaudido ; han celebrado á Mina y sus proclamas en sus libros, y le han procligado los mayores elogios por haber barrido (estas son sus espresiones ) con mano vigorosa toda la Cataluña. Los liberales franceses vienen por agradecimiento cantando la Marsellesa y el Trágala á las orillas del Bidasoa , y gritando viva la libertad francesa! viva el côté gauche ! Pero

Pero en esta parte del Bidasoa ¿cómo se combate a los liberales que dirigen, animan, y pagan á los liberales esó pañoles : Alli donde ellos dominan , castigan con la muerte á cualquiera que escribe una sola página contra su sise tema. En Francia insultan cada dia en sus libros y periódicos al trono, á las leyes, á la moral, á la religion, y se sustraen a todas las leyes represiyas. Alli donde ellos dominan, matan y estrañan generalmente á cuantos tienen por sospechosos ; en Francia les queda seguridad para obrar sobre todos los puntos con la mayor tranquilidad : y para que se prenda á alguno de ellos es preciso que se hallen en sus bagages escarapelas y banderas tricolores.

Los liberales, pues, atacan cada dia al gobierno del rey, y el gobierno se mantiene sobre la defensiva. Sin embargo, sabido es que, asi en la guerra de las conspiraciones, co. mo en la campal, los que siguen este último método , pueden estar ciertos que siempre serán batidos. Así es que los gefes de la faccion , viendo que no se les ataca con la única arma que está en la mano de los gobiernos arreglados, con la suspension de la ley política que corresponde al habeas corpus de los ingleses , estan celebrando ya su futuro triunfo , y dicen que despues de doscientas conspiraciones descubiertas y desbaratadas., les basta una sola coducida felizmente para triunfar. El castillo de Saumur, ó la fortaleza de Befort les parecen puntos de apoyo suficientes para efectuar una conspiracion á la Quiroga.

Cuanto habrá subido de punto su jactancia cuando habrán creido tener á su disposicion todas las fuerzas de la península española!

Pero si el gobierno del rey les hace la guerra en las dos

partes del Pirineo , si ataca abiertamente la junta directora, si su vez barre con firmeza las ventas de los care

E

bonarios , pronto se manifestará la debilidad del partido, y no se oirán mas, ni en Inglaterra ni en otras partes, espre. siones insultantes y que pongan en duda la estabilidad del trono de francia.

Si por la humanidad que debe ser el vínculo de todos los hombres de bien , por la caridad que debe unir á todos los cristianos , y por el pacto de familia que herma. na particularmente la Francia con la España, es uno de nuestros deberes principales el socorrer' á nuestros vecinos, nuestro propio interés nos hace de este deber una necesidad,

Una secta enemiga de los gobiernos existentes porque pretende ponerse en su lugar; enemiga de la religion por que no conoce freno alguno , estiende en todas partes sus ramificaciones. Esta secta se ocupa sin cesar en descubrir por toda Europa los puntos débiles donde pueda estallar, cambiando sus juntas secretas, sus logias, sus ventas, en rebelion alrevida , como ha logrado verificarlo por tres años sen la isla de Leon y en Oporto , por algunos meses en Ná. poles y en Turin ; y como lo ha intentado hacer en Pa. ris el dia 19 de agosto de 1820, y despues en la Rochela, Thouars, Saumur , Befort, y Tolon. Solo quiere un pun. to donde pueda mantenerse algunas semanas para congregar á los hermanos sea cual fuere su nombre , teutónios carbonarios , francmazones ó radicales : mándanse algunas fuerzas contra ellos; mas cuando la autoridad no está muy sobre sí, estas fuerzas se pasan á ellos como lo hemos visto en España , Nápoles y Turin

Esta guerra contra los gobiernos no tiene tregua, y nadie duda que nunca ha sido mas activa contra el trono de Francia que en el dia de hoy. A mas de las pruebas que de ello se presentan en toda Francia, bastaria para de

[ocr errors]

en 1820,

« AnteriorContinuar »