Imágenes de páginas
PDF
EPUB

«1.° Ab experto didicimus, quod ex eo quia per Forum, vir mortua uxore, habet usumfructum in bonis sedentibus uxoris durante viduaitate, & à converso, superviventem coniungum non habere curam filiorum præmortui. Volentes in his debite providere. Ordinamus, quod superstes teneatur providere competenter filiis communibus præmortui in cibo, potu, vestitu, & calciamentis, si alia bona non habeant: vel desamparare eis de bonis viduita, tis, quæ sufficiant expensis prædictis, nisi per tes, tarorem contrarium fuerit ordinatum, retenta deten. tori dictorum bonorum provisione competenti, tàm de bonis propriis, quàm de bonis præmortui: quam provisionem possit arbitrari Iudex, procedendo sim. pliciter, summariè, & de plano, sine strepitu, & fi. gura iudicii, sola facti veritate, attenta, de eo go informando iu hoc casu dumtaxat, vocatis, & audi. tis ad prædicta illis quorum interest.

>2.0 Forum statutum in titulo De alimentis, quo statuitur de alimentis præstandis per superviven. tem ex coniugibus filiis communibus eorumdem, extendi volumus ad prævignos, sive filiastros: cùm æqua sit ratio in utrisque.»

Pero los hijos naturales sólo pueden reclamar ali. mentos mientras vivan sus padres, siendo preciso para ello que éstos le reconozcan como tal, ó de lo contrario, que el hijo ó su madre prueben, con testigos idóneos, que en alguna ocasión lo trata como hijo. Estas disposiciones lo previenen así:

FUERO ÚNICO.-De natis ex damnato coitu. «Si de cætero natus fuerit aliquis ex soluto, & so luta, sit de voluntate patris, & matris, quod dent sibi, si yoluerint, in vita, vel in morte de bonis suis,

& si nihil sibi dederint, vel reliquerint, non possit unquam petere partem. Et si contingan qudd pater neget talem filium suum esse, si mater, vel ipse filius posset probare per testes idoneos, qudd semel, vel pluries concessit eum esse filium suum, vel habuit eum tamquam filium, teneatur pater eum habere pro filio, & nutrire eum. Tamem non compellatur ei dare de bonis suis, nisi voluerit, ut dictum est. Nati autem in adulterio, vel ex religioso nihil possunt consequi de bonis patris, vel matris. Tamem si laicus dum vixerit, motus misericordia voluerit aliquid de bonis suis dare, vel assignare filio nato in adulterio, possit facere: ita tamen, quod partem, vel donum illud, quòd patres, vel matres, secundùm quod dictum est, fecerint talibus filiis, si tales filiis, decesserint infra & tatem legitiman propinquioris sui ex qua parte venerent, vel descenderint illa bona, partem illam, vel donam libere recumperent, nisi pater, vel mater cum vincula aliqne sibi dimiserint & tunc procedatur secundum vinculum.» OBSERVANCIA 25.De generalibus privilegis totius legis

Aragonés. <Item, in Aragonia quilibet potest dare tàm in vita, quàm in morte de bonis suis, filio nato ex soluto coitu sed si dare nolueri non tenetur aliquid dare, nec filius potest, nisi tantùm in vita patris, vel matris petrere alimenta. Sed in adulterio natis, vel aliter ex coitu damnato, vel natis ex religioso. Nihil potest dare in morte, sed dùm vivit causa miseri. cordiæ dare potest eis pater laycus. Attamen donum factum prædictís filiis, si decesserint sine testamento debet reverti ad propinquiores ex ea parte qua processerunt bona, nisi esset vinculum factum: tunc enim succederentilli quibus vinculum esset factum, ut De natis ex damnato coitu, cap. I.»

VI.

Del peculio.

Las cuatro clases de peculio que conoce el Dere: cho común, ó sean castrense, cuasi castrense, ad. ventincio y profecticio, son tambien los de Aragón, Nada, pues, tendríamos que hacer notar aquí, si no fuera por una cuestion que en esta materia se ven: tila entre algunos tratadistas. Portolés, sostenedor del principio de que en Aragón no existe la patria potestad, niega en su consecuencia á los padres el usufructo de los bienes que forman el peculio adquirido por los hijos; y dice, que es tal la fuerza en Aragón del principio de que todo lo que el hijo gà. na lo adquiere para sí, que no existe en este punto igualdad en el Derecho foral con ningún otro. No opinan así los autores del Derecho y Jurisprudencia de Aragón, que creen que los padres hacen suyos los frutos de los bienes de los hijos, sin quedar obligados á restituirles el sobrante que pudiera resultar después de cubrir las atenciones y gastos consi. guientes á la administración; pues lo contrario, sería, hacer de peor condición á los padres que a los tuto. res, á los cuales no se obliga sino á conservar el caudal y suelen cuidar de él frutos por pensión.

«Ahora bien, añaden, ¿qué diferencias sustanciales existen entre la Legislación aragonesa y la de Castilla en cuanto a los bienes que el hijo gana y adquiere durante su menor edad? Nosotros no en. contramos ninguna en cuanto a sus efectos. Cierto es que en Castilla tienen diferente denominación esos bienes, según su origen, pero la verdad es, que, con arreglo á lo dispuesto en las leyes citadas, el hijo en Castilla, lo mismo que en Aragón, hace sų.

yo cuanto adquiere estando bajo la patria potestad, y si bien el padre tiene el usufructo, administración y defensa de dichos bienes, no, empero, la propiedad. Existe, sí, la diferencia de que el hijo no tiene la libre testamentifacción, pues con arreglo á la ley 6.* de Toro, el padre tiene la legítima en los bienes del hijo que muere sin sucesión, lo cual no sucede entre nosotros, pero esta traba, sobre la facultad de disponer en testamento, no destruye, bajo cierto aspecto, lo que venimos indicando, es decir, que el hijo, lo mismo en Aragón que en Castilla, hace suyo cuanto adquiere durante la vida del padre; ahora, en cuanto al derecho de testar, sufre las modificacio. nes establecidas por las leyes de cada país.»

Basta con lo dicho, respecto del peculio, porque otros puntos, relacionados con los mismos, están ligados con otras materias que se tratarán más adelante.

VII.

Do los modos de disolverse la patria potestad.

Aunque según hemos indicado, en Aragón se sostiene la no existencia de la patria potestad, los ex. positores hablan de su terminación, y citan nuestras mismas causas, y las leyes del Derecho común que las regulan.

Dicen que, por regla general, la patria potestad aragonesa cesa cuando los hijos llegan á la pubertad, puesto que los derechos que éstos tienen, al cumplir catorce años, de disponer de su persona, de marcharse de la casa paterna, presentarse en juicio sin necesidad de licencia, defenderse у

obrar y otorgar poderes, son incompatibles con los de la patria potestad, sin embargo de ese resto ó patria

por

potestad prorrogada que establece el Fuero único de 1564, tít. Que los menores de veinte años no puedan hacer contratos algunos, y el de 1585, tít. De las obligaciones de menores de veinte años, que establece una limitación a los derechos y libertad de los mayores de catorce años y menores de veinte.

« AnteriorContinuar »