Imágenes de páginas
PDF
EPUB

sabio Alonso Cano, ni el de aquellos otros maestros que en Enero de 1660 asistían con el gran Murillo en la Lonja á la inauguración de la Academia de Sevilla.—Es fuerza asimismo que ignoremos dónde disponían sus trazas de sabor greco-romano los arquitectos Luís y Gaspar de Vega, Juan de Herrera, Martín de Gainza, los dos Maedas, Fernán Ruíz, Juan de Oviedo, Benvenuto, Marcos Pérez, Martín Infante, Juan Ruíz, Fr. Calzadilla, Fr. Morón, el Hermano Alonso Matías, y los famosos orfebres Juan de Arfe y Francisco Alfaro (1); dónde escribían sus clásicos versos el elegante Jáuregui y el erudito Céspedes; y dónde moraba, antes de fundar el hospital de la Caridad, aquel segundo don Juan Tenorio mientras joven, y segundo Vicente de Paul en su edad madura, don Miguel de Mañara.

(1) Ejercitaron éstos su privilegiado ingenio en las obras de la Catedral, del hospital de la Sangre, de los reales Alcázares, del convento de San Pablo, del monasterio de San Jerónimo de Buenavista, de la casa prosesa de Jesuítas, y de otras fundaciones de que ya hemos hecho o haremos mérito en este tomo.

CAPÍTULO XXIX

Continuación: edificios religiosos. — Institutos de beneficencia é instrucción

pública.- Edificios públicos de vario carácter

[graphic]

os dará a conocer otro aspecto de la fisonomía artística de la capital de Andalucía, desde el punto de vista religioso y social, una reseña, aunque muy sumaria, de los templos, ermitas, conventos, hospitales y casas de beneficencia, escuelas y colegios que la piedad y caridad de los sevillanos agregó en los siglos xvi y xvii á las anti

guas fundaciones del mismo género. IGLESIAS Y ERMITAS.—La Iglesia de San Roque, ayuda de parroquia de la Catedral, fué fundada el año 1599, junto a la muralla, como testimonio de la devoción al santo titular, exaltada durante una terrible epidemia que sufrió la población de Sevilla.-La de San Bernardo, extramuros, existía también como ayuda de parroquia en el mismo siglo xvi, puesto que parte de su feligresía fué cedida en dicho año 99 á la anterior. Fué restaurada en el siglo xvii, y para su altar mayor pintó Herrera el viejo su famoso cuadro del Juicio final, en que, sin dejar de ser naturalista, se elevó á grande altura como pintor correcto y filósofo. Junto á este edificio se halla establecida la magnífica Fundición de cañones, única que surte de bocas de fuego de bronce al arma de artillería de España; y más cerca de la puerta de la Carne, el Matadero, que hizo célebre Cervantes por lo que de sus jiferos cuenta en el Coloquio de los perros.--La iglesia de Nuestra Señora de la 0, sucursal de la de Santa Ana en Triana, fué erigida en parroquial por los años de 1615 por la Hermandad de la misma advocación que ya existía un siglo antes; y se fundó en el sitio que había ocupado una capilla dedicada a las Santas Justa y Rufina y á Santa Brígida.-La ermita de Santa Cruz fué edificada á la extremidad de la Alameda á principios del siglo xv, con motivo de haber sido asesinado en aquel paraje el joven don Per Afán de Ribera, hijo único de la condesa de la Torre de Per Afán, por

celos de un hornero á quien faltó su mujer.

CONVENTOS.—Religiosas carmelitas de Nuestra Señora de Belén, fundado en 1513 en la parroquia de San Gil por doña Inés de San Miguel, del linaje de los Farfanes. En 1585 fué trasladado a la parroquia de Omnium Sanctorum.Dominicos de Santo Tomás, fundado en 1517 por el arzobispo Deza como colegio para la instrucción de veinte alumnos de latín, lógica y teología. Encargáronse de su dirección los sabios Dominicos en 1518, y en 1547 Felipe II concedió á sus escolares las mismas ventajas y privilegios que disfrutaban los de Salamanca. De este famoso convento procede el insigne cuadro de Zurbarán, perla del Museo de Sevilla, que representa la Apoteósis de Santo Tomás de Aquino.-Convento de Santa Maria de Jesús, fundado en la parroquia de San Esteban en 1520 por don Alberto de Portugal y doña Felipa de Melo, que dieron el solar, y la familia de Bucarelli y Federigui que quedó con el patro

[graphic][merged small][ocr errors][ocr errors]

JEREZ DE LA FRONTERA. — FACHADA DEL CABILDO VIEJO, HOY BIBLIOTECA PROVINCIAL

nato. — Monjas de Santa María del Socorro, erigido en la parroquia de San Marcos en 1522 por doña Juana Ayala, hija de Gonzalo Gómez de Cervantes, y doña Juana Melgarejo que dió su nombre á la calle en que se hizo esta fundación (hoy calle Real).—Religiosas de Santo Domingo: fundado en 1525, en la parroquia de San Miguel, por Juana Fernández, que tomó el nombre de María de Jesús, y tres religiosas del monasterio de Madre de Dios, en unas casas de la primera.--Religiosas de San Agustín ó del Dulcísimo nombre de Jesús: fué fundado en 1540 para refugio de mujeres arrepentidas en virtud de una bula obtenida á instancias de Felipe II y de la duquesa de Medina-Sidonia doña Juana de Aragón. Estuvo establecido bajo la jurisdicción del cabildo catedral en la calle de los Caños, y hasta el año 1551 no lo ocuparon las monjas de San Agustín.Religiosas del Espíritu Santo: erigido en la parroquia de San Juan de la Palma en 1540 para refugio de doncellas huérfanas. Doña María de Aguilar había impetrado en Roma bula al efecto del papa Inocencio III, y cuando llegó á Sevilla se encontró ya establecida la comunidad, que sin embargo la nombró su superiora.-Convento de Monte Sión de la orden de Predicadores: fundado en la misma parroquia por doña Mencía Manuel de Guzmán, descendiente de los duques de Medina-Sidonia.Religiosas de la Asunción: fundado en la parroquia de San Vicente en 1568 por tres devotas señoras, doña María Zapata, doña Beatriz de las Roelas y doña Francisca Martel, de la primera de las cuales, esposa de don Luís Manrique, descienden los marqueses de la Motilla.--Religiosas de Nuestra Señora de la Paz: fundado en 1571, en la parroquia de Santa Catalina y calle de Melgarejos (hoy calle Real) por Andrés de Segura.Descalzos de Nuestra Señora de los Remedios: fundó en Triana este convento el año 1573 el ingenioso matemático é hidráulico Ambrosio Mariano, autor de un proyecto de navegación del Guadalquivir hasta Córdoba que fué presentado á Felipe II, y que por no haber merecido de la corte el aprecio que su autor

« AnteriorContinuar »