Los ministros en España desde 1800 a 1869: historia contemporanea por uno que siendo español no cobra del presupuesto, Volumen1

Portada
Administracion: F. Baena, 1873
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 741 - En vista de ellos y á ruego de la Reina, mi amada esposa, perdono á mi hijo, y le volveré á mi gracia cuando con su conducta me dé pruebas de una verdadera reforma en su frágil manejo; y mando que los mismos jueces que han entendido en la causa desde su principio la sigan, permitiéndoles asociados si...
Página 838 - Mi hijo ha hecho esta conspiracion para destronar al rey su padre. Nuestras vidas hubieran estado en grande riesgo, y la del pobre príncipe de la Paz lo está todavía. El rey mi esposo y. yo esperamos del gran duque que hará cuanto pueda en nuestro favor, porque nosotros siempre hemos sido aliados fieles del emperador, grandes amigos del gran duque, y lo mismo sucede al pobre príncipe de la Paz.
Página 657 - ¿no se encuentran ya puestos para siempre en sus fronteras naturales? ¡Oh! Si España supiera, si pudiera yo decirle los proyectos que por su bien y el de la Francia están rodando en mi cabeza!
Página 475 - Barcelona; entregado allí al capitán general y de su orden nuevamente recluso en el convento de Nuestra Señora de la Merced; y, finalmente, como si se quisiese dar un...
Página 115 - A estos deseos, que fueron apoyados de las tiernas insinuaciones de la reina, dignísima esposa de vuestra majestad, correspondí, proponiendo en la exposición que formé por escrito, la remisión o perdón de atrasos de contribuciones; la paga de deudas de su augusto padre, declarando ser carga de la corona; la satisfacción de las demás de sus predecesores, por medios económicos y compatibles con las cargas del Estado; la suspensión de la alcabala del pan en grano, y la baja, aunque corta,...
Página 741 - ... mismos jueces que han entendido en la causa desde su principio la sigan, permitiéndoles asociados si los necesitaren, y que concluida me consulten la sentencia ajustada á la ley...
Página 871 - ... llenos de reconocimiento y de consuelo, esperando todo bien de las dos sagradas é incomparables personas del emperador y del gran duque. Pero no queremos que ignoren lo que nosotros sabemos, á pesar de que nadie nos dice nada ni aun responden á lo que preguntamos , por mas necesidad que tengamos de respuesta. Sin embargo miramos esto con indiferencia y solo nos interesa la buena suerte de nuestro único é inocente amigo el príncipe de la Paz , que también lo es del gran duque como él mismo...
Página 796 - ¿podría yo dudar de las fuerzas que sus pechos generosos me ofrecerían? No: esta urgencia no la verán mis pueblos. Españoles, tranquilizad vuestro espíritu ; conducios como hasta aquí con las tropas del aliado de vuestro Rey...
Página 742 - ... aprehendidos en sus mesas, escritos por su mano; y esta providencia se comunique á mis consejos y tribunales, circulándola á mis pueblos, para que reconozcan en ella mi piedad y justicia, y alivien la aflicción y cuidado en que les puso mi primer decreto, cuando por él vieron el riesgo de su soberano y padre, que como á hijos los ama, y así le corresponden. Tendréislo entendido para su cumplimiento. — San Lorenzo, 5 de noviembre de 1807.
Página 712 - ... compañías de hombres diestros en el manejo del caballo, para que sirvan y defiendan á su patria todo el tiempo que duren las urgencias actuales, volviendo después llenos de gloria y con mejor suerte al descanso entre su familia.

Información bibliográfica