Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Canis familiaris Linn.

Las escrupulosas investigaciones que en estos últimos tiempos han hecho varios zoólogos eminentes acerca del orígen de las diferentes razas de nuestros animales domésticos, y los sorprendentes resultados obtenidos, me han inducido á mezclar en este trabajo algunas observaciones sobre los animales domésticos de Costa-Rica introducidos de Europa.

Siendo cierto, como lo ha probado Long [Longs Exped. 174] que el perro doméstico de los indios de Norte-América correspondo enteramente al lyciscus latrans que vive allí mismo, pero en estado salvaje, cerca de Council Bluff, y habiendo Schomburgk demostrado que los perros demésticos de los Arowakes de la Guayana descienden del canis cancrivorus Desm., seria muy interesante investigar que hay de esto respecto de los perros domésticos de Costa-Rica.

No posee el país una raza de perros propia y determinada, debido á que los pocos que hay, relativamente á su escasa poblacion, tienen un carácter de raza muy mezclada por su cruzamiento con los diferentes perros introducidos del extranjero. Hasta los indios salvajes, que, como se sabe, son muy aficionados á perros, hacen largos viajes para procurárselos por medio de cambios. Los Viceitas acostumbran ir desde las riberas del Sixaula hasta la ciudad de Cartago, á cambiar mantas, llamadas mastate, hechas de la corteza de un árbol y que se emplean en vestidos y otros usos, por los codiciados perros.

Debe tomarse en cuenta, ademas, que Colon encontró en las Indias Occidentales dos especies de perros domésticos, y que Hernandez describe tres especies de México [21]; por todas estas razones, el problema se complica de tal modo, que no es fácil pensar en darle solucion.

Tuve tambien algunas veces en Costa-Rica ocasion de ver el pequeño perro pelon, descrito por Rengger [151 bis 154] y que él juzga como una variedad especial al país; nada pude, sin embargo, averiguar acerca de su origen; como quiera que sea, me parece que ha sido introducido, puesto que son muy raros en el país.

(21) Darwin, Das Variiren, u. s. w. I, S. 27 u. 28.

Familia MUSTELIDA Wagn.
Sub-familia MARTINA Wagn.
Género MUSTELA Linn.

Mustela noveboracensis Dek. ?

Lleva la comadreja costa-ricense, además de su nombre castellano, el de collareja. Su modo de vivir con cuerda con el de la comadreja comun (M. vulgaris Erxl.); pero es más grande que ésta y muy parecida á la M. frenata Lichtenst., faltándole solamente las rayas blancas en la cara, y siendo de un pardo más oscuro; la parte inferior es de color amarillo. No vi en Costa-Rica más que tres ejemplares de esta especie de la comadreja, de los cuales uno remití á Berlin y otro á Washington, de cuyo paradero no volví á tener la menor noticia; haciéndome falta, por consiguiente, los ejemplares para comparar y clasificar exactamente las especies, no me es posible determinar la especie de la comadreja que existe en Costa-Rica.

La mustela frenata que se encuentra en México y Guatemala, nunca la he visto en Costa-Rica. Dekay (Nat. Hist. New-York, I, 34; s. Baird, a. a. O. S. 166) separa una especie particular como putorius noveboracensis, que se distingue de la M. erminea por su color más oscuro, á saber, castaño oscuro; no es blanca en el vientre sino amarilla, y en menor espacio; y, por último, la extremidad de la cola es negra. Esta es la descripcion que más cuadraria á la especie costa-ricense.

La nueva especie de Quito, clasificada por Gray como mustela aureoventris [Proc. Zool. London, 1864, p. 55. Pl. VIII], se diferencia de la especie de Costa-Rica, en que ésta tiene blancas las quijadas y menor la parte amarilla del vientre. Investigaciones posteriores decidirán si la comadreja costa-ricense es la M. noveboracensis Dekay, ó si, correspondiendo al esparcimiento geográfico, es una variedad transitoria entre la mustela frenata y la aureoventris.

Género GALICTIS Bell.

Galictis barbara Wagn.

A Wagner, Schreber Saeugethiere, II, 214. Tb. 143, b.

v. Tschudi, Fauna Peruana, p. 107.

Burmeister, Saeugethiere Brasiliens, S. 108.

De este animal, que en Costa-Rica se llama chulomuco

ó tulomuco, sólo vi algunas pieles, notables por ser completamente negras y tener una mancha amarilla en el pecho. Lo que se me dijo acerca del animal á que pertenecian, fué que vivia sobre los árboles, que era largo y delgado, y sumamente rapaz; lo cual concuerda con las observaciones hechas en otros lugares. Tambien en el Perú se encuentra la variedad enteramente negra, con una mancha amarilla pálida en el pecho.

La G. barbara está esparcida por todo Sud-América; se la hallado en el Paraguay, el Brasil, la Guayana y el Perú; seria, pues, Costa-Rica el límite setentrional de la distribucion geográfica de este animal.

Género LUTRA Storr.

Lutra brasiliensis Cuv.

Fr. Cuvier, Dict. Sc. Nat. XXVII, 244.

Cuv., Regne Animal, I, 148 et III, Tab. I, fig. 3.
A. Wagner, Schreber Saeugeth. Suppl. II, 263.
Burmeister, Saeugeth. Brasiliens, S. 113.

Lutra brasiliana, Schaw. Zool. I, 446.

Lutra brasiliensis, Gray, Proc. Zool. Soc. London, 1865, p. 125.

Con frecuencia vi en Costa-Rica pieles de la nutria que hay allí y que lleva este nombre, pero todas, segun costumbre del país, las venden sin la parte de la cabeza ni de las patas ó garras; por esta circunstancia me fué imposible determinar la especie con certeza. Á mi juicio, por el exámen que hice de las pieles, creo que debe ser la L. brasiliensis. Tambien el Prof. Reichenbach, por la piel de un ejemplar de Costa-Rica, que se halla en la coleccion zoológica de Dresde, y que es un obsequio del Sr. v. Schroeter, la tiene como yo, por L. brasiliensis [22].

Noto que Salvin (a. a. O. S. 278) ha encontrado en Guatemala la L. chilensis Benn., especie que, investigando más escrupulosamente, debe hallarse con seguridad en Costa-Rica, puesto que Gray la considera como idéntica á la L. platensis Waterh., que él llama nutria felina en su ántes citada Monografía, donde dice, además, que esta especie se encuentra por toda la costa occidental de Chile hasta California,

[22] En Costa-Rica es muy apreciada la piel de nutria para objetos de peletería.

y más léjos aun, hasta Kamschatka; por esta razon pienso que seria difícil no hallarla en la costa occidental de Costa-Rica.

Lutra canadensis Sab.

Sabine, Zool. App. Frankf. Journ. 1823, S. 653.

Gray, Proceed. Zool. Soc. London, 1865.

Lutra lataxina, F. Cuv. Dict. Sc. Nat. XXVII, 1823, p. 242.

Entre varias pieles que el Dr. Joos trajo de Costa-Rica, se encuentra una perteneciente á la L. canadensis. Estando completa, y con el cráneo correspondiente, no fué difícil la determinacion exacta de la especie. El cráneo es enteramente igual al de la L. canadensis norte-americana; y por tener la punta de la nariz sin pelos, y levantada en ángulo agudo, no deja duda alguna su identidad. El ejemplar costa-ricense es un poco más pequeño y de color más claro que el norte-americano de que me serví para la compara

cion.

Sub-familia MELINA Wagn.
Género MEPHITIS Cuv.

Mephitis chilensis Licht.

Lichtenstein Abhandl. d. Berl. Akad. 1836, S. 272.
A. Wagner, Schreb. Saeugeth. II, 192.

M. Furcata, Tschudi, Fauna Peruana, p. 114.

No me fué difícil clasificar esta especie, estando en posesion de tres pieles completas y de dos cráneos á ellas pertenecientes, que formaban parte de la coleccion del Dr. Joos. De la M. chinga Tied, especie á que ántes creia pertenecia, se diferencia esencialmente por el gran apéndice de la encía inferior, así como por las manchas blancas de la piel de la cola, tambien diferentes; en la M. chilensis, principia lo blanco en el vértice de la cabeza en forma de arco, y se divide sobre la nuca en dos fajas anchas que van angostándose á medida que se van alejando á concluir en el sacro. Sólo en la base es negra la cola; en el resto es blanca y no muy espesa. Todos los ejemplares que vi en Costa-Rica eran de un negro puro, y no negruzcos, como la descripcion dice; sobre lo predominante del negro hablé ya en la introduccion [p. 381].

El chingue chileno es un animal nocturno como las otras especies, y se esconde durante el dia en las casas, pero sale á

sus rapiñas por la noche. Como mata las gallinas, los costaricenses le dan tambien el nombre de zorro, y de zorro hediondo, para distinguirlo del didelfo. Los perros algunas veces los sorprenden durante sus robos y los matan; no es raro ver los animales muertos de esta manera en las calles de las poblaciones. Cuando este animal expele el contenido de la glándula hedionda, el olor desagradable se extiende tan léjos que se puede percibir á muchos centenares de pasos; afortunadamente esto no sucede sino cuando el animal está perseguido y se ve en peligro.

En Guatemala, Salvin encontró la especie mexicana M. mesoleuca Licht., que se acerca mucho á la ya descrita.

Familia URSIDA Wagn.

Sub-familia CERCOLEPTINA Girard.
Género CERCOLEPTES Illig.

Cercoleptes caudivolvulus Illig.

Illig., Prodrom. Syst. p. 127.

A. Wagner, Schreber Saeugethiere, II, 170.

La marta, llamada martilla en Costa-Rica, no es raro encontrarla en los huecos de los árboles, donde pasa el dia escondida. En la noche sale á robar mamíferos pequeños y aves. Vi algunas veces ejemplares vivos en Costa-Rica, que habian sido tomados cuando chicuelos, ya un poco domesticados. Su fina y tupida piel es muy apreciada, y por esto la llevan con frecuencia á vender, pero, por desgracia, como de costumbre, sin la parte de las patas ni de la cabeza. Extiéndese desde el Rio-Negro por la Guayana y Nueva-Granada hasta México. Salvin la halló tambien en Guatemala.

Sub-familia SUBURSINA Blainv.
Género PROCYON Storr.

Procyon hernandezii Wagl.

Wagler, Isis, 1831, p. 514.

Baird, Report of Explor. and Surv. &. Vol. VIII, p. 212.

Mientras que algunos zoólogos, tales como Gray y Giebel [Säugeth. S. 747] consideran el procyon lotor mexicano, descrito por Wagler como una especie separada, nada más

« AnteriorContinuar »