Imágenes de páginas
PDF
EPUB

bargo lo habia considerado únicamente como una variedad del C. didactylus.

Gray hace el paralelo de los caracteres distintivos de ambas especies de la manera siguiente:

C. didactylus: "fulvus back, blackish-washed; feet and tail gray, longer hairs with minute black tips.”

C. dorsalis: "golden yellow, silky, back with a broad well-defined black stripe; feet and tail yellow.”

"The back and sometimes the sides are washed with blackish. Always known by the distinct, well-defined, broad dorsal streak, and the yellow colour of the feet and tail.”

Todos los ejemplares que pude ver en Costa-Rica poseian los caracteres de especie dados por Gray, y, ademas, todos eran, sin excepcion, más pequeños que los ejemplares del C. didactylus de las diferentes colecciones de Sud-América.

Como lugar en donde se halla, no conozco otro que el valle de Orosi en los alrededores de Cartago; que se encuentre solamente allí, ó que en otra parte no hayan sabido dar con él, ó no lo hayan buscado, son cuestiones que no puedo resolver aun. Yo vi su piel brillante como la seda y tambien ejemplares completos, y poco antes de salir del país obtuve un ejemplar vivo, por cuyo exámen vine á convencerme de que el serafin de platanar, como lo llaman en Costa-Rica, es indudablemente un animal nocturno. Todo el dia estaba inmóvil, completamente enroscado y agarrado con las uñas de una barra de la jaula; pero tan luego como venia el crepúsculo de la tarde, principiaba á subir y bajar constantemente en la jaula, aunque despacio, buscando evidentemente algun portillo por donde poder escaparse; rehusó tomar alimento alguno, y bajo otros respectos mostró igualmente la mayor estupidez. Cuando, despues de algunos dias, observé que se enflaquecia notablemente, y que en los esfuerzos por escaparse de la jaula, se estropeaba la piel, me vi, por desgracia, obligado á matarlo.

En su modo de trepar, de colgarse de las garras y de enroscar el

cuerpo,

tiene

gran parecimiento con el choloepus; solamente hay que notar que el rabo aprehensivo (prensil ó prehensil) le da muchas facilidades para trepar.

Ignórase todavía si esta especie exista en otro lugar fuera de Costa-Rica.

[ocr errors]

Género DASYPUS Linn.
Sub-género XENURUS Wagl.

Dasypus gymnurus Illig.
Illiger, Berliner Akad. Abhandi. 1815.
Gray, Proceed. Zool. Soc. London, 1865, p. 378.
Dasypus 12-cinctus, Schreb., Schreber Saeugeth., II, S.

225, Tab. 75, 76, 'fig. 11 u. 12. Burmeister, Saeugeth. Brasiliens, S. 282. Aunque desde los primeros años de mi residencia en Costa-Rica, supe que, ademas de la especie de que me ocuparé en seguida y que es allí muy comun, habia otra que rara vez se encuentra, llamada armado de zopilote, por tener su carne un olor á almizcle, semejante al zopilote (cathartes foetens Illig. s. atratus Baird), en razon de lo cual no sirve para comer, una sola vez se me presentó la ocasion de ver un ejemplar vivo; en la coleccion del Dr. Joos hallé tambien un cráneo que corresponde exactamente en su forma con las láminas de Cuvier (Oss. Foss. VIII, 233, Tab. 212, fig. 7-9), y aunque era más pequeño, se notaba

por

las suturas cerradas que pertenecia á un animal viejo. El ejemplar vivo que vi era tambien de mediana estatura. Á cual de estas dos formas, acerca de cuya diferencia ha llamado la atencion Burmeister (a. a. O.), pertenezca el armadillo que hay en Costa-Rica, no es posible decirlo aun. Vive en el Paraguay, el Brasil, el Perú y la Guayana; más al Norte de Costa Rica no ha sido encontrado hasta hoy.

Sub-género TATUSIA F. Cuvier, Praopus Burm.

Dasypus fenestratus Peters.
Peters, Monatsber. d. Akad. zu Berlin, 1864, S. 180.

J. E. Gray, Proc. Zool. Soc. Lon lon, 1863, p. 372.

Creyendo que el armadillo de Costa-Rica fuera el conocido dasypus novemcinctus L., le habia dedicado poca atencion allí; y solamente despues de mi regreso, que me procuré las obras de consulta de que carecia en Costa-Rica, encontré que el Prof. Peters consideraba los ejemplares enviados de Costa-Rica como pertenecientes á una nueva especie, y los habia clasificado como D. fenestratus, cuyas diferencias describe de la manera que sigue.

El D. longicaudatus Wied, que es la especie más cercana, se diferencia: 10 en que, como en el hypercambon (D. peba Desm.), las fajas escamosas posteriores de la coraza (v. concha) no llegan hasta los bordes delanteros de la misma: 20 en que las pequeñas aberturas del paladar en la mandíbula superior, que se unen por medio de un surco con los agujeros incisivos (foramina incisiva), no se prolongan sino que estan situadas entre el primer par de muelas: 30 en que el borde anterior de la sutura de la quijada superior, no está entre sino un poco detras del último par de molares: 4. en que la abertura del canal lacrimal del borde orbital, está situado más cerca; y 50 en que los huesos paladiales (gaumenbeine), en la línea media del paladar, son notablemente más cortos. El nombre específico se refiere a la forma de las fajas de escamas posteriores, que Burmeister, al describir el D. peba, comparó, con mucho acierto, á ventanas góticas.

Las diferencias marcadas por el Prof. Peters con los números 2 y 3, aunque las suturas son muy constantes y variable el número de dientes, se fundarian en que la hilera de dientes molares principia y concluye en el D. fenestratus mucho más adelante que en el D. longicaudatus Wied.

Un cráneo juntamente con el carapacho (concha) que encontré en la coleccion del Dr. Joos, me permitieron ver exactamente todas las diferencias del D. fenestratus dadas por el Prof. Peters. De aquí deduzco que tambien los armadillos que hay en Guatemala y México hasta Téxas, que han sido tenidos como D. novemcinctus, existen tambien en Costa-Rica y que seguramente serán encontrados allí más tarde. Además, revisando minuciosamente el material respectivo de las colecciones zoológicas de Stuttgart y Heidelberg, me convencí de que, por medio de un escrupuloso exámen. se podrán distinguir varias especies bien caracterizadas entre los armadillos de México, Centro-América, la Guayana y el Brasil, que actualmente llevan los nombres de D. peba Desm., D. novemcinctus L. y D. longicaudus Pr. M. zu Wied, y que son considerados como pertenecientes á una sola у misma especie. Para esto seria preciso obtener materiales completos de las referidas localidades, compuesto de pieles enteras (carapachos] con sus respectivos cráneos y esqueletos, que, al mismo tiempo, sean de diferentes edades.

En Heidelberg, por ejemplo, se encuentran dos ejemplares iguales, clasificados como D. peba; ambos proceden de la misma fuente (regalo de Gramlich, de Caracas); pude examinar el cráneo del uno porque estaba suelto; mostraba todas las señales del D. peba; las fajas del carapacho tenian la forma de ventanas de iglesia gótica. Además, ambos tenian diez fajas.

Entre la gran cantidad de cráneos que en la coleccion de Stuttgart estan clasificados como D. longicaudus, hallé uno que verdaderamente tiene mucha semejanza con los demas; sin embargo se diferencia esencialmente en la forma y en las suturas; desgraciadamente faltaba la piel (carapacho) corres

) pondiente. Dedúcese de esto que el armadillo negro, comun, de cola larga, merece especial atencion. Como éste se halla frecuentemente en todas partes, es de esperar que con el tiempo no será difícil conseguir el material necesario para su exámen, si los coleccionadores dedican mayor atencion á este animal hasta hoy tan poco apreciado.

Familia BRADYPODA Blumenb.
Género CHOLOEPUS Illig.

Choloepus hoffmanni Peters.
Peters, Monatsber'. d. Akad. de Wiss. zu Berlin, 1858, S. 128,

1864, S. 618. Ya en el año de 1858 habia el Prof. Peters reconocido esta especie como nueva y separádola del conocido Ch. didactylus por la diagnosis siguiente: "differt a Ch. didactylo

“ vellere longissimo, unguibus brevioribus albidis, cranio convexiore, rostro breviore"; despues de haber recibido varios esqueletos, encontró que éste no tenia como el Ch. didactylus siete vértebras cervicales sino sólo seis. Como desgraciadamente hasta despues de mi regreso fué que tuve ocasion de informarme de esta diferencia importante, no presté atencion en Costa-Rica al número de vértebras cervicales. Es por esto que existe aun la posibilidad de que en Costa-Rica haya, ademas del Ch. hoffmanni, el Ch didactylus L. tambien; como seria muy importante del mismo modo averiguar si en las regiones vecinas, Nueva-Granada, Surinam, &., donde se halla el Ch. didactylus, exista igualmente el Ch. hoffmanni. Creí al principio haber encontrado diferencia en la forma del cráneo de ambas especies; pero el Dr. Krauss de

se ha

Stuttgart (s. Wiegmanns Archiv, 1869, S. 122] ha probado que la forma del cráneo del Ch. didactylus es en extremo variable, en lo que se parece mucho al Ch. hoffmanni, en el cual yo mismo he notado variedad en las formas, que, si fueran constantes, autorizarian la creacion de un género distinto.

La piel, cuando jóvenes, es de color pardo oscuro y de mucho pelo, aunque corto, y cuanto más avanzan en edad, tanto más largos son los pelos y más claro es el color; entónces presentan generalmente un color amarillo parduzco, que en algunos tira á azul verdoso. Para decidir si en el Ch. hoffmanni haya diferencia notable de color de la piel entre ambos sexos, como lo ha probado Krauss respecto del Ch. didactylus, se necesitan más exactas investigaciones.

En Costa Rica llaman perico ligero al perezoso, corrupcion probablemente de perrillo ligero, apodo que le pusieron los primeros conquistadores españoles, puesto que

así lla este nombre en Oviedo. El perezoso se encuentra en los bosques de las altas montañas y vive en las cimas de los árboles que casi nunca abandona, pues, poseyendo grandísima facilidad para trepar, pasa de una á otra copa de los árboles. Sobre el terreno es un animal extremadamente torpe. Aliméntase de hojas y frutas, y en prision come

con gusto papas cocidas. Masca muy despacio el alimento antes de tragarlo. Su estiércol se parece al de la oveja ó de la cabra. Rara vez grita, y su voz se asemeja al balido del cordero. Cuando se le irrita, bufa con violencia. Tiene extraordinaria fuerza en las garras, con las cuales puede causar heridas de gravedad, lo mismo que con los agudos molares, que son una especie de caninos. Vi uno atravesar completamente el dedo, en la raíz de la uña, á un joven que lo molestaba.

Las hembras que vi tenian sólo un hijo, que se asia del largo pelo de la madre, y que es el modo como ellas lo llevan consigo.

El perezoso es indudablemente un animal nocturno; sus pupilas estan durante el dia enteramente contraidas, y de noche tan abiertas que casi no se ve el íris; la luz de una vela no ejerce influencia en ellas (p. 380).

ΕΙ

perezoso tiene una vida extraordinariamente tenaz, soporta los más crueles tormentos, fracturas del cráneo, he

« AnteriorContinuar »