Obras de Nicolas y Leandro Fernandez de Moratin

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

Crítica de los usuarios - Marcar como inadecuado

<lo don Luis Mison, insigne músico, del escultor don Felipe de Castro, de don Juan de Iriart^. del erudito maestro Florez , de don Agustin de Hontiano , de don Luis Velazquez , y de la incomparable cómica María Ladvenant. No habia dado en ...

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 463 - For nature crescent does not grow alone In thews and bulk, but, as this temple waxes, The inward service of the mind and soul Grows wide withal.
Página xli - El pueblo mudo y atento ; se engalla el toro y altera, y finge acometimiento. La arena escarba ofendido, sobre la espalda la arroja con el hueso retorcido ; el suelo huele y le moja en ardiente resoplido. La cola inquieto menea, la diestra oreja mosquea, vase retirando atrás, para que la fuerza sea mayor, y el ímpetu más.
Página 467 - I could a tale unfold, whose lightest word Would harrow up thy soul; freeze thy young blood ; Make thy two eyes, like stars, start from their spheres; Thy knotted and combined locks to part, And each particular hair to stand on end, Like quills upon the fretful porcupine : But this eternal blazon must not be To ears of flesh and blood : — List, list, O list!
Página 415 - Ve aquí los frutos de la educación. Esto es lo que se llama criar bien a una niña: enseñarla a que desmienta y oculte las pasiones más inocentes con una pérfida disimulación. Las juzgan honestas luego que las ven instruidas en el arte de callar y mentir. Se obstinan en que el temperamento, la edad ni el genio no han de tener influencia alguna en sus inclinaciones, o en que su voluntad ha de torcerse al capricho de quien las gobierna. Todo se las permite, menos la sinceridad.
Página 344 - Yo sé escribir y -ajustar una cuenta, sé guisar, sé planchar, sé coser, sé zurcir, sé bordar, sé cuidar de una casa ; yo cuidaré de la mía, y de mi marido, y de mis hijos, y yo me los criaré. Pues, señor, ¿no sé bastante? ¡ Que por fuerza he de ser doctora y marisabidilla, y que he de aprender la gramática, y que he de hacer coplas! ¿Para qué? ¿Para perder el juicio?
Página 417 - Madrid, verle a usted, echarme a sus pies, referirle todo lo ocurrido, y pedirle, no riquezas, ni herencias, ni protecciones, ni... eso no... Sólo...
Página 418 - Aquí no se trata de ningún desliz, señora doña Irene; se trata de una inclinación honesta, de la cual hasta ahora no habíamos tenido antecedente alguno. Su hija de usted es una niña muy honrada, y no es capaz de deslizarse... Lo que digo es que la madre Circuncisión, y la Soledad, y la Candelaria, y todas las madres, y usted, y yo el primero, nos hemos equivocado solemnemente. La muchacha se quiere casar con otro, y no conmigo... Hemos llegado tarde; usted ha contado muy de ligero con la...
Página 157 - En el tiempo de este célebre español todos los aparatos de un autor de comedias se encerraban en un costal, y se cifraban en cuatro pellicos blancos guarnecidos de guadamecí dorado; y en cuatro barbas y cabelleras y cuatro cayados, poco más o menos.
Página 306 - No hay mal que por bien no venga. — Don Domingo de don Blas — El Primer Inquisidor, san Pedro mártir.
Página 298 - IMITACIÓN EN DIÁLOGO (escrito en prosa o verso) DE UN SUCESO OCURRIDO EN UN LUGAR Y EN POCAS HORAS ENTRE PERSONAS PARTICULARES, POR MEDIO DEL CUAL, Y DE LA OPORTUNA EXPRESIÓN DE AFECTOS Y CARACTERES, RESULTAN PUESTOS EN RIDÍCULO LOS VICIOS Y ERRORES COMUNES EN LA SOCIEDAD, Y RECOMENDADAS, POR CONSIGUIENTE, LA VERDAD Y LA VIRTUD

Información bibliográfica