Obras completas de d. Angel de Saavedra, duque de Rivas: Prologo de la ed. de París expósito ... por el Excmo. Señor D. Antonio Alcalá Galiano. El moro expósito. 2. ed

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página xxiii - Con decir esto ha declarado el autor su intento al componer el siguiente poema. No ha pretendido hacerlo clásico ni romántico, divisiones arbitrarias en cuya existencia no cree...
Página 394 - Unos prestes lo tractan, que verlos es pavor, Et tómanlo en las manos sin ningunt buen amor, Sin estar confesados, et aun (que es lo peor) Que tienen cada noche consigo otro dolor.
Página 411 - ... pie firme resuelve el castellano un encuentro esperar ; y en su bravura y en el veloz empuje de su yegua confiado el joven cordobés, no excusa dar una arremetida a aquel escollo, y despreciar el hierro, que relumbra, del mágico lanzón, pues ansia noble de dar fin al combate lo estimula. Se aleja, toma campo, se revuelve, el cuerpo todo con la adarga oculta, tiéndese sobre el cuello de la yegua, la lanza aprieta, y rápido, cual surca el aura leve flecha silbadora, parte derecho del contrario...
Página 227 - Por el alto Dios del cielo, Y en fe que soy vueso fijo, Que os he de facer vengado O me mataré á mi mismo.
Página xi - ... sólo es poético y bueno lo que declara los vuelos de la fantasía y las emociones del ánimo. Todo cuanto hay vago, indefinible, inexplicable en la mente del hombre; todo lo que nos conmueve, ya admirándonos, ya enterneciéndonos; lo que pinta caracteres en que vemos hermanado lo ideal con lo natural, creaciones, en fin, que no son copias, pero cuya identidad con los objetos reales y verdaderos sentimos, conocemos y confesamos; en suma , cuanto excita en nosotros recuerdos de emociones fuertes;...
Página 28 - El muro viene á tierra derribado Cubriéndose de astillas la ancha plaza; Así la mies opima desparece Si el granizo la embiste y la anonada.
Página xxi - Parece imposible semejante omisión en unos escritores a quienes no se oculta que las cosas han llegado a tal extremo, que en muchos teatros de París, y hasta en el llamado por antonomasia francés, largo tiempo santuario del culto clásico, se han representado dramas cuyo argumento ocupa algún tiempo más que un día, y en los cuales varía la escena de Aquisgrán a Zaragoza.
Página 396 - Conventos en la enfermedad de que mueren, por la mayor parte no son libres ni con las calidades necesarias, antes bien muy violentas, y dispuestas con persuasiones y engaños, sin algún consuelo del enfermo que las...
Página 400 - Entran de dos en dos en la estacada, con lento paso y grave compostura, sobre negros caballos, ocho pajes, negras la veste, la gualdrapa y plumas ; después, cuatro escuderos enlutados, y cuatro ancianos caballeros, cuyas armas empavonadas y rodelas con negras manchas que el blasón ocul[tan, y cuyas picas que por tierra arrastran, sin pendoncillo la acerada punta, que son van tristemente publicando de la casa de Lara y de su alcurnia. En un bayo cervuno luego asoma Caleb, vestido con riqueza suma,...
Página ix - ... ha seguido. Sabido es que en nuestros días han nacido en el mundo poético y crítico dos bandos opuestos, que apellidándose el uno el de los clásicos, y el otro el de los románticos, se están disputando el señorío literario y artístico con encarnizamiento y tesón extremados.

Información bibliográfica