Parnaso español: Colección de poesías escogidas de los mas célebres poetas castellanos ...

Portada
Juan José López de Sedano
J. Ibarra, 1768
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 216 - ¡oh fábula del tiempo!, representa cuánta fue su grandeza y es su estrago, ¿Cómo en el cerco vago de su desierta arena el gran pueblo no suena? ¿Dónde, pues fieras hay, está el desnudo luchador? ¿Dónde está el atleta fuerte? Todo despareció: cambió la suerte voces alegres en silencio mudo; mas aun el tiempo da en estos despojos espectáculos fieros a los ojos, y miran tan confusos lo presente que voces de dolor el alma siente.
Página 216 - De su invencible gente sólo quedan memorias funerales, donde erraron ya sombras de alto ejemplo; este llano fue plaza; allí fue templo: de todo apenas quedan las señales. Del gimnasio y las termas regaladas leves vuelan cenizas desdichadas; las torres que desprecio al aire fueron a su gran pesadumbre se rindieron.
Página 378 - Quien quiera se desmande y se desmida, buscando el oro puro y reluciente, y la concha del mar Indo venida. Quien quiera esté cuidoso y diligente, haciendo granjear grandes yugadas de tierra do aproveche la simiente: si con esto se envuelven las lanzadas, las muertes entre hermanos y parientes, y de reyes las guerras guerreadas, ¡huyan de mí los tales accidentes, huyan de mí riquezas poderosas, si son causa de mil males presentes!
Página 216 - Aquí nació aquel rayo de la guerra, gran padre de la patria, honor de España, pío, felice, triunfador Trajano, ante quien muda se postró la tierra que ve del sol la cuna y la que baña el mar, también vencido, gaditano. Aquí de Elio Adriano, de Teodosio divino, de Silio peregrino, rodaron de marfil y oro las cunas.
Página 118 - Despues que por gran rato hubo besado Las religiosas cuentas que llevaba, Con ellas el buen hombre se tocaba Los ojos, boca, sienes y costado. Creció la...
Página 216 - Estos, Fabio, ¡ay dolor! , que ves ahora campos de soledad, mustio collado, fueron un tiempo Itálica famosa. Aquí de Cipión la vencedora colonia fue: por tierra derribado yace el temido honor de la espantosa muralla, y lastimosa reliquia es solamente. De su invencible gente sólo quedan memorias funerales, donde erraron ya sombras de alto ejemplo.
Página 323 - ... do estará in eterno, la voz, cual la de Orfeo poderosa de suspender las furias del infierno y otras cosas que vi quedando ciego, yesca me han hecho al invisible fuego.
Página 221 - ¿qué halló difícil y encubierto La sedienta codicia? Turbó la paz segura Con que en la antigua selva florecieron El abeto y el pino, Y trájolos al puerto, Y por campos de mar les dió camino. Abrióse el mar y abrióse Altamente la tierra, Y saliste del centro al aire claro, Hija de la avaricia, A hacer á los hombres cruda guerra.
Página 302 - En don LUIs DE GÓNGORA os ofrezco un vivo raro ingenio sin segundo; con sus obras me alegro y enriquezco no sólo yo, mas todo el ancho mundo. Y si, por lo que os quiero, algo merezco, haced que su saber alto y profundo en vuestras alabanzas siempre viva contra el ligero tiempo y muerte esquiva.
Página 153 - ¿Quién procura que se aleje del suelo la gloria vana? ¿Quién, siendo toda cristiana. tiene la cara de hereje? ¿Quién hace que al hombre aqueje el desprecio y la tristeza? La pobreza.

Información bibliográfica