La biblioteca popular de Buenos Aires, Volúmenes28-30

Portada
Imprenta del MERCURIO, 1880
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 160 - Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda.
Página 191 - ¿No ves cuando acontece turbarse el aire todo en el verano? El día se ennegrece, sopla el gallego insano, y sube hasta el cielo el polvo vano; y entre las nubes mueve su carro Dios ligero y reluciente, horrible son conmueve, relumbra fuego ardiente, treme la tierra, humíllase la gente.
Página 163 - ... de la hambre, porque no lo gozaba con la libertad que lo gozara si fueran míos; que las obligaciones de las recompensas de los beneficios y mercedes recebidas son ataduras que no dejan campear al ánimo libre.
Página 209 - Para ser, pues, original en el buen sentido, no hay que afanarse mucho ni poco en decir y pensar cosas raras. Basta con pensar, sentir y expresar lo que se piensa y se siente, del modo más sencillo. Entonces sale retratada el alma del que escribe en lo que escribe; y como el alma es original, original es lo escrito.
Página 164 - Sancho — : sólo entiendo que en tanto que duermo, ni tengo temor, ni esperanza, ni trabajo, ni gloria; y bien haya el que inventó el sueño, capa que cubre todos los humanos pensamientos, manjar que quita la hambre, agua que ahuyenta la sed, fuego que calienta el frío, frío que templa el ardor, y, finalmente, moneda general con que todas las cosas se compran, balanza y peso que iguala al pastor con el rey y al simple con el discreto.
Página 195 - Adornando de bárbaros trofeos El Capitolio, conduciendo atados Al carro de marfil reyes adustos Entre el sonido de torcidas trompas Y el ronco aplauso de los anchos foros, La que dio leyes á la tierra, horrible Noche la cubre, pereció. Ni esperes Del antiguo valor hallar señales.
Página 162 - ... limpiárselos! ¡Miserable de aquel, digo, que tiene la honra espantadiza, y piensa que desde una legua se le descubre el remiendo del zapato, el trasudor del sombrero, la hilaza del herreruelo y la hambre de su estómago!
Página 161 - ... pero con todo eso no es tanta que no coma, aunque sea un poco más tarde de lo que se usa aunque sea de las sobras de los ricos, que es la mayor miseria del estudiante, esto que entre ellos llaman andar á la sopa...
Página 258 - Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo: si de este mundo fuera mi reino, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los Judíos: ahora, pues, mi reino no es de aquí.
Página 195 - Restos que el tiempo, a cuya fuerza nada Resiste, quiso perdonar ! Alumno Tú de las Musas y las artes bellas. Oráculo veraz de la alma historia, ¡Cuánta doctrina al afluente labio Dieras, y cuántas, inflamado el numen, Imágenes sublimes hallarías En los destrozos del mayor imperio ! Cayó la gran ciudad...

Información bibliográfica