Imágenes de páginas
PDF
EPUB

PRÓLOGO

s por demás probado el hecho que

cita D. Marcelino Menéndez

Pelayo, referente, á que quien por vez primera escribe, el asunto sobre que fija su mirada, suele ser por regla general la historia del pueblo donde vió la luz primera; esto que leí en el gran maestro, lo he visto repetidas veces comprobado no ya sólo en algu

nas obras impresas y manuscritas que he hojeado, sino en la corriente seguida por varias personas por mí conocidas en distintos viajes; la inmensa mayoría de los que por sus aficiones se dedican á emborronar cuartillas y á llenar con su pluma viejos cuadernos, salvo raras excepciones, escriben acerca de el pueblo donde nacieron,

como es natural, con tendencia á realzar la im. portancia que la localidad descrita ha tenido en la historia patria.

Yo que siempre miré esto como verdadera monomanía cuyo origen no acertaba á explicarme y que llegué á tratar con desdén marcado estos escritos por la poquísima ó ninguna importancia que en la mayoría de los casos suelen tener, no ya sólo para la historia general del Reino, sino ni siquiera para la región á que el pueblo historiado pertenece, al tratar de escribir mi primer libro, sugestionado por esa misma corriente se me ocurrió, como á tantos otros, el escribir algo referente á la ciudad donde nací.

Al conocer los inconvenientes que en sí tienen estas historias locales á que me refiero, la poca importancia que revisten, los datos harto ridículos que

á veces consignan para rellenar lagunas y las falsedades que encierran en cuantas ocasiones el historiador haciendo caso de consejas y leyendas da como ciertos hechos que jamás sucedieron, cuando no se inventan relatos de cosas estupendas para salir más cómodamente del paso,

, quise separarme de esa corriente seguida y buscar para mi escrito un asunto que lejos de enumerar hechos у más hechos, batallas, pactos, etc., que tiendan á demostrar a la posteridad el heroismo, abnegación, sufrimientos y amor patrio de nues.

tros antepasados, cosas harto sabidas, refleje la organización, costumbres, legislación particular, magistraturas y otros interesantes datos que es preciso conocer, para fundadamente afirmar que sabemos la manera de ser de un pueblo; que poseemos su verdadera historia.

El asunto por mí elegido y que he empezado á estudiar, son las ORDINACIONES MUNICIPALES DE ZARAGOZA DURANTE LA EDAD MEDIA; mi deseo sería el poder presentar un acabado trabajo del régimen ó gobierno municipal de la Ciudad durante el periodo de referencia y no ya sólo esto, sino el estudio comparativo de este régimen de la capital de Aragón, con el de otras ciudades del antiguo reino y aún de fuera de él, pero esto no es posible hacerlo por ahora: para dar tal avance en materias desconocidas como la presente, hay que contar con mucho tiempo y constancia y con más documentos, ya que no soy yo el llamado á decir ni inventar, sino que serán los pergaminos y papeles los encargados de despejar las incógnitas que se tratan de resolver.

Entiendo pues que debo comenzar presentando materiales tras materiales, hasta tener reunida la colección completa de ordinaciones у documentos necesarios para estudiar con ellos el gobierno municipal de una ciudad durante la

época

medioeval; tras estos, los de otra localidad у

así sucesivamente hasta tener reunidos todos los materiales, estudiarlos después separadamente; y en último término, presentar la labor de comparación que habrá de ser el final más completo y luminoso.

Este inmenso trabajo, suficiente para la vida entera de un hombre que llegue á viejo, me prometo continuarlo hasta donde pueda: todo consistirá en que vea alguna aceptación en mi modesta labor, aceptación que me indique que voy bien por el camino emprendido; buena voluntad, deseos de trabajo y materiales, no faltan y si bien es verdad que se encuentran algunos vacíos para explicar ciertos extremos, confío en que la constancia y la labor harán mucho y no desmayo de ir encontrando cada vez más documentos desconocidos, que dando nueva luz, ayuden a subsanar las faltas y den la clave para la completa exposición de los estudios.

Este es mi criterio, estas mis aspiraciones y deseos: como primer paso me limito á presentar los materiales para el estudio de las ordinaciones municipales de la Ciudad de Zaragoza durante la Edad Media; más adelante iré presentando idénticos materiales para el conocimiento del gobierno municipal de otras poblaciones, que serán siempre aragonesas, mientras de Aragón

encuentre materiales; y cuando terminada quede esta primera parte, me dedicaré á estudiar cada ordinación con el mayor detalle posible, y terminaré mi trabajo con el estudio comparativo de unas y otras, marcando analogías, señalando diferencias y dando el porqué de cada modificación ó reforma que quedará estudiada.

Invitado por mi querido maestro y decano D. Eduardo Ibarra y Rodríguez á colaborar en la publicación que con tanto acierto dirige: DocuMENTOS PARA EL ESTUDIO DE LA HISTORIA DE ARAGÓN, no pude menos de corresponder al inmerecido honor y atención que se me dispensaba aceptando el último puesto y disponiéndome á secundar sus hermosas iniciativas hasta allá donde lleguen mis pobres fuerzas: bueno es imitar a los que trabajan y trabajar con entusiasmo, ya que este y no otro es el camino

por debemos marchar: quien con ilusión y constancia trabaja, es indudable que tarde o temprano llega á recoger el fruto de sus esfuerzos.

el que

« AnteriorContinuar »