Poesias escogidas: dadas á luz

Portada
imp. de Noguér y Manté, 1841 - 206 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 38 - Dame ya, sagrado mar, a mis demandas respuesta, que bien puedes, si es verdad que las aguas tienen lengua; pero, pues no me respondes, sin duda alguna que es muerta, aunque no lo debe ser, pues que vivo yo en su ausencia. Pues he vivido diez años sin libertad y sin ella, siempre al remo condenado, a nadie matarán penas".
Página 27 - Trescientos Zenetes eran Deste rebato la causa; Que los rayos de la luna Descubrieron las adargas; Las adargas avisaron A las mudas atalayas, Las atalayas los fuegos, Los fuegos a las campanas; Y ellas al enamorado, Que en los brazos de su dama Oyó el militar estruendo De las trompas y las cajas.
Página 139 - ... y ríase la gente. Pues Amor es tan cruel que de Píramo y su amada hace tálamo una espada do se junten ella y él, sea mi Tisbe un pastel y la espada sea mi diente, y ríase la gente.
Página 5 - ... encomendando al viento, sus rubias trenzas, mi cansado acento. El viento delicado hace de sus cabellos mil crespos nudos por la blanca espalda. y habiéndose abrigado lascivamente en ellos, a luchar baja un poco con la falda. donde, no sin decoro, por brújula, aunque breve, muestra la blanca nieve entre los lazos del coturno de oro ; y asi, en tantos enojos, si trabajan los pies, gozan los ojos.
Página 15 - Baya, dorado sol, orna y colora del alto monte la lozana cumbre, sigue con agradable mansedumbre el rojo paso de la blanca aurora, suelta las riendas a Favonio y Flora, y usando al esparcir tu nueva lumbre tu generoso oficio y real...
Página 30 - Triste camina el alarbe, y lo más bajo que puede ardientes suspiros lanza y amargas lágrimas vierte. Admirado el español de ver cada vez que vuelve que tan tiernamente llore quien tan duramente hiere, con razones le pregunta comedidas y corteses de sus suspiros la causa, si la causa lo consiente. El cautivo, como tal, sin excusarlo, obedece, ya su piadosa demanda satisface desta suerte: "Valiente eres, capitán, y cortés como valiente; por tu espada y por tu trato me has cautivado dos veces.
Página 139 - Y ríase la gente. Pues Amor es tan cruel Que de Píramo y su amada Hace tálamo una espada, Do se junten ella y él, Sea mi Tisbe un pastel, Y la espada sea mi...
Página 38 - ¡Oh sagrado mar de España, famosa playa serena, teatro donde se han hecho cien mil navales tragedias ! Pues eres tú el mismo mar que con tus crecientes besas las murallas de mi patria, coronadas y soberbias, tráeme...
Página 14 - Ilustre y hermosísima María, mientras se dejan ver a cualquier hora en tus mejillas la rosada Aurora, Febo en tus ojos y en tu frente el día, y mientras con gentil descortesía mueve el viento la hebra voladora que la Arabia en sus venas atesora y el rico Tajo en sus arenas cría...
Página 33 - Anda con Dios, sufre y ama, Y vivirás si lo hicieres, Con tal que, cuando la veas, Pido que de mí te acuerdes.

Información bibliográfica