Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Tes y Occidentales, Islas y tierra firme del Mar Océano, Archi-Duque de Austria, Duque de Borgoña , de Brabante, de Milán , de Atenas y Neopatria , Conde de Abspurg , de Flándés de Tirol, de Barcelona, de Rossellon y Ceritania, Marques de Oristan, y Conde de Goceano. Kabiendo la Universidad de la Ciudad y parte del dicho nuestro Reino de Mallorca y naturales dél, servido á los Serenísimos Reyes de Aragon nuestros predecesores , con grandes sumás de dineroz en las necesidades de guerra y otras que se ofrecier rón, tomando la mayor parte del á censal de los vecinos de nuestra Ciudad de Barcelona, y del dicho Reino de Mallorca, obligando con cláusulas rigurosas sus personas y bienes, y por los infortunios que sucedieron en dicho Reino, á los naturales dél, esterilidades y otros casos adversos valido tan poco los drechos del dicho Reino, y venido á tanta, pobreza y necesidad, que no pudiendo pagar las pensiones de dichos censales, les fueron hechas por los acreedores censalistas, y en partieular por los de la dicha Ciudad de Barcelona, tantas rejecaciones en sus personas y bienes , descomulgándoløs","V tomándoles sus bajeleş y mercaderías, que con ellas enviaban 'á Cataluña , y haciéndoles grandes costas. Que viéndose muy apretados, estuvieron en término de dejar sus casas y haciendas, y irse por el mundo, sino que inspirados de nuestro Señorcacordaron de hacer una concordia con tos Acreddores censalistas del Reino de Mallorea , por donde Hoy día se hajna el Contrato Santo, hecho en 27 de Mayo del'unio de 1405, en que concordaron, que entregasen en manos de los acreedores y todos los derechos, sisas é imposiciones que la dicha Universidad recibia, y que ellos nombrasen' un Clavario, el cual cobřase todos los dichos derechos lydellos; pagasę primero a los sacreedores de Barcetona les pensiones de sus censales , y lo que cobráse a se distribuyesés entre los acreedores censalistas de Mallorca, á sueldo'y libra, como se hizo muchos años , con que se libraron de las dichas molestias, y suoediendo por discurso de tiempo que crecieron los dichos derechos y disminuyeron las pensiones por las reducciones que se hicieron de los censales, con consentimiento de los acreedores, de manera que sobraba alguna suma y cantidad de dinero, suplicaron al Serenísimo y Católico Rey D. Fernando, nuestro Rebisabuelo, que mandase disponer y ordenar, que la resta de dichos derechos, pagadas primero las pensiones se consuiniese 'en desempeño y-luision de los censales, como se mandó con su Real Pragmática,, hecha en Granada á 26 de Agosto del año 1499. Ordenando en ella muchas cosas concernientes al buen gobierno de aquel Reino, y en par: ticular lo que toca a la conservacion del dinero de la Con signacion. Y porque de algunos años á esta parte ha habido grandes abusos en la distribucion de dicho dinero, tomando con deliberacion del Grande y General Consejo las cantida, des á ellos bien vistas, con título de socorrer las necesida des comunes de dicho Reino, contradiciéndolo los Sindicos Clavarios y Consejeros de la parte forana ,:(si bien su cont tradiccion no fué oida) por ser ellos la menar parte del Cons sejo general, y que esta ha venido á crecer tanto, que en lugar de desempeñar, se han cargado nuevos censales, de suerte que no se guardar lo que tan -santamente, se ordena por el dicho Rey Católico, iyr lo que tanto conviene para el bien público, paz y quietud de aquel Reino, sobre lo cual los de la parte forana diversas veces 'acudieron a la Magestad del Rey D. Felipe mi Señor y Padre, que haya gloria, para" que lo mandase reinedier y proveer de mat nera que cesase lostá desórden , y 'suMagestad mando al Lugar Teniente geperal de dicho Reiņo, que oicas amÞas partes, y sus razones puestas por, eserito, asistiendo á ello el Regente, la Real Chancillería, Tas enviase juntamente con su parecer, como lo ha hecho, y, habiéndose visto, todo con particular cuidado y mirado y considerado yło-que mias conviene abrservicio de Dios y nuestro buen gobiert no del dichos Reino, paz y quietud de los naturales dély con acuerdo y parecer de los del nuestro, S. s. y Real Consejo que cabe nos reside, habemo& mandado hacer est tațuirúy ordenafdas Pràginátidagi Sancion; del tonor; sig guienteoroivis 52 91p escoi9911hr esl 100 29001_nyi asl 101

para los

Primeramente ordenamos y mandamos, que del dinero de la Consignación, se paguen y hayan de pagar de hoy en adelante, ante todas cosas las pensiones de los censales que están cargados sobre ella, y mas que para los gastos ordinarios y estraordinarios del Reino, se tomen diez mil libras, y doce mil para la fábrica y fortificacion dél, 6 ó otra tanta cantidad como la que nos mandamos pagar

cada año para dicha fortificacion, y las diez mil libras dichos gastos ordinarios y estraordinarios, comunes y generales del dicho Reino, se tomen en una ó muchas veces en la forma acostumbrada , con deliberacion del Grande y General Consejo, voluntad de acreedores, y decreto de nuestro Lugar Teniente y Capitan general, y Real Audiencia del dicho Reino , y en caso que no bastase la dicha cantidad

para

las necesidades comunes y generales, lo

que faltare , se pague y haya de pagar por Talla en la forma acostumbrada, y como se hacia antes que se tomase el dinero de la Consignacions, que se socorrian las necesidades comunes del dicho Reino, y mandamos que no se pueda llegar al dinero de la dicha Consignacion por ninguna via ni manera, sino

para

dichas dos sumas, y para la provision de los Trigos en la forma que en otro capítulo se contiene, aunque concurra deliberacion del Grande

у General Consejo, y el consentimiento de los acreedores, decreto de Virrey y Audiencia, quitando el poder para proponerlo a los Jurados, y á dicho Consejo para determinar y deliberarlo, y á mi Lugar Teniente general y Real Audiencia para decretarlo, anulando todo lo que en contrario de esto se hiciere, á mas de las penas infraescritas, que incurrirán los que lo harán, y queremos que de dichas diez mil libras se paguen los salarios que el Reino debe a los Doctores de nuestra Real Audiencia, como se contiene en la Pragmática hecha sobre la institucion de la dicha Audiencia, y todo lo que sobrara de dicha Consignacion, pagadas las pensiones y las sobredichas dos cantidades, se convierta y deba convertir en desempeño y luicion de los censales que paga y debe la dicha Universi

2.

dad, y no otra cosa; declarando que las doce mil libras, ó lo que se tomare cada un año para la fábrica y fortifi-, cacion del dicho Reino, acabándose ó cesando į se haya, tambien de einplear en desempeño de dichos censales, y no en otra cosa, á fin que con todo efecto se rediman los censales que dicha Universidad hace.

Item ordenainos y mandamos, para que con mas brevedad se haga el desempeño de dichos censales; que se vuelvan á la Consignacion los derechos que el Grande y General Consejo en los tiempos pasados redujo y quitó , en la forma y manera que estaban antes de la reduccion, y que se quitasen, y son los reducidos los siguientes. El derecho de la Mulija, de la Gabella de la Sal, Sisa de las Carnes, Imposicion de Talla, Quinto del Vino, y el derecho quitado es el del Trigo de la piedra , quitando la facultad al Consejo general, que de hoy adelante no pueda reducir, ni quitar los dichos derechos, ni los otros aplicados, á la dicha Consignacion, so decreto de nulidad y pena infraes crita, 3.

Item ordenamos y mandamos, para facilitar la dicha luicion de dichos censales., que los Jurados y Consejo general estén tenidos y obligados á tomar á censal de todas las personas que les quisieren dar, á cinco sueldos menos por ciento, de los que la Universidad del dicho Reino responde, y los precios dellos luego vacíen en los quitadores universales, los cuales los conviertan en luiçion de los cen, sales cargados sobre dicha Gonsignacion por mayor precio, y estos que tomaren á cinco sueldos menos, no los puedan luir y quitar, hasta los de mayor precio estuvie, ren redimidos, y asi mismo sean tenidos tomar á censal de los que quisieren dar, remitiendo y perdiendo la metad de la primera paga ; pues todo ello redundará en beneficio y aumento de la Consignacion, para que con mas brevedad se rediman los censales.

4. Item por cuanto se ha visto por esperiencia, que en ninguna cosa habido mas mala administracion que en los trigos que se compran' para provision del Reino, dentro y

hasta que

fuera dél, de que ha recibido grandísimo daño la Consignacion, por haberse valido de los dineros della de algunos años á esta parte, en grandes sumas y cantidades, y no haber vuelto la mayor parte dellas, á la dicha Consignacion, de donde ha procedido, que no solo no se han luido los censales; pero se han tomado de nuevo, cargándolos sobre dicha Consignacion , lo que tiene mucha necesidad de remedio, porque de otra manera vendria á imposibilitarse la luicion de dichos censales' y cargarse el Reino , de manera , que quedase para siempre destruido y perdido ; queriendo proveer de conveniente remedio , y dar forma , como el dinero que se tomare de la Consignacion para provision de los trigos , vuelva á ella enteramente sin perderse cosa alguna. Por tanto, ordenamos y mandamos, que el Grande y General Consejoy siempre que se hubiere de hacer provision de trigos para el Reino, resuelva y delibere la cantidad que fuere menester para ello, y aquella se tome del dinero de la Consignacion si le hubiere , y sino á censal, cargándole sobre la Corisignacion, concurriendo primero en ello la voluntad de los acreedores y decreto del Virey y Real Audiencia , como hasta aqui se ha acostumbrado , y determine tambien el Grande y General Consejo, si se hubieren de nombrar Síndicos para enviar á hacer la provision de los trigos, y en caso que lo resolviere, se nombren dos , uno de la ciudad y otro de la parte forana, y tambien el dicho Grande y General Consejo nombre por el tiempo y

que le pareciere (con que no sean mas que tres), personas legales é inteligentes , en Administradores del dicho trigo , cuatro ó seis iguales en número de la ciudad y parte forana', es a saber ; dos ó tres de la ciudad, y otros tantos de la parte foranà , haciéndoles prestar muy buena é idónea caucion, y con idóneas y legales fianzas, á contento de dicho Grande y General Consejo , y no aprobando la caucion el dicho General Consejo, y pretendiendo los Administradores que es idónea, se acuda y deba acudir al Virey y Real Audiencia , y que se esté y deba estar á lo que ellos determinaren, y llegado el trigo á la

años

« AnteriorContinuar »