Imágenes de páginas
PDF
EPUB

al Gobernador del Castillo de Monjui Coronel Don Juan Desvalls por el de la propia clase Don José Ortega.

Como mi mando, segun la Constitucion, se reduce solo a la parte militar, y sobre las tropas que componen el egército de este Principado, mis disposiciones no han escedido de esta esfera, y no me separaré de esta marcha, mientras circunstancias estraordinarias no obliguen á adoptar otras medidas, y sobre todo hasta aguardar la resolucion del Rey.

El Capitan General de egército Don Francisco Xavier Castaños permanece en esta Ciudad, habiendose mudado del Palacio que habitaba, por haberme significado él mismo era conveniente en las circunstancias actuales.

Tengo la dulce satisfaccion de participar á V. E. que en medio de las agitaciones y ocurrencias en los dias Viernes y Sabado en que un inmenso pueblo se hallaba reunido en los parages públicos de esta Ciudad, no ha ocurrido herida ni insulto contra las personas de los habitantes ni empleados ; mas no debo tampoco ocultar á V. E., que en el referido dia 10, deseoso el pueblo de libertar á los presos que se hallaban en las cárceles de la Inquisicion, se arrojó con furia á la Casa donde se hallaba establecido este tribunal, y abriendo con violencia las puertas de las prisiones, les dió libertad : y como no es facil en la multitud, proceder con toda aquella calma que es de desear, dislocaron parte del Archivo y algunos procesos, pero sin haber ofendido en sus personas á los Ministros y dependientes del tribunal. Al mismo tiempo á instancias del pueblo, ordenó el Capitan General poner en libertad a todos los que por opiniones y causas leves, se hallaban presos en la ciudadela y otros parages.

En el dia de ayer he recibido la noticia de haberse publicado la Constitucion con el mayor sosiego y armonía en la Plaza de Tarragona, y erigidose las Autoridades Constitucionales, y por estraordinario que recibo hoy, consta que otro tanto ha acontecido en Gerona, segun se instruirá V. E. por la adjunta copia. Igual operacion y con el mismo orden se verificó ayer en Mataró.

En Gerona el pueblo ha obligado á renunciar el mando al General Gobernador Don Juan Jose García de Velasco, y ha nombrado al Brigadier Don Guillelmo Minali, para sucederle, segun demuestra el citado parte.

En Tarragona tambien dispuso la guarnicion de acuerdo con el pueblo, el arrestar en sus casas al Gobernador, Marqués de Zambrano, al Teniente de Rey de la Plaza, y al Brigadier Don Pedro Gaztelu, Coronel del regimiento de Aragon, pero en virtud de la orden de S. M. de 9 del corriente, en que se manda poner en libertad á todos los individuos

que

estén presos por opiniones, mandaré se les dé.

Igualmente en Mataró, el pueblo ha manifestado á su Gobernador, que con arreglo á Constitucion no le correspondía tener el mando militar, y le ha obligado á separarse de él.

Impelido del deber en que he sido constituido por el cúmulo de las estraordinarias circunstancias que llevo referidas, hago á V. E. esta manifestacion, para que se sirva elevarla á noticia de S. M., acompañada de mis humildes respetos, y de la mas solemne protesta de que ni he dado si quiera un paso, para que se me revistiese del encargo que estoy egerciendo, ni aspiro á conservarlo, ni obtener otro destino que aquel que se me designe por S. M., en el cual pueda serle util, asi como á mi Patria.

Y deseando que V. E. me comunique las órdenes que fuesen mas del Real agrado, para que me sirvan de norte en mis operaciones, quedo en continuarle mis partes de cuanto ocurra. Dios guarde á V. E, muchos años.

PEDRO VILLACAMPA. Barcelona, 13 de Marzo de 1820. Exmo. Señor Secretario de Estado y del

Despacho de Guerra.

2. Otro parte del General Villacampa. Exmo. Señor, En la noche de ayer, á tiempo que estaba tratando de diversos particulares con el Gefe Político, se presentaron en su casa multitud de personas, tanto militares como paisanos, manifestando unánimemente, que era conveniente se arrestase, é hiciese salir de esta Ciudad al Capitan General Don Francisco Javier Castaños, y aunque procuré con los mejores medios conciliar los ánimos del mejor modo posible, se repitieron tanto las instancias, y de tal forma, que fue indispensable determinar su salida, temeroso de mayores males, que, segun los ánimos y palabras que se prorrumpieron, hubieran ocurrido.

En consecuencia, y habiendoselo hecho saber al referido General donde quería marchar, manifestó que á Castilla, pasando por Aragon; y en efecto, esta mañana á las cuatro de ella ha marchado en la indicada direccion, habiendosele dado una escolta de un Oficial y catorce soldados, que acompañen su persona por el camino, y lo liberten de todo insulto.

Me es muy sensible este acontecimiento, pero no he encontrado otro medio de acallar los ánimos, y aunque querian que tomase providencias iguales con otras personas, me he desentendido, manifestando que no era de mi atribucion, segun la Constitucion, el entender en estas medidas, para evitar todo compromiso que pudiera ser desagradable á S. M. Dios guarde á V. E, muchos años.

PEDRO VILLACAMPA. Barcelona, 14 de Marzo de 1820. Exmo. Señor Secretario de Estado y del

Despacho de la Guerra.

3. Parte del Gobernador de la Plaza de Gerona.

Exmo. SEÑOR, Desde que llegó la posta de esa Capital anunciandose por varias cartas, que en ella se había publicado la Constitucion Política de la Monarquía Española, solemnemente sancionada y publicada en Cadiz en Marzo de 1812, manifestaron los militares y el pueblo su decidida voluntad de que se publicase en esta Plaza, y circulase por todo el Corregimiento; sus aclamaciones poco escuchadas por el Gobernador militar y político, que le ponian por momentos mas impaciente, exigian una pronta y egecutiva providencia. Juntaronse todos los militares (á escepcion del Teniente de Rey y Comandante de Artillería) el cuerpo de nobleza, Colegios, y Gremios por medio de sus pro-hombres, asistiendo el Alcalde mayor de la Plaza, y Don Francisco Calvet y Rubalcava, que fueron llamados en clase de consultores, y por primera diligencia me nombraron Presidente de la Junta, y por Secretario al Ayudante mayor de la Plaza Don Jose García. En seguida resolvió la Junta que se depusiese al Gobernador del mando militar y político, el que me fue conferido en calidad de interino, y mientras que V. E., ú otra Superioridad competente no dispone otra cosa, acepté el mando y estoy egerciendo ambas funciones. La Constitucion queda publicada por bando general, con toda la solemnidad posible á la premura de las circunstancias. Progresivamente se darán las órdenes convenientes, y cuando haya mas oportunidad de tiempo, remitiré á V. E. copia de las actas. Tengo la satisfaccion de asegurar á V. E., que en todo ba reinado inesplicable tranquilidad, orden y regocijo. Dios guarde á V. E. muchos años.

GUILLELMO MINALI. Gerona, 12 de Marzo de 1820. Exmo. Señor Capitan General, y Gefe Superior

Politico del Principado de Cataluña.

4. Proclama del Gefe Superior Político del Principado de

Cataluña.

CATALANES: Con el entusiasmo propio de vuestro noble caracter, y con la moderacion que os distingue, os habeis pronunciado en este dia por la Constitucion Política de la Monarquía Española, sancionada en Cadiz por sus legítimos representantes, y publicada en 19 de Marzo de 1812. La Nacion toda os acompaña en esta gloriosa resolucion, y ya nos vemos otra vez bajo el suave imperio de unas Leyes que establecieron los Padres de la Patria, al mismo tiempo que los heroicos guerreros sacrificaban sus vidas por la independencia Nacional. El consentimiento público me ha puesto á vuestra cabeza en esta crisis memorable, y es preciso que yo corresponda con todas mis fuerzas á tan honorífica confianza. Para llevar adelante la empresa que hemos comenzado, debemos todos trabajar unidos, y seguir la misma senda de la justicia y de la virtud. No nos proponemos otra cosa, sino el restablecimiento de nuestras Leyes fundamentales, las cuales prescriben el respeto mas profundo á la Santa Religion de nuestros Padres, y la mas acendrada lealtad al legítimo Monarca que ellas nos han dado. Nosotros no pretendemos substraernos de la obediencia del Rey por quien dimos tantas pruebas de valor en la sangrienta lucha de seis años. Solo queremos el gobierno de las Leyes bajo la potestad Real, lo mismo que nuestros vecinos los Aragoneses, y que lo restante de la Nacion. Para ver satisfechos nuestros deseos, necesitamos dar todas las pruebas mas eminentes de patriotismo y de virtud. El amor al orden debe ser nuestra divisa en estas circunstancias estraordinarias. Para dictar las providencias convenientes al establecimiento de la Constitucion Política que hemos jurado, y para arreglar el gobierno de esta Capital y Provincia, tengo convocada una Junta general de autoridades y personas notables, en la que con el tino y madurez correspondiente, se decidirán los puntos que convengan á vuestro bien y felicidad. Mañana mismo se publicará, á las tres y media de la tarde, solemnemente la Constitucion Política en el gran balcon de la Casa-Lonja. La premura del tiempo no permite un ostentoso aparato, pero todo lo suplirá la rectitud y cordialidad de nuestros sentimientos fraternales. La Nacion Española acaba de dar un paso que hará su renombre inmortal entre los pueblos de la Europa, y la virtuosa, la constante, la intrépida Cataluña, debe distinguirse entre todas las Provincias

G

sus hermanas, por su patriotismo ilustrado, su fidelidad al Monarca legitimo, y su puntual obediencia á las Autoridades establecidas.

Como Gefe Superior Político y Capitan General de este Egército y Principado,

José de CASTELLAR. Barcelona, Marzo 10 de 1820.

N° XIV.

Sucesos del 10 de Marzo de 1820 en Cadiz.

Parte del Capitan General del Departamento de Cadiz.

Exmo. SEÑOR, En los dias últimos, mis infinitas ocupaciones no me han permitido dar parte á V. E. de las estraordinarias occurrencias acaecidas en ellos. Antes de ayer, con motivo de haber recibido por distintos conductos, repetidos avisos de que en la Escuadra se notaba alguna inquietud, producida

por la variedad de noticias funestas que se habian esparcido sobre el estado de algunas Provincias, pasé un oficio al Comandante general de ella, encargandole cuidase de que no se alterase el orden, y que por un momento desgraciado perdiese la marina la reputacion que había adquirido por su prudente y sabia conducta, siendo mi idea que se ganase tiempo, para dar lugar á que se desvaneciese el fundamento que ocasionaban los deseos del trastorno, con el desengaño que era inmediato. El pueblo se hallaba en el mismo estado de fermentacion, y todo amenazaba una revolucion espantosa ; se decía que la guarnicion de esta Plaza estaba decidida á la subversion, y

dudar de esta verdad. En momentos tan críticos llegó á mi casa morada el General en Gefe del egército reunido Don Manuel Freire, que con iguales noticias que las que yo tenía, venía con ánimo de desvanecer con su presencia los males que se temian; se impuso de mi determinacion con respecto a la Escuadra, pareciendole bien, y queriendo observar la misma conducta de contemporizar sin oponerse abiertamente al pueblo con una fuerza de que no se podía tener confianza, se comisionaron algunos Oficiales, para que esplorasen las voluntades con sagacidad, pidiendo se dilatase el rompimiento hasta saber el partido que seguia la Nacion toda y recibir órdenes de la Capital, de donde faltaban dos partes ; pero las noticias que aquellos Oficiales adquirieron, y las que se recibieron por otra parte, estaban contestes en que solo se esperaba la

había pocos datos para

« AnteriorContinuar »