Imágenes de páginas
PDF
EPUB

signar aqui la opinion de Mr. Trone de Contu-valece en las tierras altas, fuertes y secas, y re sobre las variedades de la caña dulce. Dice en las montañas. Le aprovechan mucho las asi dicho señor.

lluvias abundantes, y la sequedad le es muy « Aunque á primera vista parece que en la contraria: comienza á perecer á los trece, cacaña no hay diferencias, el estudio y la ob- torce o quince meses; presenta maduros de servacion clara y profunda de esta planta ha veinte á treinta cañutos pequeños, poco hinhecho conocer evidentemente las modificacio.chados, algunas veces derechos y cortos de nes que ha tenido, las diferencias que presen- 1 à 2 pulgadas de largo, de un color amarillo ta, tanto en si misma como en el producto de cetrino, y es muy sensible a las influencias sus funciones, se distinguen claramente, no del otoño. Su jugo es poco abundante, pero da tan solo en las diversas colonias en que la mucho azúcar y de buena calidad: algunas vecultivan, sino tambien en los diversos terrenos ces produce gran porcion de una materia jade cada colonia. Runfio reduce á tres las va- bonosa estractiva, que hace dificil la disecariedades de la caña que ha visto en la India y cion, y se opone á la estraccion del azúcar: todas las toma del color. Los chinos han co-esta materia es mas abundante y dañosa desnocido las diferencias de esta planta, y segun pues de los calores de junio y julio. dicho autor, distinguen dos especies de caña: «La casa de constitucion delicada y buena à la primera llaman tacsio, é incluyen en ella prevalece en las tierras llanas y en las altas, todas las que tienen la corteza delgada; á la con tal que sean muy lijeras: las lluvias muy segunda dan el nombre de gamsio, y compren- abundantes la hacen de mala calidad, y la dede todas las que tienen la corteza gruesa. masiada sequedad la mata. Su cosecha se ha

«Por las observaciones que en las colonias ce á los doce, trece y catorce meses; presenta de América, relativamente a las modificacio- maduros de veinte á treinta canutos, los cuanes que esperimenta la caña, asi del clima, les, segun las circunstancias, son pequeños, del terreno y del cultivo, como de las influen- gruesos, de 3 à 4 pulgadas de largo, poco hincias de las estaciones, del agua, de la seque-chados, frecuentemente derechos, y algunas dad, del aire, de la luz y del sol, puede distin- veces encorvados. Su color es naranjado, y guirse esta planta en caña de constitucion unos rayos de color rojo, un poco oscuro, fuerte y caña de constitucion delicada, notan- anuncian frecuentemente la época de su do tambien en estas dos categorías gradacio- muerte. nes particulares que forman otras tantas sub- «El jngo de esta variedad de caña, es muy divisiones, á las cuales daré los nombres de abundante y de fácil depuracion. En la primacaña de constitucion fuerte en primero, se- vera da mucho azúcar, de no dificil estracgundo y tercer grado: caña de constitucion de- cion. Este azúcar es hermoso y de buena calicada y buena, y cuña de constitucion delica-lidad, y tiene un lijero color de bálsamo. En y

Y da y mala.

el otoño da muy poco azúcar, que no se puede «La caña de constitucion fuerte en primer estraer sino por medio de un fuego moderado, grado, solo prevalece en tierras llanas, francas y aun en este caso, conserva un olor parecido y húmedas. Es la mas vigorosa de todas, seal del pan recien sacado del horno. eleva hasta doce pies, y sus canutos son muy «La caña de constitucion delicada y mala, gruesos e hinchados; nunca tienen mas de 2 o prevalece en las tierras cascajosas, y en las 3 pulgadas de largo; su color es amarillo ce- que se cultivan por primera vez y son muy hútrino. Esta caña vive en América hasta diez y medas: la sequedad le aprovecha, y la abunocho ó veinte meses, en cuya época presentadancia de lluvia le daña, á lo menos para la maduros de cuarenta á cuarenta y cinco canu- elaboracion de la materia azucarada. Ofrece tos. Es muy suculenta, y en jugo da mucho maduros de treinta á cuarenta cañutos, grueazúcar, de cscelente calidad y de fácil estrac- sos de 4 à 5 pulgadas de largo, rara vez hincion.

chados, y casi siempre derechos. Su color es «La caña de constitucion fuerte en segundo amarillo pálido, tirando á veces á verde, y cogrado, tiene los mismos caractéres que la pre- mienza a perecer á los quince, diez y seis y

á cedente, pero no tan perceptibles. Prevalece diez y siete meses. Si jugo es frecuenicmente en las tierras llanas que sou un poco fuertes, y muy abundante y siempre de fácil depuracion. que se dividen fácilmente con la labor: perece en la primavera, despues de una larga seque

los quince ó diez y seis meses, y no tiene dad, produce mucha sal esencial, de fácil esmaduros mas que treinta y cinco canutos, cu- traccion y muy hermosa. yo color es de un amarillo de ámbar. Esta ca- « Despues de haber llovido mucho, partiña es algo sensible a las influencias de las es- cularmente en otoño, el jugo es escaso; contaciones; su jugo es muy abundante, y se se tiene una porcion mas o menos abundante, de ca con mucha facilidad: da mucho azúcar y de un cuerpo mucoso, que no ha podido llegar buena calidad, cuya estraccion es fácil en to- | al estado de azúcar, y que hace muy difícil la do tiempo, y conserva un olor lijero de caña. estraccion del que contiene, sobre todo, cuan

« La caña de constitucion fuerte de tercer do no lo cuecen con el mayor cuidado; rsle grado, tiene los mismos caractércs que las azúcar conserva siempre el olor del pan cuarlı dos precedcntes, pero menos perceptibles. Pre-Idolo sacan del horno,

[ocr errors]

versa,

«Estas dos especies de cañas están algunas las islas Molucas, o á la otra parte del Ganges, reces torcidas, el aire las deja caer fácilmente, al Asia, que particular mente se creyó un tiemy cuando están echadas en la tierra, los puu- po fuese su patria. Asi, pues, casi en ninguna iilos que despues liaremos notar, tienen en la parte de Europa, salvo nuestras costas merisuperficie de los nudos, se desenvuelven y dionales, es posibile cultivar dicha planta, coforman raices.

mo no sea como planta de recrco, entre crisPor estas consideraciones se ve cuánto tales o invernaderos. La caña dulce cs á la importa al cultivador conocer bien la caña, y verdad en ellos uno de sus mas magníficos Ja iendencia de sus funciones comunes y par- ornatos, y crece magestuosamente, desde 10 ticulares, a fin de que pueda usar como un hasta 15 y mas pies de allo. instrumento de los diversos agentes de la ve- Una vez sentadas estas nociones generales, getacion y madurez, para dirigir y ayudar con vamos a entrar en materia dando las esplicaigual conveniencia su accion, asi sobre la ca- ciones que mas indispensables nos parecen, na dulce, como sobre la caña azucarada. para el exacto conocimiento del interesante

Las diferencias que Trone establece entre vegetal que nos ocupa: sus caractéres botánilas cañas de azúcar, nos parece que dependen cos y su vegetacion, los tomamos de Mr. Trodel terreno en que se crian, y del estado del ne de la Conture. aire y circunstancias del cultivo. El labrador inteligente se puede aprovechar de ellas, sin Caractéres botánicos de la caña dulce. esperar de todos los mismos productos. Y á la verdad no se encuentra en ellas mas que una «Es originaria de la India, y no del Nuevo variedad de colores, y que no caracterizan de Mundo como algunos han creido y am escriesenciales estas diferencias. Creemos que las to. Aunque en el Nuevo Mundo florece, los órplantas de caña de constitucion delicada y bue- ganos de la fructificacion están alli privados na, cogidas en una tierra lijera, producirán ca- de algunas condiciones esenciales para la feñas de constitucion fuerte en primer grado, cundacion del gérmen, que por lo tanto es puestas en tierra franca y húmeda, y vice estéril: su reproduccion se hace por estacas, y

de este modo se multiplican prodigiosamente. Anudando ahora el hilo de nuestra inter- La temperatura de la zona tórrida es la que rumpida narracion, continuaremos diciendo, mas le conviene; pero se puede estender a las que se ha querido suponer que la caña tem-templadas hasta los 40° de latitud, y aun mas pranera, era mas susceptible de naturalizarse allá. Considerada esclusivamente como planta con mas facilidad que la especie ordinaria, en se desarrolla en cinco ó seis meses, y florece un clima menos cálido; pero la esperiencia no por noviembre ó diciembre. Cuando la flor ha justificado nunca tales promesas, hechas inuere, muere la planta, cuya existencia es «n diferentes épocas, y por una multitud de mas o menos larga si no florece. hombres especiales, interesados en el progre- «La caña dulce tiene tres jugos diferentes; so de la agricultura.

uno puramente acuoso, otro estractivo y muPero si la razon aconseja que se abandone coso el tercero. La proporcion y calidad de el cultivo en grande de la caña de azúcar, tan- estos dos últimos, depende de una multitud de to en Francia como en Italia, y aun en la ma- circunstancias particulares, cuyo conocimienpor parte de nuestras provincias, resta á los to ilustra mucho sobre los cuidados que el culaficionados de dichos paises el recurso de ha- tivo exige. Compónese ella, como todas las cer tentativa para modificar tal vez un tanto demas cañas, de muchas secciones ó cañutos. su constitucion; empresa, sin embargo, no muy «Cada seccion, señalada esteriormente por fácil

, puesto que la caía se ha encontrado un cordon, se llama nudo o cañuto: cada casiempre la misma en los varios puntos donde into tiene un nudo de dos o tres líneas de esse ha creido haber descubierto que crecia es- pesor, con unos puntitos particulares dispuespontáneamente, y puesto que su cultivo, (ico-ios en triángulos, y formando dos o tres órdesa admirable!) tan antiguo y tan general, nones, de los cuales salen las raices. Se ve en ha producido mas que tres especies, todas tres este nudo un boton algo mas grueso que una inferiores á su tipo, marcha enteramente opues- lenteja, y terminado en punta, el cual contieta á la de todos los vegetales, que el cultivo ne el germen de una caña nueva. A este misperfecciona en muchas especies. La caña de mo nudo sigue un entrenudo, cuya estension es azúcar, por el contrario, es la misma en todos desde una hasta 6 pulgadas, y está terminado los paises, cuando se cultiva en un suelo pro- por una hoja que se estiende a veces hasta 4 fundo y de primera calidad, y al grado de ca- pies. Esta hoja se divide en dos partes por una lor que necesita para cumplir naturalmente y nudosidad particular. La parte inferior, que sin esfuerzos todos los periodos de su exis- nunca tiene mas de un pic de longitud, enlencia. La caña dulce, repetimos, se ha encon- vuelve el tallo que le sirve de silicua. La sustrado siempre idéntica, ora sea natural del tancia esterior se compone de vasos leñosos pais donde se cultiva, ora se haya llevado a muy apretados, y lo interno de vasos unduloMadagascar, á las costas de Coromandel

, å sos, cuya disposicion es tal, que presentan Ceilan, á Bengala, á Siam, al Japon, á Java, á otras tantas capas horizontales, sostenidas á

iguales distancias por otros vasos leñosos que La caña es originaria de las Indias Orientaatraviesau por entre ellos. Las cavidades de les. Desde la antigüedad mas remota conocieestos vasos hexágonos, como los alveolos de ron los chinos el arte de cultivarla y el de eslas abejas, y sin comunicacion entre sí, con- traer su jugo: de esta industria se tuvo notitienen el jugo azucarado.

cia en Europa dos mil años antes que en ella «Los vasos leñosos se dividen tambien á fuese introducida la planta. diversas distancias eu dos partes, de las cuales La caña pasó å la Arabia á fines del sise desvia una en direccion vertical, conservan-glo XIII, cultivose primero en la Arabia Feliz, do la otra la horizontal. Estas últimas forman y de alli pasó á Nubia, al Egipto y á Eliopía. una especie de tabique, y vienen á reunirse en Segun Juan Leoni, ya en 1500 se cultivaun bacecillo, que rompiendo la cortcza, apa- ba la caña en Nubia , en Egipto y en Marruerece en forma del boton que hemos indicado cos, y era considerable el comercio de azúcar en la superficie del nudo, propiamente dicho que se hacia en dichos paises.

«El número de secciones ó caiulos de la A fines del siglo XIV pasó ella á Siria, á caña, llega algunas veces á ochenta.

Chipre y á Sicilia. El azúcar que en todos los «Su cepa o tronco se compone tambien de puntos mencionados se elaboraba, era grasecciones, como el tallo, su longitud es de 6 á siento y negro. 8 pulgadas, corva y terminada en punta á mál- En 1442 hizo don Enrique, regente de Pornera de huso. De ella salen las raices que son tugal, que desde Sicilia se introdujese en la muchas, cilindricas, de 8 à 10 pulgadas de isla de Madera, que él acababa de descubrir. largo á lo mas, y de una linea de diámetro po- Tambien por el mismo tiempo se introdujo en co mas o menos.

Canarias (1). En ambas partes se cultivo con « El tallo, en el tiempo de la cosecha, sc di- gran éxito, particularmente en Madera, que vide en dos partes: la una despojada de ho- era donde el azúcar se elaboraba mejor; pero jas y en la cual se contiene ya formado el esta propiedad no debió de ser duradera, pues, azúcar, tiene áveces hasta cincuenta canutos, to que ya en 1767 no quedaba en dicha ciudad y la otra, á que se da el nombre de cabeza de mas que un ingenio. caño ó cogollo, formada tambien de cañutos Los portugueses fueron tambien los que la de varios tamaños , y cuyas hojas verdes, en introdujeron en la isla de Santo Tomas, donde número de doce á quince, se elevan en dos en 1520 habia setenta ingenios. planos opuestos y en forma de abanico.

En Provenza se hicieron algunas tentativas « De esta cabeza, despues de haberle qui- que no tuvieron éxito por efecto de su tempetado las hojas, se forma el varejon ó estaca, ratura en invierno (2). Tambien se ba cultivade un pie de longitud aproximadamente, el do en España (3), donde aun hay, como asi cual sirve para la plantacion, como despues mismo en Sicilia y en Madera algunosingenios. veremos.

En nuestras antiguas posesiones de Amé«Por último, las raices sonr astreras, fibro- rica se introdujo poco despues del descubrisas y nudosas, y los tallos articulados, lisos y miento de Cristóbal Colon. Pedro Atienza la relucientes.

llevó á la Isla Española, hoy Santo Domin «El cogollose termina en una partícula com- go (4). puesta de muchas y delgadas ramificaciones Tal es la via que la caña de azúcar recorrieque llevan multitud de florecillas blancas y se-ra para introducirse en todas las partes del dosas,

mundo.

Su historia.

De su cultivo (en España.) De tal manera está trazada la historia de la

La caña dulce requiere terrenos cálidos ó caña dulce con la del azúcar, que dificilmente templados; es muy delicada y teme mucho el podriamos hablar de la una sin referirnos á la frio: gústale la tierra jugosa y de buena caliotra. Sin embargo, es de tal importancia la dad porque necesita mucho alimento; pero un planta que en este momento llama nuestra atencion, interesa de tal manera ála agricultu- (1) El irlandós Dillon dice, no sabemos con qué ra, la industria y el comercio, que no podria- motivo, que la caña dulce se traslado desde Málaga á mos pasar silenciosos sobre sus antecedentes Canarias y desde Canarias á Santo Domingo.

2! No está aun bien analizado si la caja dulce, y progresos, aun que no sea mas que para dar criada en paises poco cálidos, carece absolutamente una sucinta idea las nociones mas precisas para de sal esencial ó azúcar, y contiene solo melaza. Lo conocerlijeramente el origen de un articulo que que los esperimentos hechos han hastado para re

cierto es que Deyeux no ha podido cristalizarla, y bajo tantos conceptos afecta de una estremi-traer a los labradores de dichos paises de nuevas prodad á otra todos los paises del mundo conoci- baturas. do. Procuraremos ser lacónicos, en cuanto sea introdujo, aunque es probable que la debamos á los

(3, No sabemos cómo ni cuando, ni por quién se posible, y al efecto estractaremos el articulo árabes. Nos reservamos un párrafo especial para el con que

señor Alvarez Guerra reemplaza en cultivo de la caña dulce en nuestro pais. su traduccion la omision del abate Rozier en asegurar que Alieuza llevó á Santo Domingo la caùa

(4) Ignoramos las razones que tenga Trone para materia de tanta importancia.

dulce.

terreno lijero, estando bien preparado y ester- que esta industria agrícola ha ido sucesiva-
colado, mejora la calidad del fruto, aunque mente de menos á menos hasta llegar al triste
éste no sea tan abundante como cuando el estado de postracion casi completa en que hoy
plantio se hace en tierras de huerta, abonadas se encuentra. ¿Y cómo es cierto, sin embargo,
con mantillo. Prepárase la tierra dándole un que durante la dominacion de los árabes, du-
par de rejas, cruzadas, en otoño, estercolán- rante siglos, floreciera y progresara la misma
dola por noviembre y dándole despues hasta industria, en los mismos terrenos, probable-
otras cuatro vueltas, siempre en direccion mente con menos agua y positivamente no
opuesta, y dividiendo el tiempo de manera que contando con tantos elementos económicos
la última se dé á principios de marzo. Prepa-| como hoy tenemos á nuestra disposicion? A no
rado asi el terreno abren los surcos con arado dudarlo, pues que á la tierra no se la pedia mas
de anchas orejeras y á distancia de una vara que lo que podia dar, porque entonces no se
uno de otro, procurando que sean como de una habia generalizado ann la mania de alterar la
cuarta de profundidad sobre media vara de an- marcha regular de las cosas, la idea de preci-
cho en el foudo.

pitar de aguijonear el paso mas o menos lento,
Una vez concluidas las operaciones prepa- mas o menos rápido que la naturaleza marcó
ratorias, procédese á la plantacion, que debe-á cada cosa de por sí; porque no se queria, en
rá empezar a mediados de marzo, poco mas ó fin, abrazarlo todo de una vez.
menos, segun se presente el liempo. Al efecto No pretendemos por esto, ni mucho menos
se sacan las plantas de la almáciga ó semillero que la manía, que la idea á que aludimos sea
que despues describiremos, se llevan al para- vituperable; todo lo contrario: solo queremos
ge en que deben plantarse (habiendo antes que no se realice, que no se pretenda que el
tomado la precauciou de humedecer el terre- buey ande tanto como el caballo, que la tierra
no) y se recorta la parte superior del vástago, Iloja produzca los mismos artículos y en tanta
procurando que quede el pie como cosa de una abundancia como la tierra fuerte; en una pa-
cuarta de largo. Flecho esto vánse colocando labra, que no se quiera hacer que el olmo pro-
los nuevos por hileras de á cuatro á lo ancho duzca peras.
del surco, quedando la distancia de un palmo Asi, para el plantio de un cañaveral acon-
de hilera á hilera, y regándolas sucesivamente sejamos que, siguiendo el sistema á que hemos
á medida que se van plantando a fin de que se dailo la preferencia, se hagan los surcos a la
siente la tierra.

mencionada distancia; pero que las de las hi-
Otras veces, sin haber antes humedecido el leras sea un poco mayor.
lerreno, se van plantando las hileras, á las mis- Los plantios de caña dulce sin sujetarse á
mas distancias, introduciendo los tallos á cua- ningun sistema periódico, se regarán siempre
tro dedos de profundidad; los dos de los cos- y cuando sea necesario, procurando hacerlo
tados tocando las paredes del surco, y los á tiempo oportuno para evitar que se pierda
otros dos á distancias proporcionadas, á fin de el jngo.
que las cuatro guarden una misma entre sí. Una vez nacida la caña so dará una mano
De este modo se continúa la operacion hasta de caba, cuidando no tocar á las raices, y esta
que concluido de plantar todo el surco se le operacion, alternando con los riegos, se irá
llena de agua.

sucesivamente repitiendo a medida que la
Otros, en fin, hacen esta operacion tendien- planta crece: llegando ella á la altura de media
do simplemente las plantas á lo largo del sur- vara se da en los surcos una vuelta de arado
co y cubriéndolas de tierra, en cuyo caso pue- y se les abona con estiercol pourido, ó con
den aprovecharse los tallos delgados que para polvo de los caminos, si es posible. Los pies
otra cosa no sirven. El primero de los tres mé- de las plantas se van apoleando con la tierra
todos es el mas usitado y el que algunos en que sale del interior del surco, de manera que
lendidos autores aconsejan, como nosotros repitiendo esta maniobra dos ó tres veces,
aconsejamos que se siga, si bien diferimos en cuando ya no se pueda arar, porque las hojas
la distancia que deben ocupar las plantas. de las casas lo impiden, se habrán formado ca-

La caña, ya lo hemos dicho, requiere un ballones de media vara de altos, en cuyo caso,
terreno jugoso, porque necesita y chupa de la no siendo posible ya el riego directo, se intro-
tierra cantidad bastante de sustancia. ¿Cómo, ducirá el agua en la especie de zanja que entre
pues, cualquiera que sea la fertilidad del ter-fila y fila de cañas debe haber resultado. A!
reno, podrá suficientemente mantener el nú- efecto se toman las disposiciones y se hacen
mero de raices que se recarga haciendo la plan-las convenientes represas de agua que las cir-
tacion á las distancias mencionadas? En tal cunstancias y la posicion del terreno permi-
caso, por mas que se diga, ni la calidad del tan y exijan.
fruto puede ser superior, ni muy abundante su Las cañas de azúcar no pueden vivir sin
cantidad. Cierto que tal ha sido el sistema que agua ó sin humedad, o bien es sumamente
en España se siguiera cuando en las provincias pobre su vegetacion, cuando carece de ella; pero
de Valencia y de Granada se esplotaba la caña si durante el verano, pasado San Juan, la rie-
dulce mucho mas en grande que lo que hoy ga la naturaleza y no la mano del hom-
se hace; pero ¿cuáles han sido los resultados?l bre, entonces nace ella con mucho mas vi-
410 BIBLIOTECA POPULAR.

T. VII. 2

gor y es mejor y mas abundante su azúcar. I gundo año, no se regará el campo de raives

Desde mediados de octubre suele empezar viejas hasta que ellas comiencen á brotar á á madurar la caña dulce, cuya cosecha llega últimos de febrero ó principios de marzo. Enhasta diciembre si el tiempo lo permite. La tonces se abren los caballones por ambos lamadurez de la caña se conoce cuando á ama- dos, se escarda, se arrancan todas las yerbas rillear empieza su color verdoso, cuando se adventinas, se riega, y en una palabra, se van cayendo sus hojas inferiores, que se cui- siguen haciendo todas las operaciones que dará de ir retirando, y particularmente cuan- llevamos descritas, teniendo muy presente el do su gusto es suficientemente azucarado. abono de la tierra.

Una vez bien madura la caña, cógese ella, La caña procedente de raiz vieja no crece y se inclina hacia un costado hasta que salta tanto ni es tan abundante en jugo como la o se rompe por la parte que se desea, lo cual que procede de plantio nuevo; pero en camse consigue dando al pie de la caña cierta di- bio es mejor el azúcar que produce. reccion y haciendo con las manos el conve- Terminada la cosecha, árase el terreno, niente esfuerzo, en la parte de la misma que recógense todas las raices, que despues de se juzgue á propósito: otras veces se agarra secas se queman, por via de abono sobre el la caña por cerca de la soca ó raiz y se rom- terreno que se quiera plantar de cañas y el pe de un tirou oblicuo.

campo se dedica á hortalizas trigo u otros veSi asi se quiere, puede dejarse bien cu-getales. Pasados 4 à 5 años puede el mismo biertas las raices en el mismo terreno para terreno plantarse otra vez de cañas dulces. servirse de ellas un segundo año; pero esto En rigor y aunque no lo aconsejamos en no puede ya hacerse para el tercero. Las ca- manera alguna pudiera un mismo terreno renas que no sirven para la fabricacion del azú- plantarse de caños dos ó mas años consecucar, bien sea porque no han crecido lo sufi- tivos, como en América se hace sieinpre. En ciente, por débiles ó por otras razones, cual este caso se emplea abundantemente el ezquiera que sean; siempre que no estén dañü- tiercol para reparar la pérdida de sustancia das se apartan y sirven para el plantio del que la tierra ha tenido y se queman sobre ella año venidero. Con el mismo objelo se cortan los despojos de las canas viejas, que no sirlos cogollos de todas las cañas. Las que están ven para otra cosa, operacion bastante útil á en buen estado aunque rotas se llevarán al la verdad, puesto que calienta la tierra, la ingenio.

divide y la hace muy esponjosa para la planReunidos los cogollos y las cañas de destacion, al mismo tiempo que la dispone para echo, colocanse con la debida separacion, en que la penetre mejor la lluvia y las sales de haces ó manojos, del grueso del cuerpo de las cenizas que sobre ella se dejan, destruun hombre y se atan convenientemente, cui- yendo ademas los insectos y con particularidando de dar una misma direccion a la punta dad las hormigas. La quema convendrá que se de las hojas. Abrese en seguida un hoyo re- baga en un dia que haya llovido un poco y dondo, en una de las estreinidades del mismo que no haga aire. terreno, de una vara de profundidad y del diá- Hemos pasado casi en silencio la parte rémetro necesario en proporciou de los haces lativa á los abonos, a pesar de ser ellos tan que haya que enterrar. Colocados estos en el esenciales en el cultivo de la caña de azúcar, hoyo con la estremidad superior hacia arriba porque desde luego pensábamos dedicarle el y perfectamente igualadas las puntas inferio- pairasto que con el mismo objeto escribió un res, á fin de que todas ellas toquen de lleno entendido autor, refiriéndose á los terrenos de en tierra, apriétanse los haces unos con otros América. Dice asi: se rellenan con la tierra que para hacer el «Los primeros colonos de muchas islas de mismo hoyo se sacara, todas las cavidades América ignoraron sin duda por mucho tiempo que resulten se le sigue echando tierra enci- el arte de los abonos, porque á una tierra nuema hasta que quede cubierto con una capa va y fecunda le bastaba para producir cosechas de una vara de espesor poco mas o menos y abundantes cabarlas lijeramente. Pero á fuerza asi se termina la operacion, no habiendo des- de sacar de ella, sin darle nada, se ha dismipues que hacer mas que regar aquel espa-nuido su fertilidad y ha concluido por quedar cio todos los meses una vez.

estenuada. Ha sido, pues, necesario, como en Es de advertir que cuando el año ha sido el antiguo continente, dedicarse á reparar sus malo, cuando las heladas quemaron el cana- pérdidas. Los escrementos de los animales desveral ó cuando este se perdió por otra causa tinados á diserentes labores, y de los que se cualquiera, se deben dejar las raices en tier- crian para alimentar a los colonos, ofrecen los ra para que sirvan de plantio al siguiente año, principales medios. En los ingenios se hace salvo el caso en que la pérdida haya sido re-uso de mulas y de bueyes, para los cilindros sultado de una ensermedad que afecte a las ó tambores de los trapiches que esprimen el raices.

jugo de las cañas con que se hace el azúcar, Dejando estas sobre el mismo terreno, bien y para acarrear lo que se necesita; se mantie sea por los motivos que acabamos de indicar, nenen tambien algunos carneros para el conbien porque sc quiera aprovecharlas un se- ! sumo del director, capataz y demas empleados

« AnteriorContinuar »