Imágenes de páginas
PDF
EPUB

DIGCIONARIO

DE

JURISPRUDENCIA Y DE LEGISLACION PERUANA.

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]
[blocks in formation]

M. A. FUENTES Y M. A. DE LA LAMA,

annel

mastero

[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors]

FEB 1 6 1935

</0/35

En 1860 habia empezado yo á publicar un DICCIONARIO DE LEGISLACION PERUANA, fruto de largo y complicado trabajo, cuando el ilustrado Sr. Dr. D. Francisco García Calderon trajo de Arequipa su obra con el mismo título y sobre el mismo asunto. El libro del Sr. García Calderon alcanzó, con justicia, el aplauso de las personas que tuvieron ocasion de conocer el manuscrito y, por la poderosa influencia de éstas, la proteccion del Supremo Gobierno que dispuso que se imprimiera el Diccionario por cuenta del Estado, debiendo el autor entregar cierto número de ejemplares, avaluados en bien alto precio.

En presencia de esos hechos, la publicacion de mi trabajo no podia continuar. No podia yo aspirar á competir con un tratadista que tenia en su favor el mérito de la obra, reconocido y recomendado por personas de elevada situacion y que podia ser dada al público en mejores condiciones que cualquiera otra de su especie.

Preciso fuéme, pues, guardar mis manuscritos que, ciertamente, no vieran hoy la luz pública si no hubiesen concurrido, para animarme á ello, algunas favorables condiciones.

Agotada la obra del Dr. Calderon y, por lo mismo, elevadísimo el precio en que, con grande dificultad, se consigue un ejemplar; teniendo yo, especialmente en materia administrativa, muchos trabajos ya hechos y que llenan algunas omisiones que, desde su origen, tuvo el diccionario del Dr. García Calderon; y sobre todo, pudiendo contar con la importantísima colaboracion de mi activo é instruido colega, el Dr. D. Miguel Antonio Lama, he creido que, sin dañar hoy la obra existente

« AnteriorContinuar »