Parnaso español: Colección de poesías escogidas de los mas célebres poetas castellanos ...

Portada
Juan José López de Sedano
J. Ibarra, 1768
4 Opiniones
Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica
Crítica de los usuarios - Marcar como inadecuado

Poesias

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 321 - No sé qué tiene el aldea donde vivo, y donde muero, que con venir de mí mismo, no puedo venir más lejos. Ni estoy bien ni mal conmigo; mas dice mi entendimiento que un hombre que todo es alma, está cautivo en su cuerpo.
Página 162 - ... hueste que en la cama ; sano le aventuró, vengóle herido. Todas matronas, y ninguna dama ; que nombres del halago cortesano no admitió lo severo de su fama.
Página 102 - Qué jarcias te entretejen ? qué ricas banderolas azote son del viento y de las aguas sombra ? En qué gavia descubres del árbol alta copa, la tierra en perspectiva, del mar incultas orlas ? En qué celajes fundas que es bien echar la sonda, cuando, perdido el rumbo, erraste la derrota ? Si te sepulta arena, qué sirve fama heroica ? que nunca desdichados sus pensamientos logran.
Página 230 - Un ángulo me basta entre mis lares," un libro y un amigo, un sueño breve que no perturben deudas ni pesares.
Página 79 - ... colocados, por quien los alemanes el fiero cuello atados. y los franceses van domesticados. Mas solamente aquella fuerza de tu beldad sería cantada, y alguna vez con ella también sería notada el aspereza de que estás armada...
Página 321 - Ni estoy bien ni mal conmigo, mas dice mi entendimiento que un hombre que todo es alma está cautivo en su cuerpo. Entiendo lo que me basta, y solamente no entiendo cómo se sufre a sí mismo un ignorante soberbio. De cuantas cosas me cansan fácilmente me defiendo, pero no puedo guardarme de los peligros de un necio.
Página 322 - Sólo sé que no sé nada," dijo un filósofo, haciendo la cuenta con su humildad, adonde lo más es menos. No me precio de entendido, de desdichado me precio, que los que no son dichosos ¿ cómo pueden ser discretos?
Página 322 - Señales son del juicio ver que todos le perdemos, unos por carta de mas, otros por carta de menos. Dijeron que antiguamente se fue la verdad al cielo : tal la pusieron los hombres que desde entonces no ha vuelto.
Página 339 - ¿Qué pasatiempo mejor orilla el mar puede hallarse que escuchar el ruiseñor, coger la olorosa flor y en clara fuente lavarse? "Pluguiera...
Página 79 - Por ti, como solía, del áspero caballo no corrige la furia y gallardía, ni con freno le rige, ni con vivas espuelas ya le aflige. Por ti, con diestra mano no revuelve la espada presurosa, y en el dudoso llano huye la polvorosa palestra como sierpe ponzoñosa.

Información bibliográfica