Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

LEGISLACION ULTRAMARINA

CONCORDADA Y ANOTADA

POR

D. JOAQUIN

JOAQUIN RODRIGUEZ SAN PEDRO,

ABOGADO DE LOS TRIBUNALES DEL REINO'Y JEFE DE NEGOCIADO EN EL MINISTERIO DE ULTRAMAR.

CON LA COLABORACION

DR

D. ANTONIO FERNANDEZ CHOROT, D. EDUARDO Y D. ARTURO PIERA, Y D. MANUEL GONZALEZ JUNGUITU.

APROBADA Y AUTORIZADA

POR EL MINISTERIO DE ULTRAMAR, DE CONFORMIDAD CON LO PROPUESTO

POR LA SECCION DEL RAMO DEL CONSEJO DE ESTADO.

TOMO QUINTO.

MADRID:
ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO DE JOSÉ FERNANDEZ CANCELA.

Calle de Segovia, núm. 29,

1866.

BOD

21 MAR 267

Р

1

Esta obra es propiedad del autor, quien perseguirá ante la ley al que la reimprima. Todos los ejemplares llevarán su firma, leniéndose por contrahechos los que carecieren de este requisito.

[ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]

De 1628.- Que para fundar obrages preceda infor- Mandamos que cuando por nuestra órden

me de los vireyes, presidentes y audiencias, y li- mandato se fundare algun obrage, los gobernacencia del rey.

dores o justicia superior reconozcan la cédula ó

despacho, condiciones y calidades con que fuere Los excesos cometidos en los obrages de paños, concedido, haciendo informacion, con la verdad y otros tejidos y labores han llegado á lanto ex- y cristiandad que el caso requiere, de la utilidad, tremo, por los impedimentos que resultan contra conveniencias ó inconvenientes que puedan rela libertad de los indios, y otras justas conside- sultar al gobierno público, y bien de los indios;

y raciones que nos obligan a reparar el daño, y y si constare que no conviene su fábrica y funprocurar el mejor remedio; y para que en caso dacion, ó que se hubiere excedido de la perinide ser muy convenientes y necesarios los permi-sion, lo reformen, anulen, y hagan demoler lo fatamos, con las calidades y condiciones, que pare- bricado, restituyendo el sitio y tierra al estado cieren más propias á su buen uso: Ordenamos y que tenia, y castiguen a los culpados; y si hallamandamos á los vireyes y presidentes de las au- ren que conviene su fundacion, lo permitan con diencias de las Indias, que no den licencia para las buenas condiciones, y moderaciones que pafabricar, hacer ni fundar ningunos obrages; y si reciere, guardando lo dispuesto en el servicio algunos se las pidieren, nos avisen y consulten personal; y prohiban, que por ningun caso se ante todas cosas, expresando las causas у

funda- haga mita, ni repartimiento de indios para él, y mentos, que para concederlos ó negarlos concur- hagan que esté continuamente abierto, para que rieren; y habiendo dado su parecer con toda la entren, y salgan los indios á su voluntad, y por audiencia, lo remitan á nuestro consejo de Indias, ningun caso se les pueda impedir: y no los obliguen á que trabajen involuntarios, de forma que gocen la misma libertad, que pudieran los espa

LEY XXIII. noles; y si algun gobernador, corregidor ó justicia, ú otro ministro, hubiere sido culpado en es- De 1680.- Que se guarde lo ordenado sobre el buen ta compulsion, ó excedido contra el tenor de lo tratamiento de los indios por cláusula del Rey, esdispuesto, sea castigado con severidad, y en con- crita de su real mano, y leyes dadas (1). secuencia condenado civilmente en todos los daños, intereses y menoscabos, que por esta razon se hubieren seguido.

TITULO XII. DEL MISMO LIBRO.

[blocks in formation]

De 1646.- Que entre los indios no vivan españoles

mestizos ni mulatos, aunque hayan comprado tierras en sus pueblos. (2)

De 1595 y 1680.- Que los indios no sirvan en obra

ges ni ingenios de azúcar.

TITULO X. DEL MISMO LIBRO.

Del buen tratamiento de los indios.

En ninguna provincia ni parte de las Indias, puedan trabajar los indios en obrages de paños, lana, seda ó algodon, ingenios y trapiches de azúcar, ni otra cosa semejante aunque Jos tengan españoles en compañía de indios; beneficienlos con negros u otro género de servicio, y no con indios forzados ó voluntarios, y sobre esto no se les haga apremio ni persuacion con paga ó sin ella, ó intervencion y consentimiento de sus caciques, autoridad de justicia ni en otra forma. Y permitimos, que si los indios entre sí mismos tuvieren obrages sin mezcla, compañía ni participacion de español, de cualquier estado, condicion y calidad, se puedan ayudar unos á otros. Y ordena

LEY XY.

Que las indias no sean encerradas, para que hilen y

tejan lo que han de tributar sus maridos (3).

(1), V. tomo 2.o, pág. 410. (2) V. tomo 2.o, pág. 410. (3) V. tomo 2.o, pág. 612.

(1) v. tomo 2.o, pág. 412.
(2) V. á continuaciou Ley X, lit. 8.°, lib. 7.

« AnteriorContinuar »