El Censor: periódico político y literario, Volumen1

Portada
D. Leon Amarita, 1820
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 20 - ... santa religion , y en dar testimonio de gratitud y veneracion á su rey, sentado ya sobre su augusto trono en el Congreso nacional...
Página 21 - La atencion general de Europa se halla dirigida ahora sobre las operaciones del Congreso que representa á esta nacion privilegiada. ' De él aguarda medidas de indulgencia para lo pasado y de ilustrada firmeza para lo sucesivo...
Página 21 - ... actual y de las futuras, hagan desaparecer de la memoria los errores de la época precedente , y espera ver multiplicados los ejemplos de justicia , de beneficencia y de generosidad , virtudes que siempre fueron propias de los españoles, que la misma Constitucion recomienda, y que habiendo sido observadas religiosamente durante la efervescencia de los pueblos, deben serlo mas todavía en el Congreso de sus representantes, revestidos del carácter circunspecto y tranquilo de legisladores.
Página 20 - España había bajado á despedazar las duras cadenas de la tiranía. Tales eran sus generosos sentimientos, cuando el sórdido interés, la sagaz ambicion, la atroz calumnia, y una cruel venganza, despues de haber meditado en la lóbrega mansion...
Página 19 - Suspiros al cielo, al acordarse del duro cautiverio de su rey. Yo los vi, como hijos desamparados, derramar lágrimas de dolor y de amargura , y humillados ante los altares del Cordero de Dios, pedir que volviese tan tierno padre á los brazos de su numerosa y desconsolada familia.
Página 20 - Señor se había dignado oir sus fervorosas oraciones, y que el ángel tutelar de la España habia bajado á despedazar las duras cadenas de la tiranía. Tales eran sus generosos sentimientos, cuando el sórdido interés, la saga?.
Página 21 - Congreso que representa á esta nacion privilegiada. ' De él aguarda medidas de indulgencia para lo pasado y de ilustrada firmeza para lo sucesivo , que al mismo tiempo que afiancen la dicha de la generacion actual y de las futuras, hagan desaparecer de la memoria los errores de la época precedente...
Página 11 - No puede el Rey enajenar, ceder ó permutar provincia, ciudad, villa ó lugar, ni parte alguna, por pequeña que sea, del territorio español.
Página 65 - Jas contribuciones, la ineptitud de los gobernantes, y otros lugares comunes que se presten á la declamacion, y sean recibidos con gusto por la envidia y el descontento? ¿Quién no ve que las impresiones que semejantes discursos dejarán en el ánimo del vulgo le harán odioso el freno de la autoridad, y le precipitarán al fin en la sedicion y el pillage?
Página 113 - Declarar la guerra y hacer y ratificar la paz, dando despues cuenta documentada á las Cortes. 5.° Disponer de la fuerza armada, distribuyéndola como mas convenga. 6.° Dirigir las relaciones diplomáticas y comerciales con las demás Potencias.

Información bibliográfica