Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[blocks in formation]

19 de Sto. Domingo Núm. 5 y esquina de Sta. Catalina 5 la Encarnacion.

1884

)

[ocr errors][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]

TIPOGRAFIA DE AGUILAR E HIJOS,

Primera de Sto. Domingo Nám. 6, y esquina de Sta. Catalina y la Encarnacion.

[merged small][ocr errors]
[ocr errors][merged small][merged small]

Un sello negro, que dice: Secretaría de Estado y del despacho de Justicia é instruccion pública.--México.-Seccion 2.-El Presidente de la República, de conformidad con lo so·licitado por V. en su ocurso fecha 17 del actual y en atencion á que ha llenado los requisitos prevenidos en los arts. 1349 y 1350 del Código Civil, ha tenido á bien declarar que goza V. de la propiedad literaria de la obra que ha escrito y está publicando titulada "Diccionario de Derecho Mercantil 6 sea el Código de Comercio puesto en órden alfabético” así como de la facultad que conforme al art. 1269 del referido Código quiere reservarse para publicar la traduccion de dicha obra á los idiomas Inglés, Frances y Aleman.-Dígolo á V. para su inteligencia, en el concepto de que deberá seguir remitiendo á esta Secretaria las restantes entregas de la expresada obra hasta su conclusion.-Libertad y Constitucion México Mayo 31 de1884.- P. O. del C. Srio.-J. N. Garcia. -Una rúbrica.-0. m.-C. Lic. Enrique Lelo de Larrea.Presente.

MAY 22 1944

El conocimiento de las leyes es indispensable a todos, porque el que no las sabe no encuentra disculpa en su ignorancia y se espone á resentir graves perjuicios en su persona, familia é intereses. Esta necesidad es mas imperiosa, respecto de las leyes especiales de cualquiera profesion, para los individuos que se dedican á su ejercicio, porque sin conocerlas, es absolutamente imposible que las observen y que eviten la multitud de males que de su inobservancia les han de sobrevenir irremediablemente.

Pero el estudio sério y formal de un Código cualquiera, demanda tiempo, de que no todos pueden disponer, y conocimientos que no todos han podido adquirir, y que son indispensables aun para registrar cualquier cuerpo de leyes, porque el que ignora, por ejemplo, que el afianzamiento de una letra de cambio dado por un tercero, se llama aval, tratará inútilmente de encontrar en el Código de Comercio las disposiciones que rigen esa garantía superveniente, y nada logrará encontrar, si la casualidad no le hace tropezar en el mismo Código, con la esplicacion del significado de aquella palabra.

Por perfecta que sea una compilacion de leyes, nunca se puede llevar un órden tan estricto, que ninguna de las disposiciones relativas á una materia no se encuentre mezclada con otras disímbolas, en los tratados que se ocupan de estas. Así por ejemplo: el Código de Comercio contiene una disposicion de gran trascendencia; la prohibicion de emitir vales al portador pagaderos á la vista y en dinero efectivo, facultad que se reserva á ciertas personas y sociedades. Pues bien: esa determinacion cuyo lugar natural era el tratado de letras de cambio, porque con estas tienen los vales mas analogía que con cualquiera otro contrato mercantil, se encuentra en el tratado de los bancos (art. 979) y

« AnteriorContinuar »