Historia de la Iglesia en México, Volumen4

Portada
Impr. del asilo "Patricio Sanz", 1926
0 Opiniones
Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 314 - ... consecuencia completos conocimientos de sus territorios. 286. Cuando se presentaban en cualquier pueblo con la pretensión de celebrar, se distribuían en las casas de los vecinos, disfrutaban del acogimiento, mientras les faltaba qué comer en la sierra, y en el instante que no necesitaban de este socorro, volvían a romper la guerra, llevando las ventajas de haberse impuesto del estado de nuestras poblaciones y de nuestros descuidos, para ejecutar sus insultos con mayor confianza y seguridad,...
Página 254 - Destierro de ignorancias en orden al más acertado y fácil uso de los santos sacramentos de la confesión y comunión.
Página 301 - Por este medio llegaron las misiones de los regulares extinguidos, casi en lo general, a la mayor opulencia, aumentándose sus bienes con las mercedes de tierras que registraron, y de que tomaron posesión con títulos reales para establecer estancias, o ranchos de ganados mayores y menores, con abundantes criaderos de yeguas, caballos y mulas.
Página 413 - Allí serán embarcados en buques destinados al efecto. En el momento mismo de la ejecución haréis se sellen los archivos de las casas y los papeles de los individuos, sin permitir a ninguno otra cosa que sus libros de rezo y la ropa absolutamente indispensable para la travesía. "Si después del embarque quedase en este distrito un solo jesuíta, aunque fuese enfermo o moribundo, seréis castigado con la pena de muerte. Yo el Rey.
Página 348 - El misionero les predicaba a sus neófitos todos los domingos y días de fíesta, y algunas veces entre semana, e iba prontamente a donde era llamado a administrar los sacramentos a los enfermos, para lo cual tenía que andar diez ya veces veinte leguas. "En la administración de la Eucaristía usaban los misioneros de mucha circunspección, no dándola sino a los que se hacían capaces de ella por su instrucción, y dignos por la firmeza en la fe y por una vida verdaderamente cristiana. Entre...
Página 300 - Ninguno de éstos andaba desnudo; se cubrían con vestuarios humildes, pero decentes y aseados; nunca les faltaba su regular y sobrio alimento, y cada familia tenía su pequeña casa, choza o jacal dentro de pueblos formales, tanto más reunidos en los territorios avanzados...
Página 153 - Viscaya, y tratado el asunto con el Padre Luis Mancuso, Visitador de las Misiones de Tepehuanes y por su medio con el P.
Página 304 - Lo último puede ser lo más cierto, siéndolo sin duda que la corta porción de indios reducidos en la provincia de Coahuila ha causado al erario del rey el dispendio de millones de pesos en el discurso de 117 años...
Página 300 - Era cada pueblo de misión una grande familia que, compuesta de multitud de personas de los dos sexos y de todas edades, reconocían dócilmente la discreta, suave y prudente sujeción de su ministro doctrinero, que miraba, cuidaba y atendía a sus feligreses como verdadero padre espiritual y temporal, instruyéndoles en la vida cristiana y civil. Todos estaban impuestos en el catecismo, asistentes con puntualidad a la misa en los días festivos, a la doctrina ya los ejercicios devotos...
Página 71 - Hoy es la fiesta de uno de los más santos sacerdotes que ha tenido la Iglesia de Dios; supongo que el Apóstol de las Indias os estará tan agradecido de lo que habréis hecho en su culto, como yo lo quedo de vuestros obsequios.

Información bibliográfica