Llibertats y antich govern de Catalunya

Portada
Llibrería de F. Puig, 1905 - 328 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 53 - ... venganza: estiman mucho su honor y su palabra; no menos su exención, por lo que, entre las más naciones de España, son amantes de su libertad.
Página 63 - Nadie podrá entrar en el domicilio de un español ó extranjero, residente en España, sin su consentimiento, excepto en los casos y en la forma expresamente previstos en las leyes.
Página 317 - ¿Qué sería ya de los españoles, si no hubiera habido aragoneses, valencianos, murcianos, andaluces, asturianos, gallegos, extremeños, catalanes, castellanos, etc.? Cada uno de estos nombres inflama y envanece, y de estas pequeñas naciones se compone la masa de la gran Nación...
Página 316 - Igualarlo todo, unifícalo, simplificarlo, son palabras muy lisonjeras para los teóricos y aun más para los tiranos. Cuando ello está raso y sólido y todas las partes se Confunden en una masa homogénea, es más expedito el gobierno porque es más expedita la obediencia...
Página 60 - Ningún español, ni extranjero, podrá ser detenido sino en los casos y en la forma que las leyes prescriban.
Página 35 - Principado en él alcanzar merced, y así desconfiados de ella, cada cual echa su cuenta de que ha de acabar su vida en la vereda donde su patrimonio tiene : y como la mayor felicidad que en ella puede alcanzar sea ser respetado , toma por medio para serlo el tener amigos que en la ocasión con sus personas le ayuden : y para esto toman sus amistades con el villanaje que en...
Página 89 - ... no se hiciese de allí en adelante sin que los memoriales estuviesen firmados por los relatores y las informaciones por los abogados y fiscales; que no se imprimieran ni estamparan relaciones, ni cartas, ni apologías, ni panegíricos, ni gacetas, ni nuevas, ni sermones, ni discursos ó papeles en materias de Estado ni Gobierno...
Página 54 - Sus embajadas á su gobernador cada hora no tratan de otra cosa sino de advertirle que no puede ordenar ni mandar ni hacer nada , anegándole en privilegios. Esta gente, de natural tan contagiosa; esta provincia, apestada con esta gente; este laberinto de privilegios , este caos de fueros, que llaman condado , se atreve á proponer á su majestad que su gobierno mude de aires, quiere decir, de ministros.

Información bibliográfica