Cantos populares españoles, Volumen1

Portada
Francisco Rodríguez Marín
F. Álvarez y c.a, 1882
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 138 - Uno Dos Tres Cuatro Cinco Seis Siete Ocho Nueve Diez Once Doce Trece Catorce Quince Diez y seis Diez y siete Diez y ocho Diez y nueve Veinte...
Página 54 - Ana, ¿Por qué llora el Niño? Por una manzana Que se 1' ha perdido. Yo le daré una, Yo le daré dos: Una para el Niño Y otra para vos.
Página 297 - ... en tierra. 91 Un hombre murió sin culpa cuya madre no nació, la abuela quedó doncella hasta que el nieto murió. 92 Soy redonda como el mundo; clara que eso no se diga, y me hacen de por fuerza que mi propio nombre escriba. 93...
Página xix - El sosiego, el lugar apacible, la amenidad de los campos, la serenidad de los cielos, el murmurar de las fuentes, la quietud del espíritu son grande parte para que las musas más estériles se muestren fecundas y ofrezcan partos al mundo que le colmen de maravilla y de contento.
Página xxiv - Creo con profunda sinceridad que esta obra me ha de sobrevivir durante años y siglos, porque en sus páginas irradia hermosísima luz la poderosa fantasía colectiva de mis compatriotas y palpita, vivo y ardiente, el corazon de un pueblo tan noble, tan sensible, tan glorioso y grande como el Español.
Página 257 - Delgada, gruesa o mediana Y con los ojos de un tuerto, Con las mujeres estoy En la ciudad y en el huerto. — La aguja.
Página xv - Baza; y yo los he puesto en ti, para rendir tu arrogancia. En cuanto á los cantarcillos amorosos, satíricos y de otros géneros, relativos á la edad que abrazamos en el presente...
Página 193 - En el cielo soy de agua, en la tierra soy de polvo, en las iglesias de humo y una telita en los ojos.
Página 69 - Dos y dos son cuatro cuatro y dos son seis, seis y dos son ocho, y ocho dieciséis, y ocho, veinticuatro, y ocho, treinta y dos, ánimas benditas, me arrodillo yo.
Página 88 - Toma y toma la llave de Roma, porque en Roma hay una calle, en la calle hay una casa, en la casa hay una alcoba, en la alcoba hay una cama, en la cama hay una dama, una dama enamorada, que toma la...

Información bibliográfica