Imágenes de páginas
PDF
EPUB

lacio, entrando por la antecámara hasta el apo- . sento de S. M. En el entra el presidente y los de la junta y el secretario mas antiguo de las cortes, quedándose el moderno con los demas procuradores de corles, y vienen acompañando á S. M. hasta la sala referida, donde estan aguardando puestos por su orden los procuradores de cortes; y en tomando el rey su asiento se ponen a su mano derecha el presidente y demas de la junta y secretarios de las cortes, todos en pie y descubiertos , no siendo el presidente grande o prelado, que si lo es se cubre. Luego Toledo habiendo hecho las tres reverencias á S. M. se encamina donde está Burgos, pidiéndole el lugar, y S. M. manda se guarde la costumbre, y Burgos y Toledo piden a S. M. mande á los secretarios de las cortes se les dé certificacion de ello. S. M. lo manda asi, con lo cual Toledo se vuelve á su lugar. S. M. dice

que

las razones que nido para juntar sus reinos las entenderán por lo

у

manda al presidente y al secre: tario de cámara se lea la proposicion que se les hace; y para que la oigan los procuradores les manda S. M. sentar y cubrirse", quedándose los demas como está referido, en pie y descubiertos, escepto los procuradores de cortes y grandes que hubieren venido acompañando á S. M. desde su aposento, que estos estan en pie y cubiertos. Acabada de leer la proposicion Burgos y Toledo llegan á un tiempo donde está S. M. á responder, y

ha te

que se les dirá,

S. M. dice: hable Burgos, que Toledo hará lo

que S. M. mandare, y ambos piden la certificacion de lo que S. M. manda

у

se les dá. Vuelto cada uno á su lugar responde por el reino el mas antiguo de los procuradores de Burgos con una breve oracion (estando en pie y descubierto el reino desde quc Burgos y Toledo llegan á responder á S. M.), y el rey

dice tiene bien creido lo que el reino ha representado y el amor y fidelidad con que siempre'sirve; y que el presidente les dirá cuando se han de juntar y lo demas que tocare a su real servicio. Con esto se vuelve S. M. á su cámara acornpañado de los mismos, en la forma que salió; y el reino aguardaá que el presidenle y la junta salga, y les va acompañando hasta la puerta del corredor, donde se dividen; no permitiendo el presidente vayan acompañando mas que hasta alli.

Para otro dia señala hora de subir el presidenу

asistentes de cortes con el secretario de Estado y Gracia de la cámara, para dar principio á que se junte el reino, y se avisa á los procurado res por los secretarios, dando orden a los porteros para ello. A la hora señalada se juntan en el real palacio en la sala destinada, que se halla en esta forma: con bancos rasos al rededor cubiertos, dejando en la testera de la sala un hueco que divide á Burgos de Leon para una silla, la cual no se pone sino en los casos de subir el presidente: delante de ella se pone un bufete con sobremesa

ic

carmesí, con recado de escribir, campanilla, un santo Cristo y los santos Evangelios; y desde la mano derecha de esta silla (despues de los asistentes, que se dividen en ambos lados, y secretario de camara de Gracia) empicza Burgos y por la izquierda Leon, siguiéndose en esta forma los reinos por su antigüedad, y las ciudades conforme hubieren salido las suertes, que para esto se echan. Al fin del reino está un bufetc capaz para dos cajones con recado de escribir, y alli se sientan los secretarios de las cortes. Luego que llega el presidente los procuradores se sientan por su orden , y aquel da la bienvenida al reino, ofreciendo suplicar á S. M. en todas ocasiones le favorezca en general y en para ticular: á que responde por el reino el procurador de cortes mas antiguo de Burgos; y llamando a los procuradores loś secretarios de las cortes desde su mcsa, llegan de dos en dos á tocar el santo Cristo y Evangelios, y en acabando esta ceremonia se les lce por

los secretarios de las cortes este juramento, estando todos en pie y descubiertos, y despues los secretarios de las cortes uno a otro se toma el mismo juramento.

«¿Useñorias juran á Dios y á la Sta. Cruz y á las palabras de los Evangelios que corporalmente con sus manos derechas han tocado,

que

tendrán у guardarán secreto de todo lo que se tratare y practicare en estas cortes tocante al servicio de Dios y de S. M., bien y pro comun de los reinos, y que no

lo dirán ni revelarán á las ciudades y villas de voto en cortes, ni á persona alguna , de palabra ni por escrito, por si ni por interposita persona directa ni indirecta hasta ser acabadas y despachadas las dichas cortes, salvo si no fuere con licencia de S. M. y del presidente del consejo ó tratador

que fuere de las cortes? ¿Asimismo juran de defender la inmaculada Concepcion de la Virgen Santísima , patrona y defensora de estos reinos?» .

En acabando de prestar el juramento dice el presidente se junten a las horas que el reino señalare para tratar lo que contiene la proposicion becha

por S. M. , y con esto se levanta el presidente y el reino le acompaña hasta la puerta y se vuelve á su sala á tratar de señalar horas para juntarse, que siempre es despues de salir los consejos, por haber algunos ministros procuradores de las cortes. Reparle misas por la buena direccion de · las cosas que ha de tratar; la misa se les dice por su capellan mayor en el verano á las nueve y en invierno á las diez. Echase la suerte de los que han de servir la comision de millones, que asisten al consejo de Hacienda por haber cesado los

que

la servian con la nueva junta de los reinos: de estos salen por suertes cinco , los cuatro propietarios y el otro para ausencias y enfermedades, y esta suerte se echa cada cuatro meses mientras el reino está junto, quedando fijo el supernumerario para la suerte de adelante ,

у
los
que

han disfrutado esta

suerte no vuelven a entrar en ella hasta que se haya acabado todo el número de procuradores, con que se da fin al acto de este dia. Los demas se juntan a las horas señaladas para tratar y conferir las materias de su obligacion. Cualquiera negocio que sea del servicio de S. M. ba de terminarse y votarse el dia señalado, negado ó concedido, sin que el reino pueda diferirlo para otro dia por ninguna manera, sino fuere por mayor servicio de S. M. ; ni los que se hallan dentro de dicha sala pueden salir de ella sino fuere dando cuenta al presidente del consejo ó al tratador que de 'orden de S. M. lo fuere de cortes.

Los votos se regulan por los secretarios de las cortes sin intervencion de otra persona, y el acuerdo que se ha hecho del servicio con una consulta breve firmada por cuatro procuradores de cortes y cuatro comisarios, que se nombranó sortean de los que hay dentro, la ponen en manos del presidente, el cual la remite á S. M. Aceptado el servicio vuelve respondida al reino; y se trata de otorgar la escritura de él ante los secretarios de las cortes, y para el dia del otorgamiento sube el presidente y los de la junta referida, teniendo el asiento y forma que el dia que se abrieron los libros de las cortes. Despues de haber dado el presidenle gracias al reino de parte de S. M. por el servicio que le ha hecho y aceptádole en su nombre, responde Burgos al presidente en

« AnteriorContinuar »