Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Del tenebroso recinto de las universidades, que mejor pudieran llamarse escuelas de errores, pasemos á investigar los esfuerzos que hacian otros individuos

para

adelantar la cultura intelectual. Las lenguas vulgares luchaban en aquel tiempo con el la. tin que reinaba en las escuelas y en la iglesia, y se empleaba en todos los instrumentos públicos. Las crónicas fueron generalmente las primeras producciones escritas en lengua vulgar; y aunque en el fondo no eran mas que unas áridas compilaciones de hechos, su agradable sencillez, su narracion viva y pintoresca las hacen muy recomendables. Grande es el número de las que se escribieron en aquel periodo relativas á particulares provincias, ó especiales acontecimientos, como por ejemplo, las cru. zadas contra los albigenses; y en la mayor parte de ellas se pintan al vivo las costumbres de aquela edad.

Durante el siglo XIII, esto es, desde 1201

[ocr errors]

sas de medicina. Tal es el Tesoro de los pobres ó Manual del arte de curar, compuesto por Pedro Juan, que llegó por su ciencia á ser Papa con el nombre de Juan XXI. Fue portugues, y algunos le han confundido con otro Pedro español, dominico y autor de otra obra. Véase á D. Nicolas Antonio, Bibliothc. vetus, lib. 8, cap. 5. El canónigo de Paris Gilles de Corbeil, escribió un poema en cuatro cantos sobre las virtudes de los mcdicamentos.

mas

hasta 1280, florecieron los mas insignes trovadores, cuyos cantos en lengua vulgar dieron a su siglo una gran reputacion literaria ; ellos pintaron con desenfado y libertad las costumbres, y sus poe

son los mejores monumentos históricos de aquellos tiempos. Ejercitáronse en la sátira general y personal dando á estas composiciones el nombre de sirventes. Cultivaron tambien el género epistolar, el diálogo que llamaban tenson, y versaba sobre asuntos de amor, de poesía y caballería Tambien escribieron pastorales, elegias y cuentos A veces dando de mano los asuntos de amor y galantería, cantaban sucesos políticos y públicas calamidades, como la toma de Jerusalen por los in. fieles, y el estado del Languedoc durante la cruzada contra los albigenses.

Diferente de la poesía de los trovadores del mediodia era la de otros poetas llamados en Francia trouveres ó trovadores del norte. A estos debemos atribuir aquellas grandes composiciones llamadas romances ó libros de caballería , esto es, la descripcion de un mundo nuevo, de un estado imaginario de costumbres; gran repertorio de héroes y aventuras maravillosas, cuya narracion deleita

у sorprende. Tales son los romances comprendidos en las tres clases siguientes: 1.a de la Tabla redonda; 2.a de Carlomagno; 3.a de Amadis, aunque estos son de fecha posterior.

A este siglo pertenecen la invencion de la brú

jula (1), y de la polvora (2), y los principales descubrimienlos en la óptica, como son los anteojos (3), telescopios, el primer ensayo de la cámara oscura &c.

Aunque no fueron tan grandes los progresos hechos en las matemáticas, sin embargo la adopcion de los guarismos o cifras numéricas que dieron á conocer los árabes en el occidente, contribuyó mucho á los adelantamientos del cálculo, y este se aplicó por entonces á la geometría y astronomía. En aquel siglo empezaron á enseñarse los elemenlos de Euclides; y la ciencia astronómica debió algunos adelantamientos á los escritos de Roger Bacon, honra de su patria y de su siglo.

(1) En el libro de Guyot de Provins, conocido con el nombre de Biblia de Guyot, escrito en tiempo de Felipe Augusto, se halla una completa descripcion de la brújula, y en otros autores de aquella época se habla de su utilidad para la navegacion.

(2) El descubrimiento de la pólvora se atribuye á un monje aleman; pero antes que este la habia conocido el célebre ingles Roger Bacon, que en su obra de nullitate magiæ se esplica en estos términos. "Para imitar el trueno y el relámpago mezcla azufre, salitre y polvo de carbon. Este misto cncerrado en un tubo ó instrumento hueco se inflama con el contacto del fuego, y causa una esplosion igual al estallido del trueno, y al resplandor del relámpago.".

(3) En un manuscrito del mismo Bacon que existe en Inglaterra y tiene la fecha de 1255, se lamenta aquel autor de que ya no podia leer sin anteojos.

Campano de Navarra escribió en latin un tratado completo de la esfera, en el cual adoptó el sistema de los antiguos con las correcciones de los arabes, que fueron los maestros de los cristianos en esta ciencia. La mecánica hizo tambien algunos progresos. Alberto magno fabricó una cabeza que pronunciaba algunas palabras, y un autómata que se levantaba de su asiento para abrir una puerta cuando llamaban. Roger Bacon hizo tambien una paloma artificial que volaba (1).

Los escasos conocimientos que se tenian antes de este siglo en la geografia , fueron debidos á los árabes; pero con las cruzadas se despertó la inclinacion a este estudio, y en el siglo XIII era ya muy general la aficion á viajar á los paises orientales, por devocion en unos, y por especulacion en otros. Algunos de estos viageros dejaron escritas sus peregrinaciones; pero la obra mas importante de todas ellas es la de Marco Polo, que puede considerarse como el fundador de la geografia asiática. Este noble veneciano recorrió la Armenia, los montes de Ararat, y bajando por el Eufrates llegó hasta Bagdad: visitó despues la ciudad de Ormuz donde se hacia un gran comercio; de alli pasó á la Persia

у

al Asia central, reconoció las ciudades

(1) Foreing quarterly review, spirit of the twelfth and thirteenth century.

tártaras de Yarkund y Cashgar; atravesó aquellas grandes llanuras conocidas con el nombre de tierra incógnita del Asia ; y subiendo hasta la China septentrional que llama Cathay, visitó su capital Cambala, cuya descripcion coincide con la que se ha hecho de la moderna Pekin. Despues reconoció la China meridional, y halló en su capital Quinsai una magnificencia que superaba á cuanto habia visto en Europa y en el oriente. Desde la China pasó Marco Polo al Archipiélago de la India : tocó en las costas de Malabar y Coromandel, y volvió por el mar Rojo á Europa (1).

(1) History of Geography by Hugh Murray.

« AnteriorContinuar »