Colón y la historia póstuma: examen de la que escribió el conde de Roselly de Lorgues: leido ante la Real academia de la historia, en junta extraordinaria celebrada el día 10 de mayo

Portada
Impr. y fundición de T. Tello, 1885 - 304 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 264 - ... é los unos ni los otros no fagades ni fagan e.nde al por alguna manera , so pena de la nuestra merced é de...
Página 111 - Porque, ¿quién puede pensar que cayese tan gran señal y obra de ingratitud en tan reales y cristianísimos ánimos como eran los de los Reyes Católicos, que...
Página 132 - ... buenos de todas las ciudades, villas y lugares de los nuestros reinos y señoríos...
Página 152 - ... el oro es excelentísimo; del oro se hace tesoro, y con él, quien lo tiene, hace cuanto quiere en el mundo, y llega a que echa las ánimas al paraíso.
Página 149 - E le mando que haya encomendada á Beatriz Enriquez , madre de D. Fernando , mi hijo , que la provea que pueda vivir honestamente, como persona á quien yo soy en tanto cargo. Y esto se haga por mi descargo de la conciencia , porque esto pesa mucho para mi ánima.
Página 131 - ... primeros siguientes, que corran y se cuenten desde el día de la fecha de...
Página 157 - Arana, el que quedó en la fortaleza con los 38 hombres que halló a la vuelta muertos el Almirante...
Página 132 - Cédula y merced, que así vos hacemos, y contra el tenor y forma de ella ni de lo en ella contenido no vayan, ni pasen, ni consientan ir ni pasar en manera alguna, so pena de la nuestra merced, y de diez mil maravedís para la nuestra Cámara.
Página 110 - Murió desposeído y despojado del estado y honra que con tan inmensos e increíbles peligros, sudores y trabajos había ganado, desposeído ignominiosamente, sin orden de justicia, echado en grillos, encarcelado, sin oírlo ni convencerlo ni hacerle cargos ni rescibir sus descargos, sino como si los que juzgaban fuera gente sin razón, desordenada, estulta, estólida y absurda y más que bestiales bárbaros.
Página 110 - ... é injusticias, captiverios y opresiones, despojos de señoríos y estados y tierras, y privación de propia y natural libertad, y de infinitas vidas que á reyes y...

Información bibliográfica