Obras serias de D. F. de Quevedo y Villegas: En las Obras festivas se hallará una noticia de su vida

Portada
Garnier hermanos, 1890 - 529 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 70 - Juntos estáis, y yo en vuestro poder; quien se juzgare indigno de la libertad que le doy, arrójeme su puñal, que a mí me será doblada gloria morir por haber muerto al tirano.
Página 69 - Ciudadanos de Roma. Las guerras civiles, de compañeros de Julio César os hicieron vasallos ; y esta mano, de vasallos os vuelve a compañeros. La libertad que os dió mi antecesor Junio Bruto contra Tarquino, os da Marco Bruto contra Julio César. De este beneficio no aguardo vuestro agradecimiento, sino vuestra aprobación. Yo nunca fui enemigo de César, sino de sus designios , antes tan favorecido ', que en haberle muerto fuera el peor...
Página 68 - El rey bueno se ha de amar ; el malo se ha de sufrir. Consiente Dios el tirano, siendo quien le puede castigar y deponer, ¿y no le consentirá el vasallo, que debe obedecerle? No necesita el brazo de Dios de nuestros puñales para sus castigos, ni de nuestras manos para sus venganzas.
Página 69 - Pompeyo* dió la muerte á mi padre; y aborreciéndole como á homicida * suyo, luego que contra Julio en defensa de vosotros tomó las armas, le perdoné el agravio, seguí sus órdenes, milité en sus ejércitos, y en Farsalia* me perdí con él. Llamóme con suma benignidad César, prefiriéndome en las honras y beneficios á todos.
Página 294 - Hay tiranos de dos maneras: unos pródigos de la hacienda suya y de la república, por tomarse para sí no sólo el poder que les toca, sino el de las leyes divinas y humanas.
Página 212 - Otros decían que, pudiendo y debiendo morir de otra manera por justicia, había sucedido violentamente, porque ni en su vida ni en su muerte hubiese cosa sin pecado. Solicitar uno su herida y su desdicha con todas sus coyunturas y el castigo con todo su cuerpo, y no prevenirse, fue decir: «ni la justicia ni el odio han de poder hacer en mí mayor castigo que yo propio».
Página 57 - Todo esto oían los que esperaban á hacer verdadero á Spurinna , y aciagos los idusde marzo. » DISCURSO. Matarse por no morir es ser igualmente necio y cobarde. Es la acción mas infame del entendimiento, por ser hija de tan ruines padres como son ignorancia y miedo : dos vicios en cuyo matrimonio no se ha visto divorcio; pues quien tiene miedo, ignora; y quien ignora, tiene miedo. Solo deseo saber dónde halla el valor para matarse quien no le tiene para aguardar que le maten. Sospecho que esta...
Página 464 - Vuecelencia la risa, hártese de venganza, logre sus profecías, íbamos en el coche juntos don Enrique y yo y Mateo Montero y don Gaspar de Tebes, con diez muías; y en anocheciendo, en una cuesta que tienen los de Linares para cazar acémilas, nos quedamos atollados.
Página 211 - Pellejeros, mandó parar el coche, llegóse al Conde, y reconocido, le dio tal herida que le partió el corazón (a).
Página 16 - Si el hombre mas presumido de su acierto, á ruego de su conciencia, paseare alguna vez la verdad por los tránsitos de su vida y por los claustros de su espíritu, hallará que ha sido ruina de su alma cuanto por sí ha fabricado en ella, y contará en su salud tantos portillos como edificios.

Información bibliográfica