Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][merged small]

del Libertadoc erímon

Bolivar, tyleccionadas por el Coronel F. I Conde dadas à Eur

Ant. L. Grozma

y

܀

Caracas, 1842

[ocr errors][merged small]

Al publicar las proclamas del LIBERTADOR de COLOMBIA, no he tenido mas objeto que el de tributar un ligero homenage al héroe de nuestra independencia, y facilitar á los jóvenes la lectura de estos interesantes modelos, sin el trabajo de registrar volúmenes enteros.

“En el tribunal de la historia, dice Segur, los

conquistadores descienden del carro triunfal: los ,, usurpadores no nos espantan con el tropel de sus

satélites : los príncipes se presentan sin cortesa,, nos y sin el brillo de la falsa grandeza que la

adulacion les prestaba.” Así la posteridad juzga del verdadero valor de los antiguos personages; el génio se descubre en los grandes hechos y en las producciones sublimes, aunque despojadas ya del prestigio que les daban el entusiasmo extraordinario, los elogios de los favoritos y el encanto de ciegos contemporaneos. Las proclamas, que son, por decirlo así, el grito de las pasiones sublimes, lanzado en el instante del entusiasmo, no permiten estudiar los sentimientos ni adornar las frases con lo que pudiera sugerir una larga reflexion. Trasmiten sin disfraz á la posteridad elgesio, los sentimientos y deseos del héroe que las pronuncia: en ellas le conocemos, y las mas veces se debe a ellas la decision con que le contemplamos. Es lo único de estos hombres extraordinarios, que pudiendo pasar sin adulteracion se conserva intacto en el altar de la gra

titud, por el amor de sus compatriotas; y si son deprimidos y condenados por un vulgo ignorante y fanático, esas producciones de su genio y de su corazon los hacen independientes del capricho de la posteridad. Por esto César, luchando con las ondas frente á Faros, solo piensa en salvar sus Comentarios.

Sé que la gloria de Bolivar tiene envidiosos ! que injustos y obcecados enemigos le persiguen hasta en el sepulcro! que demagogos le infaman! que ambiciosos le calumnian! y que aun patriotas exaltados dudaron de su fé republicana; pero yo no provocaré los ataques de sus enemigos. De un juicio nacional ha de resultar el decreto de su apoteósis : entre tanto, creo prestar un servicio á la patria haciendo que circulen sus proclamas reunidas en un volúmen.

Por mi parte, y fuera de este interes, no tengo otro objeto que el de tributar un recuerdo al gran Gefe del Ejército Libertador. Soy militar retirado y no tengo aspiraciones; que á mi edad, y despues de 29 años fatigas, solo se ansia por la quietud y felicidad doméstica. Sin embargo, dejaría gustoso el hogạr y el seno de mi familia, por ir en busca de, los preciosos restos del héroe de mi patria, mi antiguo Gefe, cuando la Legislatura determine honrar á Venezuela con el depósito de los inanimados despojos de un hombre, que vivió solo para ella ; cuando resuelva dar el triste asilo de un sepulcro, al que la dió independencia, libertad y gloria: cuando ella recuerde al que la sacó del seno de la esclavitud para presentarla al mundo como nacion soberana. Si mi gobierno se acordare de mí para tan honrosa mision,

creeré que estima en mucho mas de lo que valen los. servicios que tengo prestados á la patria.

O tú ! inmaculado héroe del Sur-América, fundador y padre de cinco Repúblicas, guerrero, magistrado y ciudadano; siempre grande, siempre noble y generoso! ¡Tú, que quebrantaste los hierros que encadenaron

por 300 años al Nuevo Mundo : ! tú, que venciste en mil combates á nuestros opresores, y nos enseñaste á ser libres : ! tú, que recibias sin orgullo los aplausos entusiásticos del pueblo, y los devolvias junto con la Magistratura de que te revestia en sus conflictos !: tú que al término de tu carrera te viste calunmiado y perseguido hasta el extremo de tener que mendigar un sepulcro, recibe este corto homenage de uno de los soldados que lucharon á tu lado, que vencieron á tus órdenes, y que, recordando tus grandezas, te llora con lágrimas de dolor profundo.—Maracaibo Julio 16 de 1838.

[ocr errors]

JUAN JOSIN CONDE.

NOTA DEL EDITOR. Desde entonces, (Julio de 1838), el Sr. Coronel Conde habia formado esta coleccion y escrito el prólogo anterior. Las circunstancias han variado : Venezuela agradecida ha tributado justicia á su padre y Libertador; pero, dueños, por cesion del Sr. Coronel Conde de esta coleccion, no hemos querido privar á este antíguo y fiel servidor de la gloria que le pertenece por el tiempo en que hizo este trabajo, y por

los nobles sentimientos que en aquella época consagraba á su antiguo General, al Libertador de la patria!

El Editor del Venezolano.

« AnteriorContinuar »