Colección de documentos inéditos para la historia de España ..., Volumen21

Portada
la viuda de Calero, 1852
0 Opiniones
Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 381 - ¿Quién contra la espantosa tanto pudo? El Señor, que mostró su fuerte mano por la fe de su príncipe cristiano y por el nombre santo de su gloria, a su España concede esta victoria.
Página 376 - Dijo aquel insolente y desdeñoso : t¿No conocen mis iras estas tierras, Y de mis padres los ilustres hechos, O valieron sus pechos Contra ellos con el húngaro medroso, Y de Dalmacia y Rodas en las guerras?
Página 171 - Veinte y dos años ha que ando tras hallar el punto fijo, y aquí lo dejo, y allí lo tomo, y pareciéndome que ya lo he hallado y que no se me puede escapar en ninguna manera, cuando no me cato, me hallo tan lejos de él, que me admiro...
Página 375 - Cantemos al Señor, que en la llanura Venció del ancho mar al Trace fiero; Tú, Dios de las batallas, tú eres diestra, Salud y gloria nuestra. Tú rompiste las fuerzas y la dura Frente de Faraón, feroz guerrero; Sus escogidos príncipes cubrieron Los abismos del mar, y descendieron, Cual piedra, en el profundo, y tu ira luego Los tragó, como arista seca el fuego.
Página 380 - ... Señor de los ejércitos armados, Sobre la alta cerviz y su dureza, Sobre derechos cedros y extendidos, Sobre empinados montes y crecidos, Sobre torres y muros, y las naves De Tiro, que a los tuyos fueron graves.
Página 378 - Venid; dijeron, y en el mar ondoso hagamos de su sangre un grande lago; deshagamos a éstos de la gente, y el nombre de su Cristo juntamente, y dividiendo de ellos los despojos, hártense en muerte suya nuestros ojos.
Página 380 - ¿por qué, ingrata, tus hijas adornaste en adulterio infame a una impía gente, que deseaba profanar tus frutos, y con ojos enjutos sus odiosos pasos imitaste, su aborrecida vida y mal presente? Dios vengará sus iras en tu muerte; que llega a tu cerviz con diestra fuerte la aguda espada suya; ¿quién, cuitada, reprimirá su mano desatada?
Página 376 - ... grande aparato de sus naves, que de los nuestros la cerviz cautiva y las manos aviva al ministerio injusto de su estado, derribó con los brazos suyos graves los cedros más excelsos de la cima y el árbol que más yerto se sublima, bebiendo ajenas aguas y atrevido pisando el bando nuestro y defendido.
Página 171 - ... las de Tántalo, que está cerca del fruto, y muere de hambre; y propincuo al agua, y perece de sed; por momentos pienso dar en la coyuntura de la verdad, y por minutos me hallo tan lejos della, que vuelvo a subir el monte que acabé de bajar con el canto de mi trabajo a cuestas, como otro nuevo Sísifo.
Página 108 - II , pág. 333 de la obra sobre Los arquitectos y arquitectura de España, que publicó Cean. En él alega Herrera entre sus servicios el de la invencion de los nuevos instrumentos que habia dado para la navegacion, y en especial la de las longitudes , cosa tan deseada y buscada en tantos siglos y de tanto provecho para las navegaciones del Este al Oeste. Dice que, sin duda alguna, aunque le hubieran dado 2000 ducados de renta perpetua por el invento , no se pagaba. Estos instrumentos los hizo Herrera...

Información bibliográfica