Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ADVERTENCIA.

[ocr errors]

A presente edicion de las OBRAS DE
Boscan es la única que se ha dado á luz

sin el Libro iv, que contenia las poesías de su intimo amigo Garcilaso de la Vega. Desde 1543 hasta 1597 las veintiuna ó tal vez veintidos impresiones que existen, llevan siempre unidas las obras de ambos vates. En cuanto á Garcilaso, sólo al finalizar el siglo xvi empiezan á publicarse ediciones separadas de sus rimas; estas impresiones, agregadas á las posteriores, llegan hoy hasta el número de veintitres, y contadas las añadidas como Libro IV á Boscan al de cuarenta y cuatro ediciones del soldado-poeta. Nos ha parecido inexplicable, en vista de las repetidas exhumaciones literarias que caracterizan la época

[ocr errors]

actual en España, que ni siquiera una vez, desde 1597, los escritos de nuestro autor hayan merecido los honores de la reimpresion. Aparecen mes tras mes y año tras año lujosos tomos de libros raros ó curiosos, libros de antaño, libros para biblófilos

y,

en fin, bibliotecas enteras de autores españoles, mientras que las composiciones del «gentil cauallero de Barcelona) siguen entonando, en añejo pergamino, el epitafio fatídico de su propia Dedicatoria :

((Si pasáren con honra, dáles vida;
Y si no, no les quites el remedio
Que el tiempo les dará en su justicia :
Que mueran y que les cubra la tierra,

Y la tierra será el eterno olvido.)
Pero ¿quién se atreveria á borrar de la histo-
ria literaria española el nombre de Juan Boscan?
Porque ¿quién tuvo el honor, sino él, de iniciar
un nuevo género de poesía, de dar un nuevo im-
pulso á la rima tan profundamente caida bajo el
plectro de los pesados cancioneros y del verso cor-
tesano? Seguramente no fué Garcilaso, ni áun
aquel hombre universal Don Diego de Mendoza,
si bien estos dos corrigieron los defectos de los
primeros ensayos de Boscan y llevaron á una al-
tura inexpugnable un género de poesía que duran-
te largos años mejores ingenios tal vez, como
Castillejo, en vano procuraron derribar.

Sea cual fuere, nos parece que

los

versos de nuestro poeta pueden todavía « pasar con honra), y que se les debe «dar vida); por tanto, nos hemos propuesto elevar á su nombre este monumento, por imperfecto que sea, construido con los materiales que él mismo nos ha proporcionado.

Resta dar cuenta del ameno trabajo que ha ocupado nuestros ocios en la redaccion de este volúmen. Encierra, además del contenido de la edicion-príncipe, unas diez y seis composiciones que aparecieron por vez primera en Ambéres, año de 1544. Se podria poner en duda la autenticidad de estas adiciones, si no hubiesen sido admitidas en la segunda edicion oficial de Barcelona de 1544, probablemente durante la vida de doña Ana esposa del poeta. De lo inédito sólo hemos conseguido reunir 'siete poesías, con unas cuantas décimas y quintillas suprimidas en los textos originales, y que existen íntegras en los códices; de suerte que nuestra impresion lleva veinticuatro composiciones, algunas de ellas de bastante extension, que no figuran en la primitiva edicion.

A continuacion de esta Advertencia insertamos la reproduccion foto-litográfica de la portada y última plana de la impresion de 1543 en su ta

5

maño original, debida al entendido bibliógrafo don José Sancho Rayon; y concluido el texto encontrará el aficionado los facsímiles de las portadas de las demás ediciones.

No hablarémos del trabajo que ha costado ir buscando estos rarísimos tomos, molestando á nuestros apreciables amigos en España y fuera de ella con visitas ó con cartas; ni de la paciencia que ha exigido el cotejo y comparacion de veinte y tantas ediciones distintas con la original para formar 35 páginas de variantes; pero sí dirémos que en cuanto nuestras fuerzas han alcanzado, hemos hecho una coleccion completa de las obras poéticas de un autor importantísimo para la historia literaria de la nacion española.

Nació Mosen Juan Boscan en Barcelona, de padres nobles, por los años de 1493. De su mocedad nada sabemos sino lo que nos dicen vagamente los biógrafos: que siguió primero la carrera militar, probablemente en el ejército del Rey Católico, y que luego viajó por varios países, sobre todo por Italia, donde hubo de dedicarse sériamente al cultivo de las letras y humanidades.

Segun los cálculos que hemos hecho debió estar en Barcelona, de vuelta de sus viajes, en 1519, y ser presentado al jóven Rey en todo dicho año que pasó en la capital del Principado. Desde esta época principia tambien su amistad con Garcilaso, mozo entonces de 17 años, amistad que rivaliza con las más notables de la historia ó de la tradicion. Si es cierto lo que dice Navarrete que Garcilaso acompañó al Rey en su viaje desde Barcelona á Santiago, á principios del año 1520, probable es tambien que Boscan formase ya parte del séquito, como criado de la casa real que era, segun consta del privilegio de la edicion española del Cortesano fechado en 1533. Por esta época era ayo de don Fernando Alvarez de Toledo, conocido despues como el gran Duque de Alba (1). Un pasaje de la Egloga II de

(1) La prueba de que Boscan era ayo del Duque de Alba, se halla en la Egloga II de Garcilaso, donde dice Nemoroso:

(( Miraba otra figura de un mancebo,
El qual venía con Febo mano a mano,
Al modo cortesano. En su manera
Juzgáralo qualquiera, viendo el gesto
Lleno de un sabio, honesto y dulce afeto
Por un hombre perfeto en la alta parte
De la difícil arte cortesana,
Maestra de la humana y dulce vida.
Luégo fué conocida de Severo
La imágen por entero fácilmente
Deste

que allí presente era pintado.
Vió que era el que habia dado á don Fernando
Su ánimo, formando en luenga usanza
El trato, la crianza y gentileza,
La dulzura y llaneza acomodada,
La virtud apartada, generosa,

« AnteriorContinuar »