Los seises de la Catedral de Sevilla

Portada
Imp. de F. de P. Díaz, 1904 - 372 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 165 - Están ya nuestros meneos tan traídos y tan sucios, que conviene que Inventemos novedades de buen gusto. Los movimientos traviesos estoy haciendo discurso de quién los aprenderemos más vivos y menos burdos. ¿De los locos? , No me agrada. ¿De los bravos? Abermmcio. I.* Yo de los endemoniados lo más que he bailado estudio. 2.
Página 160 - Danza de espadas. Esta danza se usa en el reino de Toledo, y dánzanla en camisa y en greguescos de lienzo, con unos tocadores en la cabeza, y traen espadas blancas y hacen con ellas grandes vueltas y revueltas, y una mudanza que llaman la degollada porque cercan el cuello del que los guía con las espadas, y cuando parece que se le van a cortar por todas partes, se les escurre de entre ellas...
Página 56 - O, por mejor decir, la música más alegre y deliciosa de todas es aquella que induce una tranquilidad^ dulce en la alma , recogiéndola en sí misma y elevándola, digámoslo así, con un género de rapto extático sobre su proprio cuerpo , para que pueda tomar vuelo el pensamiento hacia las cosas divinas.
Página 166 - Sabemos por cierto haberse danzado este baile en una de las más ilustres ciudades de España, en la misma procesión y fiesta del santísimo Sacramento del cuerpo de Cristo, nuestro señor, dando a su majestad humo a narices con lo que piensan honralle.
Página 75 - Presentóle [al Emperador] un Maestro de capilla de Sevilla que yo conocí, que se decía Guerrero, un libro de motetes que él avia compuesto, y de missas, y mandó que cantassen una missa por él, y acabada la missa embió á llamar al confessor, y díxole : "O hideputa, qué sotil ladron es esse "Guerrero, que tal passó de fulano, y tal de fulano hurtó" ; de que quedaron todos los cantores admirados, que ellos no lo avian entendido hasta que despues lo vieron.
Página 166 - Provisor, y para que se pueda hacer en el espacio y consideración que conviene, mandamos á los autores de las dichas representaciones, y entremeses, las presenten ante nuestro Provisor, por lo menos un mes antes que las hayan de representar en público, so pena de que si no lo...
Página 302 - ... se cumplieron sus deseos generosos, pues el cabildo de Sevilla la encerró bajo triple llave, á juzgar por las palabras del maestro Argote de Molina que — en su Aparato para la Historia de Sevilla, — dice terminantemente, hablando...
Página 93 - Almucdan fue preciso quitar la piedra del dintel y el peso de la gran barra de hierro en que está puesta es de cuarenta arrobas: fue el que la hizo llevó y colocó en lo alto del alminar Abu-Alah el Sikeli, y se apreció la manzana en loo ooo adinares de oro.
Página 7 - Palea que confirma una escritura en 1145, las crónicas castellanas y los poemas cultos hacen frecuente mención de los juglares que creemos indígenas en Castilla como en los demás puntos. Sabido es que el santo rey Fernando III, «pagabase de omes de corte que sabían bien de trovar et cantar, et de joglares que sopiesen bien tocar estrumentos. Ca de esto se pagaba él mucho, et entendía quien lo facia bien et quien non...

Información bibliográfica