Imágenes de páginas
PDF
EPUB

traban á hacer oración á sus dioses, antes que entrasen en los patios se descalzaban los cacles (cactles), y á la puerta de las iglesias todos ellos se sentaban de cloquillas (asi) y con grandísima reverencia estaban sollozando, llorando y pidiendo perdón de sus pecados. Las mujeres traían pancaxetes (1) de carne de aves. Traian también frutas, papel de la tierra, y allí unas pinturas: tengo para mí que pintahan allí sus pecados. Era tan grande el silencio y el sollozar y llorar, que me ponían spanto y temor; y agora, por nuestros pecados, ya siendo cristianos, vienen a las iglesias casi todos ó muchos dellos por fuerza y con muy poca reverencia y temor, parlando y hablando y al mejor tiempo de la misa saliéndose della y del sermón. Por manera, que en sus tiempos había gran rigor sobre guardar la honra y serimonias de sus dioses, y agora no tienen miedo ni temor, ni vergüenza. Pudiera decir muy muchas particularidades y cosas de aquestos, pero, por no ser prolijo y porque basta lo dicho, dejo de decillo.

+=Soli Deo honor et gloria.
La relación está repartida en ocho jornadas.

Hé aquí cómo refiere en la tercera, así la razón como el hecho, de haberse no quemado sino anegado las naves de Cortés:

1... Y como los españoles tuviesen tanta noticia por la dicha lengua Marina y Aguilar de la grandeza de la tierra adentro, hobo muchos hidalgos y personas nobles que se volvieron (2), ó querían volver; dijose que lo hacían, unos de miedo, otros por dar relación de la tierra al adelantado D. Diego Velázquez; lo cual fué causa de mucha alteración. Considerado esto por Hernando Cortés, se hizo con ciertos estremeños amigos suyos, mas empero sin darles cuenta de lo que tenia acordado hacer, mandó

(1) No sé si esta palabra es castellana ó forma corrompida del mexicano. De uno ú otro modo, es probable que equivalga á empanada ó pastel, artículo de gran consumo en los mercados y figones de Tenuxtitlan.

(2) Haciendo un resumen de la gente que fué con Cortés à México, dice el P. Aguilar en otra parte de su narración: «Pasaron con Hernando Cortés personas muy pobles: don Pedro de Alvarado, don Pedro Puertocarrero, hermano del conde de Medellin: Diego Velázquez, sobrino del dicho don Diego Velázquez el adelantado, etc... Por manera que hubo gente de Venecia, griegos, sicilianos, italianos, vizcainos, montañeses, asturianos, portugueses, andaluces y estremeños >>

llamar á un compadre suyo, maestre de un navio, muy su amigo, al cual rogó en secreto (1) que aquella noche entrase en los navíos y les diese á todos barrenos, habiendo mandado salir la gente primero, á tierra. Y así el dicho maestre entró en los navios sin que nadie lo viese ni pensase lo que había de hacer, y los barrenó. Y otro día de mañana amanecieron todos los navíos anegados y dados al través, salvo una carabela que quedó. Visto por los españoles, se espantaron y admiraron, y en fin, hicieron de las tripas corazón y disimularon el negocio. Mas empero no de tal manera que no se sintiesen; porque un Juan Escudero y Diego de Ordas, personas nobles, y otro que se decía Umbría trataron entre sí de tomar la carabela y ir á dar nueva de lo que pasaba al adelantado don Diego Velázquez; lo cual venido á noticia del dicho capitán Hernando Cortés, los hizo parecer ante si, y preguntándoles si era verdad aquello que de ellos se decia, dijeron que sí, que querian ir á dar nuevas á don Diego Velázquez; el dicho Hernando Cortés los mandó luego ahorcar; y al dicho Juan Escudero, al cual no le quiso guardar la hidalguía, de hecho lo ahorcó; y al Ordas, por ser hombre de buen consejo y tener á todos por rogadores, y así se quedó; de manera que Ordas no murió, porque los capitanes rogaron por él. Por manera, que este hecho y el echar los navios á fondo, puso mucho temor y espanto en todos los españoles.»

En el relato del P. Aguilar salta inmediatamente a los ojos la anteposición del acto de barrenar las naves á la frustrada escapatoria de Escudero y Ordas; pero no entra en mi propósito discutir si las cosas sucedieron realmente por el orden en que él las cuenta ó según su memoria de ochenta años; me basta con que este testigo presencial del magnánimo arrojo de Cortés, sea de los barreneros, no de los incendiarios.

MARCOS JIMÉNEZ DE LA ESPADA.

(1) Al margen, de otra letra, pero del mismo tiempo que la del texto: Bste hecho fue notable y de hombre magnanimo, en mandar echar las naves à fondo, y se puede igualar con cualquier hecho famoso de los Césares.

IX:

BREVE NOTICIA DEL SANTO NIÑO DE LA GUARDIA,
QUE EL ARZOBISPO D. JUAN MARTÍNEZ SILICEO ALEGÓ EN 1547.

Biblioteca Nacional, códice Aa 105, fol. 47 v.

« E los mayores enemigos, que tuvo christo en esta vida, fueron ellos (los judíos); tanto que le crucificaron. Y este odio hasta el día de oy no çesa en ellos, así contra christo como contra sus ministros; como se muestra, pues la sancta inquisición todos los años quema, reconcilia y penitencia á muchos de ellos en estos Reynos; é de poco tiempo acú, cerca de la villa de la guardia, que es, nueve leguas de esta cibdad, villa de este arçobispado, cru. cificaron á un niño, de ocho años poco más o menos, mucha compaña de herejes; en el qual ecercitaron todos los tormentos que en christo hicieron sus parientes, como es cosa muy verdadera.»

Esta razón alegó el arzobispo Siliceo contra no escasa, ni poco granada parte de su Cabildo toledano, que se opuso al Estatuto de limpieza (23 Julio 1547), porque cerraba toda entrada ó participación en los beneficios de la catedral á los cristianos de linaje hebreo. Tan ruidosa polémica, ó su rica documentación avalorada con cartas del emperador Carlos V (13 Setiembre 1547; 11 Febrero 1548), é intervención del papa Paulo III (28 Mayo 1548), llena muchas páginas del voluminoso códice Aa 105 de la Biblioteca Nacional, redactado casi por entero de puño y letra del licenciado Sebastián de Orozco, jurisconsulto y poeta á la vez, que á la sazón florecía en Toledo (1). El cual hizo preceder á estas páginas la Memoria escrita en 1544 por el licenciado Damián de Vegas acerca del Niño de la Guardia, con el visible intento de robustecer la que le parecía oportuna equidad del Estatuto. De

- (1) Véase en la colección de bibliófilos andaluces el Cancionero de Sebastián de Orozco, poeta toledano del siglo XVI. Sevilla, 1871. Ea la introducción, escrita por el señor Martío Gamero, so enumeran (páginas xlv.Lx) todas las piezas del códice.

aquella Memoria parten evidentemente las cinco proposiciones fundamentales de la Noticia, cuya exageración ó falta de critica he demostrado ya (1); pues ni el hecho de la crucifixión del Niño era tan reciente, como la mentida conjuración de los hebreos franceses lo hacía suponer; ni el Niño tenía ocho años de edad; ni todos sus asesinos habían sido compaña de herejes ó conversos; ni ejercitaron en él todos los lormentos de la Pasión de Cristo; ni eso ni otra ficción es cosa muy verdadera.

Peor lo hizo el licenciado Orozco, el cual adicionó a la Memoria (2) lo siguiente: «Los que fueron en la muerte y martirio de este sancto niño fueron este benito garcia de las mesuras, njosén franco, lope franco, juan franco, alonso franco, Juan de ocaña y garci franco, [y] el licenciado Ribera contador que fue pilato.» Menos distante de la realidad, afirma el licenciado Vegas (3): «Y de onze judíos que fueron, este benito garcia fué el que puso la corona en la cabeza y sacó el corazón del sancto niño innocente. El número once es exacto, y dimana de los procesos auténticos; mas el ocho, erróneo, tiene visos de proceder del antiguo retablo (4) que se puso en la cueva, y en cuyos relieves creíase que estaban figurados Benito Garcia y Mosen Franco crucificando al Niño; Lope Franco y Garci Franco azotándole; Juan de Ocaña acusándole y Hernando de Ribera juzgándole; y finalmente, seduciéndole con mostrarle unos borcegailitos Juan Franco y Alonso Franco en la puerta del Perdón de la catedral Toledana. Al bello estilo de Orozco se ajusta la célebre canción:

Del Quintanar y Tembleque
Se parten ocho judíos
Con dañados corazones
En busca del santo Niño.,

FIDEL FITA.

(1) Páginas 147-155.
(2) Biblioteca Nacional, codice Aa 105, fol. 41 r.

(3) Pág. 135. - Ocúrreseme que pudo ser licenciado en medicina. Véase La Barrera, Catálogo del teatro antiguo español, art. Vegas, páginas 458 y 159. Madrid, 1860.

(4) Yepes, fol. 13-v.

DE LAS

OBRAS DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA

encuadernadas en rústica,

CON EXPRESIÓN DE SUS PRECIOS EN MADRID Y EN PROVINCIAS.

PRECIOS.

Madrid. Prov.

PESETAS.

Memorias de la Real Academia de la Historia.- Los diez tomos publicados...

66 70 Se venden también sueltos. Los tomos I, II, III, IV, V y Vi, cada uno..

6 7 EL TOMO VII....

7,50 8,50 EL TOMO VIII......

9 10 EL TOMO IX.......

7,50 8,50 EL TOMO X.....

6 7 Las siete Partidas del Rey D. Alfonso el Sabio, cotejadus con varios

códices antiguos, y autorizadas por Real orden de 8 de Marzo de 1818
para los usos forenses: tres tomos en......

15 19 Opúsculos legales del Rey D. Alfonso el Sabio: dos tomos en........ 7,50 8,50 Diccionario geografico-histórico de la Rioja y de algunos de los pue

blos de la provincia de Burgos, por D. Angel Casimiro de Govantes. 5 5,50 Historia general y natural de las Indias, islas y tierra-firme del mar

Océano, por Gonzalo Fernández de Oviedo; con las adiciones y en-
miendas que hizo su autor: ilustrada con la vida del mismo, por don

José Amador de los Ríos: cuatro tomos á 12,50 y 15 ptas. uno, y todos. 50 60 Memorias de D. Fernando IV de Castilla. Crónica y colección diplomática: dos tomos..

10 12 Catálogo de Fueros y cartas-pueblas de España..

4 4,50 Catalogo de las Cortes de los antiguos reinos de España....

3 3,50 Cortes de los antiguos reinos de León y de Castilla. Se han publica

do cuatro tomos.-Introducción.-Primera parte. Un tomo. Cada uno. 15 16,25 Introducción a las Cortes de los antiguos reinos de León y de Castilla. Partes I y II: dos tomos. Cada uno.....

15 16,25 Memorial histórico español. Colección de documentos, opúsculos y antigüedades. Tomos I-XIX: cada uno........

3,50 4 İndice de documentos procedentes de los monasterios y conventos

guprimidos. Tomo I. - Monasterios de Nuestra Señora de La Vid y
San Millán de la Cogolla.......

5 5,50 Colección de obras arábigas de historia y geografia. Tomo I. Ajbar Machmua. (Coleccion de tradiciones)..

7,50 8 Tomo II. Cronica de Ebn-Al-Kotiya. En prensa. Diccionario de voces españolas geográficas....

0,75 1 Catálogos de los nombres de pesos y medidas españolas..

0,50 0,75 España sagrada: cincuenta y un tomos. Faltan los tomos II, VII, X, XII,

XVI, XXII y XXXIII. La Academia tiene acordada la reimpresión

de estos tomos.
Los tomos 1, III-VI, VIII, IX, XI, XIII-XV, XVII-XXI, XXIII; La Can.

tabria.--Discurso preliminar al tomo XXIV; los tomos XXIV-XXXII
y XXXIV-L: cada uno, sueltos.......

3,50 4 Tomando juntos los cuarenta y seis tomos existentes

129 152 TOMO LI ...

5 5,50 El R. P. Mtro. Fr. Henrique Florez, vindioado del Vindicador de la Cantabria: por el P. Mtro. Fr. Manuel Risco.

1,50 1,75 Historia del célebre Castellano Rodrigo Diaz, llamado (El Cid Campeador); por el mismo P. Risco.

2 2,25 Historia de la ciudad y corte de León y de sus Reyes: de sus igle

Bias y monasterios antiguos y modernos: por dicho P. Risco: dos
tomos en .......

4,50

« AnteriorContinuar »