Historia de Cataluña y de la corona de Aragon: escrita para darla a conocer al pueblo, recordándole los grandes hechos de sus ascendientes en virtud, patriotismo y armas, y para difundir entre todas las clases el amor al pais y la memoria de sus glorias pasadas, Volumen2

Portada
S. Manero, 1860 - 825 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 357 - Chorreábanos entonces por el rostro la sangre de la herida; teníamos que enjugárnosla con un pedazo de cendal que traíamos, y con todo íbamos riendo para que no desmayase el ejército, y así nos entramos en nuestra tienda. Se nos entumeció desde luego la cara y se nos hincharon los ojos de tal manera, que hubimos de estar cuatro ó cinco...
Página 357 - Se nos entumeció desde luego la cara y se nos hincharon los ojos de tal manera, que hubimos de estar cuatro ó cinco días teniendo enteramente privado de la vista el <it.
Página 172 - ... personaje ¿será puramente casual ó hija de un siniestro pensamiento de anatema y reprobacion contra el auxiliador de los albigenses? Sin embargo una inscripcion enfática de la cual aun se conservan palabras, ciñó cual orla el arco de su sepulcro, y en ella se le llama flor de los reyes, honor del reino, esplendor de la tierra , adorno del mundo , soberano liberal, y el mas llorado y plañido df todos.
Página 709 - Sepan todos que Nos , Jaime , por la gracia de Dios rey de Aragon , de Mallorca y de Valencia , conde de Barcelona y de Urgel y señor de...
Página 357 - Dios que nos pasase de parte a parte; pero se nos clavó más de la mitad de la saeta, de modo que en el arrebato de cólera que nos causó la herida, con nuestra propia mano dimos al arma tal tirón que la quebramos. Chorreábamos entonces por el rostro la sangre de la herida ; teníamos que enjugárnosla con un pedazo de cendal que traíamos; y con todo íbamos riendo para que no desmayase el ejército y así nos encontramos en nuestra tienda.
Página 78 - Jurati, y en otros Paciarii. Estos magistrados gozaban el derecho de un poder supremo en todo lo tocante á su gobierno económico; podían administrar justicia privativamente, en ciertos casos, dentro del pueblo y su comarca; imponer gabelas y arbitrios para las necesidades públicas ; ejercitar su milicia urbana para la defensa común ó para el servicio del Príncipe, y algunos tuvieron la prerrogativa de acuñar moneda.
Página 356 - Nos un ballestero, y atravesando la flecha el casco de suela qr.e llevábamos, hiriónos en la cabeza cerca de la frente. No fue la voluntad de Dios que nos pasase de parte á parte ; pero se nos clavó más de la mitad, de...
Página 493 - Roma, tuvo cuidado de protestar antes á presencia de algunas personas principales, «que se entendiese no recibía la corona de mano del arzobispo en nombre de la iglesia romana, ni por ella, ni contra ella (1).
Página 350 - de Tortosa hasta que Valencia caiga en nuestro poder. »Y para que mejor entendáis que es nuestra voluntad »quedarnos aqui y conquistar este reino para el servicio de Dios, sabed que en este momento vamos á »dar orden para que venga la reina nuestra esposa, y »además nuestra hija....
Página 313 - ... et de villas et de todos mios sennorios: et si por aventura deviniesse de mi rey de Aragon antes que de vos rey de Navarra vos rey de Navarra que herededes todo lo mio HM como desuso es scripto sines contradizimiento ni contraria de nul omne del mundo.

Información bibliográfica