Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][merged small][ocr errors][merged small]

DE CATALUÑA

T DE LA

CORONA DE ARAGON,

ESCRITA

PARA DARLA A CONOCER AL PUEBLO, RECORDÁNDOLE

LOS GRANDES HECHOS DE SUS ASCENDIENTES EN

VIRTUD, PATRIOTISMO I ARMAS,

Y PARA DIFUNDIR ENTRE TODAS LAS CLASES EL AMOR AL PAIS

Y LA MEMORIA DE SUS GLORIAS PASADAS,

POR

Victor Balaguer

CRONISTA DE BARCELONA.

Adornada con láminas abiertas en acero.

TOMO II.

BARCELONA.

LIBRERIA DE SALVADOR MANERO,

Rambla de Santa Mónica, núm. 2.

1861.

[merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small]

Barcelona.-Imp. de El Porvenir, de Buonaventura Bassas, Tallers, p. 51 y 53.- 1861.

CAPITULO I.

DOÑA PETRONILA REGENTE.

DON ALFONSO PROCLAMADO REY.

ESTADO DE COSAS EN PROVENZA.

(Do 1162 á 1165).

TERMINADA queda ya la crónica de la casa condal, pero no la historia de los descendientes de los Berenguers, cuya línea masculina quedó existente en el trono de Aragon, constantemente iluminada como por un sol de gloria por el astro brillante que habia regido los destinos de la dinastía catalana. El hijo de Ramon Berenguer el Santo, empuñando el doble cetro de Cataluña y de Aragon, comienza una época histórica general á todos los estados de aquella corona. No fué menos gloriosa y menos brillante que la primera, la segunda época que con este capítulo entramos á narrar. En aquella vemos á nuestros inclitos condes llevar a cabo la empresa de restauracion y reconquista sin mas ausilios que los que supieron crearse con su constancia, su voluntad y su valor; y fuertes en su derecho, en su conciencia y en su espada, arraigar en la Marca la cepa de donde mas tarde debia brotar la dinastía española. En esta veremos á los reyeshéroes de Aragon completar la adquisicion de lo que debia pertenecerles en la Península , segun tratados tratados y convenios con los reyes

de Castilla, y pasar luego á tremolar sus banderas en apartadas regiones y en remotos climas. D. Ramon ó Alfonso I de Cataluña y II de Aragon, fué el monarca destinado á inaugurar esta nueva época , y no es estraño que un cronista, al ocuparse de su nacimiento acaecido

« AnteriorContinuar »