Obras dramaticas de D. Antonio Gil y Zarate

Portada
Baudry, 1850 - 554 páginas

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 238 - Esta es la justicia que manda hacer el rey nuestro señor á este cruel tirano , usurpador de la corona real , y en pena de sus maldades , mándanle degollar por ello. » — Luego que llegó al cadalso le hicieron desmontar y subió las escaleras con resolución y presteza...
Página 301 - De mi mas pura sangre el sacrificio. Con ella en esos campos un ejemplo Del honor castellano dejo escrito, Y de este suelo para eterna gloria Sabrán honrarlo los futuros siglos. A la voz de la patria nunca tenga Límite en nuestro pecho el heroísmo; Y siempre que peligre, sepa España Que otros tantos Guzmanes son sus hijos.
Página 42 - ESCENA PRIMERA. EL CONDE. Mientras toman el café Quiero en silencio aquí solo Meditar sobre el partido Que he de seguir... bien que poco Tiene que reflexionar. He vuelto al marques de modo Que él mismo ya favorece Mis intenciones : por otro Lado él se halla distraido, Si es que yo no me equivoco, Con la baronesa : fuera Por consiguiente muy tonto En no aprovecharme... es cierto Que un amigo escrupuloso No tratára de... Mas ¡que! Guardando mucho decoro En lo esterior, lo demas... Lo demas importa...
Página 49 - Que al querer de la mujer Esté sujeto el marido ? Aquí quien manda soy yo, Yo solo ; y por tus caprichos No he de permitir se arroje De mi casa con estilo Tan grosero á una señora De su carácter.
Página 274 - PEDRO. ¡Ah! ya en sacro fuego mi pecho inflamado, las lides aguarda con noble ansiedad: qué gloria me espera, pues hoy me han armado tan fuerte guerrero, tan rara beldad! Que venga el Alarbe, que venga, y en breve mi esfuerzo invencible probar yo le hare; asedie a Tarifa, si a tanto se atreve, que en lagos de sangre su furia ahogaré.
Página 158 - Sonreir entre las llamas. Fija los ojos en mi ; Que sin dejar de mirarte , Tú me escucharás alli Con firme voz darte el si Que en el altar debi darte. De los hombres á despecho , Templo la hoguera será , O de rosas blando lecho , Donde al fin en lazo estrecho Nuestra union se cumplirá ; Y en vez de que al espirar Nuestros amores se acaben , Se verán acrecentar De cuanto los cielos saben Mas que los hombres amar.
Página 276 - Venga el moro, voto a tal, que él y todos ya sabemos lo que hacer aquí debemos. ¿Todos he dicho? Hice mal. Hay uno . . . ¡Qué buena pieza! Maldito si de él me fío; tiene cara de judío.
Página 88 - ... crueldad, deja de serlo. Enr. ¿Quedará sin venganza la inocencia? Blanca. Su solo vengador está en el cielo. Enr. Asi oprimen al mundo los tiranos : Su fuerza es la paciencia de los buenos. Alb. ¿En qué armas, pues, fiais vuestra defensa? Blanca. La súplica y el llanto, otras no quiero. Si, nobles caballeros; pues sensibles A mi suerte os mostrais, un solo medio Me es licito aprobar : seguidme todos; Y uniendo al mio vuestro ardiente ruego, A las plantas del rey... Enr. Duro es, señora,...
Página 51 - Alguna vezá mi lado? Nunca me hablas tierno y fino. Siempre adusto en mi presencia ; Pero fuera es muy distinto. El mal humor que otros causan Le pago yo : tu descuido Llega hasta el desprecio... en fin, Con decir que eres marido No hay mas que hablar. Todos obran De esa suerte ; y siempre ha sido Para ellos la libertad, Para nosotras los grillos.
Página 30 - De sus hijos , que su gala Mas bella son ellos... Yo Fui casado : era una alhaja Mi Pepa. ¡ Tan hacendosa! Siempre arreglando la casa : Asi es que me la tenia Como una taza de plata.

Información bibliográfica