Imágenes de páginas
PDF
EPUB

golpe un género nuevo de amortizacion, ni siquiera imaginado, del cual podria escribirse largo y poco edificante capítulo.

Entre las mayores rarezas que Salvá guardaba en sus estantes, se perecian los eruditos por echar los ojos al ejemplar único de cierto dramático extremeño casi desconocido, rival de Torres Naharro y coetáneo suyo, aunque todavía más interesante para la historia teatral de España por haberse representado aquí sus obras en la catedral de Badajoz, y en fechas más remotas, quizá, que las de Naharro en Italia; pues cuantas artes y maneras habian imaginado, se estrellaban contra la dura epidermis de aquel librero bibliógrafo, que sólo daba del libro algun dato insignificante, y eso en brevísimas cartas, si no mienten mis informes.

La publicacion de su Catálogo en 1872 tornó calentura la hidrópica ansiedad de los anticuarios, pues a la pág. 501 del tomo I se hallaban tales señas, perfiles y ponderaciones del rarísimo libro, que aquello fué como el hallazgo de un nuevo placer entre los mineros de Potosí ó California. No ya lo calificaba del « más precioso é interesante» de su riquísima secion dramática, sino que hacía larga lista de todo su contenido, placiéndose y dilatándose un tanto, como solia, en aquellas farsas

más desgarradas y licenciosas, aunque olvidó por cierto la de Tamar, que á todas estas excede. Respecto á la rareza, con testigos como Gayángos, Wolf, de Viena, y los principales bibliotecarios de París y Lóndres, juzgaba su ejemplar el solo conocido de la Recopilacion de Sanchez de Badajoz.

Gracias ahora á la bizarría de V., padre mercenario de aquel cautivo, huelgome en limar sus hierros y volverle á la vida pública, aunque no sin temor de que me salga ingrato, como diré más adelante, cuando en el segundo y último tomo analice las veintiocho farsas y autos que han de contener, y

de la

persona del

poeta cuente lo poco que averiguando estoy. Sigo en la reimpresion el mismo sistema que en la de Naharro mi ilustre compañero Cañete, para que, saliendo iguales ambas ediciones, pueda fallarse acertadamente el pleito que con más fuerza de sangre que estético sentido puso Juan de Figueroa al poeta de la Torre de Miguel Sexmero; pleito que yo no defenderé en su dia con tanto ahinco en la es fera literaria como en la histórica y arqueológica. Interin llega ese dia, la justicia pide que estampe el nombre de V. en la primera página con esta breve relacion tan honorífica para V., que aventajándose al duque de Feria,

b

saca otra vez el Cerbero del infierno sin ayuda de Hércules.

Como los rios en veloz corrida
Se llevan á la mar,

vuelva, pues, á V. la Recopilacion de Diego Sanchez, junta con el testimonio de la amistad y agradecimiento de su afmo.

S. S., Q. B. S. M.,

V. B.

PRELIMINARES

DE

LA EDICION GOTICA.

« AnteriorContinuar »