Cartas a Lord Holland: sobre los sucesos políticos de España en la Segunda época constitucional

Portada
M. Rivadeneyra, 1853 - 306 páginas

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 111 - ... aunque esto es verdadero hasta cierto punto, no lo es en su totalidad, como lo prueba el haber celebrado un concordato con Pío VII en 1801 para el arreglo de las iglesias católicas existentes en su territorio.
Página 299 - La España de Carlos V hace ya mucho tiempo que acabó; la de Fernando VI y Carlos III también es imposible que subsista; y estas oscilaciones de esclava a libre y de libre a esclava, estas revueltas, esta agitación no son otra cosa que las agonías y convulsiones de un estado que fenece".
Página 169 - ... todos los desórdenes y torpezas que la borrachera y la licencia militar llevan consigo. Por manera que la majestad soberana del Monarca no se vió nunca mas ultrajada ni envilecida que por aquellos mismos que afectaban quererla restaurar y defender.
Página 13 - Estado a un grado de prosperidad y de cultura que presentaba las mejores esperanzas para en adelante. Murió Carlos III. y estas esperanzas agradables se enterraron con él en su sepulcro
Página 110 - Comenzaron las hostilidades cuando el acontecimiento del Escorial , y no han cesado todavía aun después de abolida la Constitucion y proscriptos y perseguidos sus autores. Hoy atacaban los actos del Gobierno y de las Cortes con el rigor de las teorías , y mañana se mofaban de las teorías como de sueños de ilusos contrarios á la realidad de las cosas y al curso que ordinariamente llevan los negocios en el mundo.
Página 26 - ... opinion y sus inmensos recursos. Pero estos esfuerzos hubieran sido en balde sin la concurrencia de la autoridad suprema. La tendencia de la parte mas ilustrada de los españoles hácia la reforma, y la costumbre de obedecer que tiene entre nosotros la masa general del pueblo, hubieran, ayudadas del Gobierno , acabado el descontento y sostenido las leyes. La venida del Rey rompió el equilibrio , y la balanza se inclinó toda á favor de los enemigos de la libertad.
Página 109 - Veíase esto bien claro, y mejor ellos que nadie, .en la mala acogida que encontraron algunos al presentarse en las juntas electorales, y en la poca cuenta que se hacia de ellos para la provision de los empleos.
Página vi - Y no se engañen los españoles: la cuestión primera, la principal, la de si han de ser libres o no, está por resolver todavía.
Página 180 - La nota era inútil para los ministros españoles, que nada podian hacer, y mucho mas para el pueblo en el caso de que enfurecido quisiese hacer pedazos el ídolo que en otro tiempo adoraba. Ella y el tono en que estaba puesta eran...
Página 170 - ... consideracion alguna ni á su calidad ni á sus atribuciones. A las reclamaciones que hicieron sobre aquel extraño proceder, ya alegando la necesidad de su descanso, ya la de ir á cumplir con sus deberes , ó se les respondia con mofa , ó no se les respondia nada.

Información bibliográfica