Imágenes de páginas
PDF
EPUB

inútiles á nuestro objeto , cuyo Cancionero han descrito imperfecta y no muy fielmente los anotadores de Ticknor: la del Seminario sacerdotal, cerrada al público y á los curiosos, no conserva al parecer ni aun el códice que poseyó de los fueros de Sobrarbe: el archivo de la Diputacion, que contuvo raras curiosidades, no guarda papeles anteriores al siglo XV en lo que permitia ser examinado cuando nosotros lo intentamos: el de la Catedral de la Seo tiene muy poco de accesible y aun menos de cono cido.

Pero en el del Pilar , perfectamente organizado y registrado, sobre estar servido con aptitud y cortesia por el Sr. D. Diego Chinestra, despues de haber visto con gusto algunas de sus numerosas escrituras en pergamino, y con

monz e de Luytago e uiniemos por el cerro á suso e alli quomo aguas viero lon @nta Trasmonz diemos á Transmonz por término. E alli quomo aquas vierten enta Berola diemos á Beruela por término é acha juso al fondon diemos todo el cabezo de Otunna á Berola.» Et quando esto ouieron vido, D. Pedro Cornel e D. Pedro Perez la justicia mandaron por partes del Rey que assi quomo hauian trobado en pesquisa e en verdil que assi fuese tenudo por siempre entre el desterminamiento de Beruela e de Trasionz. Esto todo a posado quomo de suso es escripto a plazimiento de ambas las partidas, mandaron de mas D. Pedro Cornel e D. Pedro Perez la justicia con consello del Bispe e de todos los otros bonos ommes que en el logar eran que si bestiar ó ganado de los monges entrase en el regadio del término de los de Trasmonz, que los omes de Trasmonz podiessen pendrar á los monges por so calonia assí quomo es fuero de tierra á los ommes de Trasmoz de este desterminamiento que fo feyto fueron pagados los unos y los otros ambas las partidas. E fueron de estos desterminamientos testimonias en cu ya presentia fueron feylos D. Garcia Frontin bispe de Tarazona e D. Blascho Perez é D Martin Perez e D. Garcia Ximenez fillo D. Xemen Perez canonicus e D. Guillen Abbat de Firto e D. Domingo Arzez prior del dito logar e D. Lop Cellarer de Fito. E de los caualleros e de los bonos ommes de Tarazona D. Juan Perez justicia de Tarazona e D. Xemen Perez e D. Martin Perez so ermano e D. Rodrigo ermano de D. Juan Perez justicia de Tarazona. Esto fo feyto en el mes de Septembre pridie Kalendas Octobris era MCCLXXIIII. Nos D. Jaime por la gracia de Deus Rey daragon e de mayorchas e de Valentia comte de Barzalona e de Urgel e sennor de Montpesler otorgamos la present carta e tenemosla por firme = Signum X Jacobi Dei gratia Regis Arag et mayoricar. et Valencie commes Barch. et Urgel et dux montisp.--Raymundus nolarius publicus et juralus Tirason. præcepto domini regis scripsit per alfabetum divisil.

admiracion el ejemplar de los Morales de S. Gregorio mandado escribir en vitela á gran folio por el obispo Tajon, hemos acertado à encontrar una pieza de gran valor, códice incompleto pero 'estimable marcado con las indicaciones Al. 2, cax. 3, lig: 2, sub. n. 28.--Consta de ocho hojas en pergamino y caracteres góticos, con las rúbricas de vermellon, buenas márgenes, letra al parecer del siglo XIV, encabezamiento más moderno que dice Quaderno de libro de fueros antiguos, y un contenido de cerca de veinte distintos fueros, los cuales se hallan encadenados despues de cada rùbrica con la conjuntiva Item, y tratan de fianzas, compra de cosa burtada, construccion de castillos, adulterio, homicidio, salario de los sirvientes, prescripcion , prenda, posesion, testamento, retracto , hijos naturales , prole de los clérigos y otros puntos de interés.

No podemos pensar otra cosa de ese códice sino que es copia de los fueros del rey D. Jaime, tales cuales se redáctaron en 1247, esto es, en castellano , y original por consiguiente (no el ms, sino el lenguage) del testo latino á que en 1352 se redujeron muchos de ellos, segun aparecen en la coleccion cinco veces impresa de nuestros fueros, Muévenos á esta opinion, antes que todo, la conformidad

osoluta entre el texto del códice y el latino de los fueros impresos; y para que pueda juzgarse de ella y del códice mismo, confrontaremos dos trozos, que son los siguientes:

DE OME QUE TIENE E POSSE-pex POR XXX ANNOS ET UN ANNO ET UN DIA

DE PRÆSCRIPTIONIBUS.

Ilem. Qualque Infanzon ó Quicumque Infantio, vel olro ome quz ternan alguna

alius tenuerit aliquam hereheredat por XXX annos et un

ditatem pacifice per triginta

annos et unum diem, et post ano et un dia, passado aquest transactum istum terminum término et algun otro ome alius homo quicumque sit mi

serit in illam malam vocem, verra querra meter mala voz

demandando illam hcreditaen aquella heredat, si aqel tem, si ille qui possidet potequi la posseder podrá provar rit probare sufficienter, quod que agel qui la demanda en- ille qui eam demandat ingre

diebatur et egrediebatur in vitrava et exiva en aquella vi

lla illa ubi est hercditas anlla ont es la heredat, aqel tedicta, qui eam demandat non qui la demanda non la pue- polest nec debet eam consequi de conseguir por nenguna

ratione qualicumque secun

dum Forum Aragonium. Sitarazon por fuero Daragon. men possessor poterit probare Enpero si el possedidor po- aut monstrare suam auctoritadrá monstrar so actoritat por tem per scripturam sibi valituscriptura valedora et quod ei ram et quod ei sufficere possit

secundum forum salvo anno et sufficere et abundare sibi pos- die in suis casibus sicut contisit segunt el fuero.... netur in foro anni et diei.

DE TOT SIRVIENT QUE DEMANDA
SO SOLDADA ET EL SENNOR NE-
GARÁ, QUOMO DEVE SEDER.

DE MERCENARTIS.

Item. Totome servient qui Serviens conductitius qui será a servicio dalcum ome et non completo servitio petit á demandara la soldada qual domino salarium; si dominus conyinie con él por el servicio tantum se debere negaverit quel avra feito; et el sennor quantum petit, jurante servo negara qel nol deve tanto super librum et crucem quanquanto demanda; el sirvient titatem salarii quæ remansit, jurando sobre libro et cruz, solvet ei dominus salarium el senor devel dar entrega- remanens que quod petivit. ment toda su soldada.

Otro de nuestros fundamentos es la grande analogia entre el lenguage del referido códice y el que se usaba indubitablemente, no ya en tiempo del rey D. Saime, sino aun por el mismo redactor de los fueros de Huesca, el Obispo Canellas, de quien cita un diligentísimo jurisconsulto (35) estas palabras: «donques al rey conviene ordenar alcaldes y Iusticias, et revocar quanto á eyll ploguiere, et poner á eyllos perdurablement, ó aquillos entre los quoalls alcaldes siempre es establido un lusticia principal en el Regno, el qual pues que fuere establido una vegada del seyñor no es acostumbrado de toyller tal lusticia sin razon ó sin gran culpa.)

Pareciéndonos de gran peso ambas razones, y no pu

(35) D. Luis Exea y Tala yero en su muy erudito Discurso histórico-juridico sobra la instauracion de la Santa Iglesia eesaraugustana en el templo máximo de San Salvador, 1674, nota 442, en la cual incluye tambien textuales dos trozos del fuero antiguo de Sobrarbe.

diendo suponer que sean los fueros de dicho códice ni una inexplicable traduccion sobre el texto lalino, cuando su lenguage denola mayor anligüedad que la del tiempo de Perez Salamova y lopez de Sessé (siglo XIV), ni un Manual trabajado por algun curioso, aunque este no dañaria á nuestro objeto filológico; deducimos que bien pudo ser aquel el texto primilivo de los fueros célebres de Huesca, y bajo este aspecto lo hemos presentado como muestra del lenguage aragonés en la primera mitad del siglo XIII.

Al mismo intento trasladaramos, si nuestra diligencia nos los bubiese procurado, los muy antiguos romances aragoneses con que parece que piensa enriquecer su monumental Historia de la Literatura española el profundo literato D. José Amador de los Rios; pero sin haberlos alcanzado, porque no bemos querido apelar á los vínculos del comprofesorado y la amistad que con aquel nos unen, y eso por no usurparle la primacía de exámen ni privar al público de la superioridad de su crítica; nos parece que, aunque mas remotos sean aquellos restos de nuestra antigua poesia, nunca han de serlo tanto como el códice que acabamos de citar. Y es que, á nuestro parecer, existió, en efecto, una antiquísima poesia popular anterior ciertamente al Poema del Cid, y tal vez, como otros dicen (aunque nosotros lo dudamos) historia poética de que hubo de ser virse el autor de la Crónica general de España; pero los romances escritos y coleccionados, esto es, los que han podido llegar hasta nosotros, no pueden ser anteriores al siglo XIV, en la forma en que aparecen escrilos, pues ni su lenguage nos dá siquiera esa antigüedad, ni aun racionalmente pueden tenerla, si se considera que, transmitidos por la tradicion,

« AnteriorContinuar »