Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[graphic][ocr errors]
[ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]

Imprenta de LA VERDAD, Sancho-Ibàñez, 16.

1887

Are 94.7

HARVARD UNIVERSITY

Y
DEC 18 1963

Un grupo de amigos, unidos de antiguo por un verda:lero afecto y por la identidad de gustos y aficiones, reuníase casi diariamente á fines del año de 1874, para admirar los objetos romanos que un pobre viejo, á fuerza de grandes fatigas é inmenso trabajo, extraia por encargo y precio convenidos de antemano de los sepulcros que descubria al sitio de la Corredera. El estudio de tantos y tan variados objetos suscitaba discusiones interesantes sobre la mayor ó menor antigüedad de su origen, su valor histórico y artístico, su significación civil ó religiosa y otros mil y mis detalles

que venian siempre á dar un resultado provechoso.

Raro era el dia en que á la reunión no se presentaba algún bracero con monedas de las que se encuentran frecuentemente en los campos de Carmona, al hacer las operaciones de la siembra. Ya era uno que sabiendo las aficiones de aquel centro arqueológico en embrión, traia la noticia de unas Termas descubiertas á orillas del rio Corbones; ya era otro, portador de una inscripción romana; ó ya, por último, era un tercero, que venia cargado de aras y cippos funerarios, ídolos, ungüentarios y pateras. Las monedas africanas, las romanas del alto y bajo imperio, las familiares, las geográficas, las árabes y las de la Edad Media no escaseaban tampoco y ofrecian á la reunión vasto campo para discurrir sobre aquellas sociedades y aquellos tiempos.

Por aquella época el Sr. D. José de Sotomayor, gefe en Carmona de la benemérita guardia civil, emprendió en unión de D. Juan Fernández y López excavaciones en el sitio llamado XI Quemadero. La fortuna ayudó á la empresa; y al cabo de algunos dias se habia descubierto una treintena de sepulcros, conteniendo objetos múltiples y variados.

Ausente de Carmona el señor de Sotomayor, entraron á sustituirlo el inteligente coleccionista de antigüedades, Ilmo. Sr. D. Antonio Maria de Ariza y el sabio hebraista y distinguido numismático, D. Francisco Mateos Gago. Este segundo periodo de excavaciones duró seis meses, durante los cuales lograron verse y examinarse unos veinte sepulcros y sepulturas (bustum) en el camino del Quemadero, campo de la Paloma y vereda del Carmen, y más de doscientos objetos de todas clases.

La frecuente venida á Carmona de personas inteligentes y amantes de las antigüedades fué un acicate que avivó el entusiasmo de la reunión, cuyas aspiraciones tomaron mayores vuelos. A esto se debió el que, además de la romana, se acometiera el estudio de la arquitectura árabe, mudéjar, gótica y del renacimiento, de todas las cuales existen en Čarmona hermosos ejemplares.

Por los años de 1880, 81 y 82 tuvo la reunión valioso refuerzo con la llegada á Carmona de D. Alvaro Campaner y Fuertes, M.: George Edward Bonsor y D. Manuel Delgado y Malvido, sabio numismático el primero, inspirado pintor el segundo y director el tercero de las obras de restauración llevadas á cabo en la iglesia prioral de Santa Maria.

Como no podia menos de suceder, la afición á cierta clase de estudios tomó gran desarrollo entre aquellos amigos y pronto la idea de constituir una Sociedad Arqueológica empezó a bullir en algunos cerebros. Un indivíduo hubo, D. José Pérez y Cassini, que acometió desde luego la empresa de hacer un plano del término municipal de Carmona, en el que fueron anotados por sus nombres propios todas las fincas y pagos que lo componen, con expresión de los sitios en que se han encontrado restos romanos y árabes, especialmente los primeros. Pero era demasiado pronto para tan grande empeño, y la creación de la Sociedad Arqueológica hubo de quedar como proyecto para el porvenir.

« AnteriorContinuar »