Colección de libros españoles raros ó curiosos, Volumen17

Portada
Feliciano Ramírez de Arellano Fuensanta del Valle (marqués de la), José León Sancho Rayón
M. Rivadeneyra, 1886

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 4 - Y después de haberse arrepentido en público, con grandísima humildad, de todas éstas faltas y otras que allí dijo, le suplicó se quedase solo con su confesor, y desto y lo demás que se acordase se reconciliase para recibir nueva gracia. Hízolo , y entró después el conde deBenavente, y dijo el Rey: «¡Ha, buen Conde, y lo qué os debo!
Página 187 - Santiago, primero de Mayo, por la tarde, salió su Majestad por el parque con sus coches, por la ribera del Manzanares, hasta entrar en el sotillo de Santiago el Verde, que es un sitio muy agradable y de grande entretenimiento aquel día, por concurrir allí toda la Corte...
Página 359 - Society. 1255 ALVAREZ, ANTONIO. El Cisne negro. Poema trágico, de las inundaciones del Torm.es, y estragos de Salamanca en 26 de Henero, y 12 de Febrero de 1626 años. [s. 1.: Salamanca?]. Diego de Cussio [sa: 1626?]. 2 hs. Fol. Es un poema en 40 octavas. NUEVA YORK.
Página 355 - Impresso con licencia del señor Teniente don Luys Ramirez, en Seuilla por | Simón Faxardo en la calle de la Sierpe en la calleja de las Mocas, año de 1625.
Página 145 - Majestad, con que los navios sean de trescientas toneladas; y manda su Majestad, en todos sus Reinos los acojan y den armas, municiones, y otras cosas necesarias para la navegación, por su justo valor. Asimismo, se entiende que de la Junta han resultado muchas cosas importantes al bien y aumento de la República, como es se quiten los millones desde el año de...
Página 3 - ¡Jesús! Padre, entre vuestra paternidad, que puede entrar aquí, cómo y cuándo quisiere; sólo decia ésto porque conozco á su Majestad y sé lo que ahora es menester.» Con ésto entraron en el retrete , donde uno á grandes voces leía la Pasión, y otro le estaba diciendo conceptos desapropositados de la ocasión y tiempo. Tomó Florencia la mano, é hizo un razonamiento que á todos cuantos estaban allí les...
Página 14 - Campofrío declararon por Presidente de Hacienda. Otras mil preñeces hay, que saldrán á luz á su tiempo, y yo avisaré dellas. Esto es lo cierto, aunque no lo es todo lo que se dice.
Página 287 - Medinilla con otros ocho, fueron de galantería; y suertes no menos airosas y arriesgadas, las que á la brida hicieron los duques de Ixar y Uceda, y la librea de terciopelo negro á doce lacayos, con tahalíes, aderezos y cabos de oro, fue señoril y vistosa. Las cañas guiaron cuarenta trompetas y atabales de librea blanca y encarnada, y cuatro acémilas con cañas; fueron cincuenta en seis cuadrillas, con penachos, toquillas, bandas, jubones, cabos, bandas de adarga y barbas turcas, encarnadas,...
Página 7 - Besóle la mano, y agradecióle aquel favor, y dijo que no quería una, sino dos. Dijo el Rey tan presto, ¿en qué? — ¿Qué, me las concederá Vuestra Majestad (dijo el Padre) y me da su Real palabra? — Sí. — Pues no quiero otras , Señor, sino que dando Dios á Vuestra Majestad salud, ha de castigar malos y premiar buenos.
Página 147 - Consúmense los cien receptores199 de corte, y que no se examinen escribanos reales en veinte años. Esto se platica en esta corte y escribe de otras partes. Hasta que se publique no se sabe cosa cierta y, aunque su majestad con justa causa podía mandar publicar...

Información bibliográfica