Espíritu del siglo, Volumen1

Portada
Imprenta de T. Jordan, 1835
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 185 - Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales no pueden fundarse sino sobre la utilidad común. Artículo 2.° El objeto de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Estos derechos son: la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.
Página 80 - Como tratándose de reimprimir la NoTÍsima Recopilacion no ha podido menos de notarse que en ella hay algunos restos del dominio feudal, y de los tiempos en que la debilidad de la monarquía constituyó á los reyes en la precision de condescender con sus vasallos en puntos que deprimían su soberana autoridad , ha querido SM que reservadamente se separen de esta obra las leyes 2 , t ¡t.
Página 79 - Los reyes nuestros progenitores establecieron por leyes y ordenanzas fechas en Cortes que no se echasen ni repartiesen ningunos pechos, servicios, pedidos, ni monedas, ni otros tributos nuevos, especial ni generalmente en todos nuestros reinos, sin que primeramente sean llamados a Cortes los procuradores de todas las ciudades y villas de nuestros reinos, y sean otorgados por los dichos procuradores que a las Cortes vinieren.
Página 27 - ¿Ya qué se debe este fenómeno extraordinario?... A que por un concurso feliz de circunstancias han logrado hermanarse los intereses de la sociedad con las instituciones políticas; a que los derechos de la nación no estriban sólo en documentos, sino que se apoyan en intereses, y que éstos forman un vínculo común, un encadenamiento tan fuerte, que resiste al ímpetu de las pasiones y al embate de los partidos. Hasta tanto que en cada nación se logre la combinación de sus...
Página 80 - Porque en los hechos arduos y dudosos de nuestros reinos, dice otra, es necesario consejo de nuestros subditos, y naturales, especialmente de los procuradores de las nuestras ciudades, villas y lugares de los nuestros reinos, por ende ordenamos y mandamos, que sobre los tales fechos grandes y arduos, se hayan de ayuntar cortes, y se faga con consejos de los tres Estados de nuestros reinos, según que lo ficieron los reyes nuestros progenitores.
Página 81 - Procuradores de los pueblos, y preceder su otorgamiento; las cuales quedan adjuntas á este expediente, rubricadas de mi mano; y que lo mismo se haga con cuantas se advierta ser de igual clase en el curso de la impresion, quedando este expediente archivado, cerrado y sellado, sin que pueda abrirse sin orden expresa de SM Aranjuez 2 de Junio de 1805.= Caballero.
Página 82 - Vagaba aún sobre la nación el fantasma de las Cortes; pero a la entrada de los Borbones desapareció enteramente, para que, desplomándose el despotismo sobre la nación, acabase de abrumarla con tantos males como ha llorado, y la condujese a orilla del abismo en el que ahora se halla
Página 297 - La libre comunicación de los pensamientos y de las opiniones es uno de los derechos más preciosos del hombre: todo ciudadano puede por lo tanto hablar, escribir, imprimir libremente, sin perjuicio de responder por el abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley (M).
Página 26 - Los intereses reales de la sociedad son el centro común a que deben encaminarse todas las combinaciones políticas ; y si llegan afortunadamente a concurrir en este punto, se ha conseguido el fin de los legisladores : sus leyes afianzarán la certeza de su duración, no en el apoyo moral de los juramentos, ni en los esfuerzos de la virtud, ni en el arrebato del entusiasmo; sino en el principio natural, sencillo, permanente, de la utilidad propia.
Página 318 - No olvideis jamás que en un pais tan vasto, el gobierno ha menester todo el vigor que pueda dársele sin vulnerar la libertad y la seguridad de los ciudadanos; que bajo un gobierno fuerte, con poderes hábilmente contrabalanceados, la libertad encuentra la mejor salvaguardia ; y que por último un gobierno demasiado débil para hacer frente á las facciones y contener á cada ciudadano dentro de los límites de la ley, no puede corresponder á su objeto , la seguridad y la libertad de todos ; no...

Información bibliográfica