Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que Pedrárias dexó toda la tierra destruida e despoblada, e viendose oy dia que non ay ombre en quatruscientas leguas, claro está que disce verdad Chiápa; e las destruciones que fyscieron los capitanes de Pedrárias, véanse Gomára, Benzon, Pero Martir e Pero de Tieza, e Pascual de Andagoya; e paresce por los papeles reales que se dieron tanta priesa a matar, que desta manera fué la despoblacion, pues en una tal deshabytacion en tierra tan rica, claro está que adonde non se trataba sinon de usar de fuego e yerro, que valdría la perdida más de seis millones; pues se falla que faltan en sesenta e ocho años muertos a nuestras manos, quarenta millones en todas las Indias; e de solo cargar los ombres, quince millones, como lo disce el Arzobispo de Sancto Domingo; e ansi disce bien Chiápa «que se robaron <a Su Maxestad.»

Ay un abtor que disce «quel Oficio del Darien, >se dió a Pedrárias, por favor; e como el Rey le >conoscia, non fió el cargo dél, e por esto le >mandó que gobernase en compañia del Obispo e >de los Ofyciales reales,» e disce la verdad que ansi paresce por el veinte e quatro Capítulo de su Ynstrucion, e por un xuramento oblygacion e pleito homenaxe quel Coronista tiene en su poder, orexynalmente firmado de Pedrárias, por el qual promete de guardar las ynstruciones; el qual xuramento non se mandó fascer a Lope de Sosa, a

Pero de los Rios nin a Francisco Barrionuevo, que fueron subcesores de Pedrárias, fasta que se poso el Abdyencia de Panama; e quando Pedrárias pydió que fysciesen gobernacion a Nicaragua e se la diesen, ofresciendo de ymbiar de alli grandes riquezas, que nunca vynieron porque nur.ca las obo, tampoco le fiaron la xustycia, pues le ymbiaron de acá un Xeneral Letrado con título real; véase si el Rey da tenientes a los correxidores, e ay estan los despachos por donde todo paresce, e Pedrárias procuró de quedarse, pues era viexo e temió de venir a tierras frias a mas de la resydencia; e non es paradoxa, que ay estan varios despachos e cartas, e una adonde confiesa que a tratado e contratado; e pide que se lo perdonen.

Veamos aora si Pedrárias complió con la obligacion, xuramento e pleito omenaxe. Discese que non, porquen las pyadosísimas ynstruciones de Su Maxestad, en multitud de cartas que ay encargándole que por las llagas de Dios trate de la conversion e reducion de aquella xente, por bien e por amor; e en las dichas ynstruciones se le da la forma quen esto abia de tener, e un requerymiento que se abia de fascer a los yndios por las lenguas, para que obedecieren, mandándole que non los fysciese guerra, non lo complió nin guardó, nin pobló nin fiszo predicar, nin convertir, sinon que todo fué abrasar, quemar, robar, fasciendo las ma

[ocr errors]

yores crueldades que xamás fueron vistas nin oidas, e consyntiendolo Pedrárias por las partes que llevava del oro e esclavos; e véase si se fallará xamás que por aber faltado la palabra e fe dada a los munchos caciques questaban de paz e confederados, e munchos baptizados, e Pedrárias castigó a nadie, véase a quántos asaron e quemaron vivos, a quántos echaron a los perros bravos que los comiesen vivos, a quántos mataron porquestaban gordos para sacalles el unto para curar las llagas de los castellanos; e quántos degollaron quencadenados llevaban cargas porque se cansaban e por non quitalles las argollas; pues solo el Lyscenciado Espinosa, Teniente de Pedrárias, que como se falla en los papeles reales era el espíritu de Pedrárias e ambos el furor de Dios, mató en pocos dias, en una entrada, sobre quarenta mill ombres, e metió dos mill captivos en el Darien; e ay cartas de Su Maxestad que comprenden otros ynfinitos xéneros de crueldades nunca oidas nin vistas; e que lo consyntió Pedrárias, ay dello ynfinitos testigos e papeles reales, de lo qual resulta que non complió con la oblygación, xuramento e pleito omenaxe; pero ¿qué, son nescesarios testigos? Sinon la demostracion que abiendo fallado la tierra llena, la dexó vacía; que abiendola fallado poblada, la dexó despoblada. Sobresto fablan ynfinitos, que non tienen número, en diversas lenguas.

Tres puntos quedan por descir, aunque abia arto

en esta materia. El primero: porquestobo Pedrárias tanto tiempo en el cargo, fué porque ymbiado a Lope de Sosa para que lechase de allí, que ansí paresce por papeles, morió el dia que llegó. Luego ymbió volando a su muxer para que negociase que non le quitasen de allí; pódolo fascer porquel Emperador estaba absente e rexian los gobiernos e las cosas de las Indias Xoan Rodriguez de Fonseca, gran amigo de Pedrárias; e las negocyaciones de su muxer fueron grandes, e ay quien apunta de sobornos. El segundo punto: es sobre la querella del Conde que Pedrárias con los trescientos ducados del esclavo negro, entró en parte del armazon de Xil Gonzalez, e tambien entró en la parte de armazon de Pizarro e Almagro; e aparesce Cédula en que por su boca confiesa, que a vendido e comprado, e pide que se lo perdone el Rey, por sus papeles de sus granxerias e cobdycias de que se quexa la parte contraria; de que se dexa que le rescebió Xil Gonzalez con aquellos trescientos pesos, la parte de armazon. El tercero: quexase del aforismo de tanto questá en la marxen, lo que movió al Coronista a ponello, fué excusar la reprehension de Pedrárias en quatro puntos; e complir con su ofycio e seguir aquel punto, consta por los requerymientos abtenticos que pasaron entre Pedrárias e Xil Gonzalez, que non obedesció las provysiones reales; que dos años le tobo pasando trabaxos nunca oidos, e desto la poca caridad que con él ùsó, que se dilató

muncho tiempo en non fascerse los descobrymientos por cabsa de Pedrárias, con tanto deservycio de Dios e del Rey, que al cabo se movió ayudalle porque fué quarenta leguas a umillársele por los trescientos ducados; pues por excusar el Coronista e dyscurrir contra Pedrárias sobre quatro puntos tales en que non podia dexar de apretalle para complir con su ofycio, poso en la marxen aquel aforismo.

E para que non se diga que a fecho la Hystoria. con capítulos puestos contra Pedrárias, mostrará cinquenta e nueve Cédulas Reales, Ynformaciones, Relaciones e papeles reales, adonde se trataba de sus vycios, cobdycias, descuidos e maneras de proceder, de los quales otro Coronista obiera fablado con mas rigor; pero el Coronista traido era con el sobredicho pretesto de la modestia; pues teniendo el Coronista dos títulos reales que nunca tal ombre tobo, por los quales es visto ser legal, por lo qual la presuncion es de su parte, e le favorescen todas las leyes; e teniendo prevylexio real de la ympresion, como puede ser fecha de su posecion, sinon es mostrando primero el abtor con escripturas e abtores sufycientes quel Coronista non disce verdad; e como se le puede mandar probar, siendo reo non probando primero el abtor, e porque se quiere que sea de péor condycion que un escribano a quien nunca se mande que pruebe aquello de que dió fée; pues débese de tener por cierto que abtores nin escripturas, la parte contraria non la dará

« AnteriorContinuar »