Colección de documentos inéditos para la historia de España [ed.] por M. Fernandez Navarrete [and others].

Portada
Martín Fernández de Navarrete
1861

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 546 - Nos en la nuestra corte do quier que seamos, del día que los emplazare hasta quince dias primeros siguientes so la dicha pena, so la cual mandamos á cualquier escribano público que para esto fuere llamado, que dé ende al que se la mostrare, testimonio signado con su signo porque Nos sepamos en como se cumple nuestro mandado.
Página 386 - Y tendiendo la mano le daba el estoque. El marqués, con gran agradecimiento del favor y honra que le daba, le suplicó que poniendo el estoque en su lugar, se apease, y con toda mansedumbre y acatamiento hablase al rey, pues allende del deudo le obligaba verle en su prisión. El duque dijo que así lo haría...
Página 382 - El rey le conosció, y haciéndole levantar, le dijo que le rogaba hiciese como siempre habia sido; y viendo esto los soldados, se certificaron ser aquel el rey; y quitándole Diego de Avila el almete, él por limpiarse el sudor, que en la mano tenia , se ensangrentó un poco el rostro , por donde algunos pensaron estar herido en él; pero no fué asi.
Página 379 - Y llegando á nuestra gente, dijo: "ea » amigos: nadie descanse, pues el tiempo no nos da lugar, » que agora es tiempo de seguir la victoria que Dios os ha » dado. Y sabed que la guerra y mis dias se acaban hoy » juntamente: porque vengo mal herido de un arcabuzazo
Página 361 - El virrey iba muy bien armado de unas armas doradas y blancas; en el almete, un penacho muy hermoso colorado y amarillo. Llevaba un sayo de brocado y raso...
Página 380 - ... de ponerse en salvo, y toma el camino de la puente del Tesin. Iba casi solo, cuando un arcabucero le mató el caballo , y yendo á caer con él , llega un hombre darmas de la compañia de D.
Página 385 - Conocido esto y la causa por el marqués, salió adelante hasta llegar a donde el duque venia, y con hermosa gracia le dijo que le diese el estoque. El duque que la vista del almete traia levantada, con grande alegría le respondió: «Yo, señor, soy contento de daros mis armas; pues tan justamente os deben hoy todos los nacidos las armas por vencedor».
Página 386 - Majestad, ni se viera en la necesidad que al presente está, ni la sangre de la nobleza de Francia anduviera tan derramada y pisada por los campos de Italia.» A lo cual el rey, con gran turbación de rostro, alzados los ojos al cielo, con un entrañable sospiro. respondió: «Paciencia, pues ventura falta.
Página 387 - Señor, V. Alt.* sepa, que ayer cuando supe que la batalla se habla de dar, yo hice seis pelotas de plata para vuestros Mosiores, y la de oro para vos. De las de plata, las cuatro yo creo que fueron bien empleadas; porque no las eché sino para sayo de brocado ó carmesí; otras muchas...
Página 303 - Heno de artilleria y con tanta municion , que bien se podian tener por seguros los que dentro estaban , aunque el poder de todo el mundo fuera sobrellos. No es manera de encarecer; porque esta ciudad está puesta en una breña, que en una cala que á la mar hace...

Información bibliográfica