Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

Tribunal Supremo, no haber lagar al recurso de casacion interpuesto por D. Francisco Masaguer y hermanos contra la sentencia pronunciada por la Sala primera de la Audiencia de Barcelona, en pleito con D. Francisco Asís Masaguer, y se resuelve:

1.° Que no puede considerarse infringida por una sentencia la ley que no es aplicable al caso litigioso;

Y 2. que no puede ejercitarse válidamente una accion, cuando ha prescrito el derecho para ejercerla.

En la villa y corte de Madrid, á 18 de junio de 1864, en los autos pendientes ante Nos por recurso de casacion seguidos en el Juzgado de primera instancia de Santa Coloma de Farnés y en la Sala primera de la Real Audiencia de Barcelona por D. Francisco, D. Jáine, D. Gabriel, D Juan, Doña Eulalia y Doña Teresa Masaguer, estas dos representadas por sus respectivos maridos D José Vancells y D. Tomás Buils, con D. Francisco Asis Masaguer sobre pago de legitima.

Resultando que en 31 de mayo de 1810 falleció Francisco Masaguer con testamento otorgado el dia anterior, por el que instituyó heredero universal á su hijo primogénito Gabriel dejando á sus tres hijos varones Pedro Ramon y Miguel 300 libras de dote á cada uno, á su hija María 5 sueldos por estar ya casada, y á cada una de sus restantes cuatro hijas 850 libras de dote:

Resultando que Gabriel Masaguer falleció en 26 de agosto de 1852 con testamento otorgado en 1.o de marzo de 1821 pombrando heredero universal á su hijo Francisco de Asís, y que fallecido el hermano de aquel Pedro Masaguer en 18 de marzo de 1842 sin otorgar disposicion testamentaria, dejando por hijos á Francisco , Eulalia, Teresa, Jaime, Gabriel y Juan Masaguer y Palomera, en 27 de abril de 1846 otorgó escritura el primero de ellos, confesando que habia recibido de su primo D. Francisco de Asís Masaguer y Moner, como hijo y heredero de D. Gabriel Masaguer, 200 libras barcelonesas en pago y satisfaccion de todos los derechos de legítima paterna, materna y cualesquiera otros que pudieran corresponder a su di

á fugto padre sobre los bienes del abuelo del otorgante Francisco Masaguer, tanto por aquellas causas y razones, como por cualesquiera otras, salvo el derecho de futura sucesion: * Resultando que D. Francisco Masaguer y Paloiner y sus demás herma

. nos entablaron demanda en 3 de diciembre de 1859 reclamando de su primo D. Francisco de Asís Masaguer la cantidad de 15,644 rs. 15 mrs. á que ascendia la legítima que correspondia á su padre D. Pedro Masaguer coino 1 uno de los nueve hijos de D Francisco Masaguer, y cuya herencia univer

sal poseía el demandado, ó'aquella mayor o menor suma que resultase de ; la valoracion y liquidacion que se había hecho, con los intereses legales

vencidos desde el fallecimiento del abuelo de los demandantes 6 desde que en derecho correspondiera, bonificando no obstante al demandado todo cuanto legalmente hiciese constar haber satisfecho por razon de dicha legítima con las costas:

Resultando que D. Francisco Masaguer impugnó la demanda alegando que era de presumir que el padre de los demandantes hubiera cobrado su legitima al contraer matrimonio en 1810, que de todos modos estaba prescripto el derecho a reclamarla por haber trascurrido más de 50 años desde el fallecimiento de Francisco Masaguer, de quien se pretendia derivar, y por último obstaba á la demanda la compensacion de lo que era en deber TOMO IX

64

[ocr errors]
[ocr errors]

1

[ocr errors]

el padre de los demandantes por las anualidades del arrendamiento del manso Mola Vich, de la propiedad de su hermano, que escedian al importe de la legítima, reconviniéndoles como herederos de su citado padre por el importe de las once anualidades del arriendo de dicho manso desde la Navidad de 1830 à 1841: Resultando que los demandantes sostuvieron al replicar que la

prescripcion estaba interrumpida por las diversas reclamaciones que habian dirigido al demandado y que habian dado por resultado el otorgamiento de la escritura de 1846, novándose y reduciéndose la deuda legitimaria, siendo improcedentes la compensacion y la reconvencion porque su padre habia satisfecho anualmente los frutos y ganados del citado manso:

Resultando que practicada prueba por las partes dictó sentencia el Juez de primera instancia, que revocó la Sala primera de la Real Audiencia de Barcelona en 7 de octubre de 1862 absolviendo al demandado de la demanda y á los demandantes de la reconvencion:

Resultando que por estos se interpuso recurso de casacion contra la primera parte de la sentencia citando como infringidas las leyes 29, tít: 29 de la Partida 3.o, porque no habiendo habido novacion de la obligacion por virtud de la escritura de 1846, se habia interrumpido la prescripcion que se hallaba además rechazada por la escepcion de compensacion y las leyes 20 y 21, tít. 14 de la Partida 5.a:

Vistos, siendo Ponente el Ministro D Anselmo de Urra:

Considerando que la ley 29, tít. 29, Partida 3.', acerca de los casos en que se interrumpe la prescripcion, no es aplicable a Francisco Masaguer por haber confesado en escritura solemne de 27 de abril de 1846 que

habia recibido el demandado todos sus derechos de legitima: Considerando por

lo

que hace á los demás recurrentes, sus hermanos, que habiendo nacido su derecho en 1810 en que falleció el testador, y trascurrido 49 años hasta que propusieron la demanda reclamando su legitima, ha prescripto toda acción, y áun habia sucedido así en el de 1846 en que se otorgó dicha escritura, que por otra parte no tiene influencia alguna para con los que no fueron parte en ella;

Y considerando, por todo esto, que no se han infringido las leyes de Partida citadas en apoyo del recurso, pues siendo relativas á la escepcion de compensacion, no pueden aplicarse hoy al estado actual de este; Fallamos que debemos declarar y declaramos no haber lugar al inter

V puesto por D. Francisco Masaguer y consortes, a quienes condenamos en las costas; devolviéndose los autos å la Real Audiencia de Barcelona con la certificacion correspondiente:

Así por esta nuestra sentencia, que se publicará en la Gaceta é insertará en la Coleccion legislativa, pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. - Juan Martin Carramolino.-Miguel de Nájera Mencos.- Manuel Ortiz de Zúñiga.- Joaquin de Palma y Vinuesa.- Pablo Jimenez de Palacio.- Laureano Rojo de Norzagaray.Anselmo de Urra.

Publicacion.---Leida y publicada fué la precedente sentencia por el Ilmo. Sr. D. Anselmo de Urra, Ministro de la Sala primera, Seccion segunda del Supremo Tribunal de Justicia, celebrando audiencia pública la misma Sala en el dia de hoy, de que yo el Escribano de Cámara habilitado certifico..

Madrid 18 de junio de 1864.-Francisco Valdés. -- (Gaceta de 24 de junio de 1864.)

[ocr errors]

191.

U

Recurso de casacion (18 de junio de 1864.). -DECLARACION DE AB-INTESTATO.-Se declara por la Sala primera, Seccion primera del Tribunal Supremo, no haber lugar al recurso de casacion interpuesto por Andrea Ramov contra la sentencia pronunciada por la Sala primera de la Audiencia de Valencia, en pleito con D. Cirilo Muñoz y otro, y se resuelve:

1.° Que por la Real Cédula de 30 de mayo de 1830, comprensiva del auto 3.", tit. 10, lib. 8.' de la Nueva Recopilacion y de todo lo demás que sobre la propia materia se habia mandado y resuelto posteriormente á propuesta del Supremo Consejo de Castilla, se halla dispuesto: 1.° Que no valgan las mandas que fuesen hechas en la enfermedad de que uno muere, á su confesor, sea clérigo o religioso, ni á deudo de ellos, ni å su iglesia o religion: 2.° Que tampoco valgan las herencias dejadas en iguales circunstancias, á los espresados confesores, sus parientes, religiones ó conventos; Y 3.° que cuando los testadores dejen por herederos á sus almas o las de otros, ó por via de mandas y legados señalen algunos sufragios, 6 de cualquier modo los manden hacer, no puedan estos encargarse á dichos confesores, parientes, religiones 6 conventos:

2.° Que estas prohibiciones no pueden ni deben ser aplicadas sino en su tenor literal, ya porque asi señaladamente lo propuso y obtuvo el Consejo respecto de la primera, ya porque desde un principio manifestó temores de ir tan allá como seria conveniente, y ya, en fin, porque despues nunca propuso la procedencia general que precisamente indicaba como provechosa, sino que se concreto á los casos que

la Real Cédula espresa: 3.° Que no se halla comprendido en esta prohibicion el nombrar albarea al confesor:

4. Que aun en la hipótesis de que el confesor careciese de la capacidad para ser nombrado alhacea, esto no puede bastar para declarar que el que lo nombró falleció intestado:

5.° Que cuando son tres los albaceas que nombra un testador, la incapacidad de uno no basta para privar á los otros dos de sus facultades, ni tampoco para dejar sin efecto lo que han hecho todos tres juntos y de comun acuerdo, mucho menos si cada uno tenia poder para todo;

Y 6.° que no pueden considerarse infringidas por una sentencia leyes o doctrinas inaplicables al caso de la cuestion.

[ocr errors]

En la villa y cárte de Madrid, á 18 de junio de 1864 en los autos que penden ante Nos por recurso de casacion, seguidos en el Juzgado de primera instacian de Gandía y en la Sala primera de la Real Audiencia de Valencia por Andrea Ramon, con los Presbíteros D. Cirilo Muñoz y Don Blas Monferrer, como testamentarios del Presbítero D. Francisco Guillen, sobre que se declarase intestada parte de la herencia de éste:

Resultando que D. Francisco Guillen, Presbítero esclaustrado, otorgó su testamento en 5 de abril de 1857, por el cual, despues de varias disposiciones, nombró testamentarios y pios ejecutores á los presbíteros Don Francisco Tevar, D. Cirilo Muñoz y D. Blas Monferrer, á los tres juntos y á cada uno in solidum, dándoles poder y las facultades necesarias en de

у recho para el cumplimiento de su encargo; y ordenó que por cuanto carecia de ascendientes y por lo mismo de herederos forzosos, era su volun. tad que á su falleciiniento se incautasen sus albaceas de todas las llaves de su casa y de cuantos efectos, ropas, dinero y demás que existiese de su pertenencia, como tambien de los derechos y acciones que le correspondiesen, y de las pensiones que le adeudase el Gobierno, y vendiesen los muebles y efectos, invirtiendo su producto en los fines que les tenia coinunicados:

Resultando que habiendo fallecido dicho testador bajo la disposicion anterior, solicitó Andrea Ramon que declarase el albacea D. Cirilo Muñoz ser cierto que él habia confesado á D. Francisco Guillen en su última enfermedad, como así lo declaró en 14 de julio de 1858:

Resultando que en 25 de agosto del mismo año presentó demanda An. drea Ramon con la solicitud de que se declarase infestada la herencia del presbítero Guillen, ó bien su tercera parte, y con derecho, á los parientes del mismo; y alegó que la habia dejado este à sus albaceas, cuando menos en fideicomiso secreto, y que como uno de ellos fué su confesor en la enfermedad de que murió, era evidente que con arreglo á la Real cédula de 30 de mayo de 1830, y á la ley 15, tít. 20, libro 10 de la Novísima Recopilacion no pudo percibir cosa alguna, ni encargarse de mandar hacer los sufragios por su alma:

Resultando que los esprésados albaceas contestaron la demanda pidiendo no se diese lugar á ella, con imposicion de silencio y co: tas á la den.andante, y espusieron que el testador les nombró albaceas con facultad de poder obrar juntos, y cada uno de por sí, por consiguiente no era este caso al que se referiap las disposiciones que se citaban, toda vez que no existia el temor de que abusase de la crítica situacion del testador el sacerdote que le confeso; y además, porque habian procedido ya de comun acuer

. do á dar cumplimiento en todas sus partes à la voluntad del D. Francisco Guillen, dando á sus bienes la aplicacion que dejó prevenida:

Resultando que recibido el pleito á prueba y hechas las que se articularon, dictó sentencia el Juez en 27 de octubre de 1859, que confirmó con costas la Sala primera de la Audiencia en 25 de junio de 1860, declarando “ 10 haber lugar a la declaracion que solicitaba en su demanda Andrea Ramon, absolviendo de ella a los albaceas D. Cirilo Muñoz y D. Blás Monferrer, pues el otro habia fallecido:

Y resultando que contra este fallo interpuso la demandante recurso de casacion, alegando como infringidas la Real cédula de 30 de mayo de 1830; y las leyes 5.a, título 33, Partida 7.", y 2.o, título 10 de la Partida 6.a:

Vistos, siendo Ponente el Ministro D. José Portilla:

Considerando que por la Real cédula de 30 de mayo de 1830, comprensiva del auto-3.", titulo 10, libro 5.o de la nueva Recopilacion, y de todo lo demás que sobre la propia materia se habia mandado y resuelto posteriormente a propuesta del Sapremo Consejo de Castilla, se halla dispuesto: primero, que no valgan las mandas que fuesen hechas en la enferinedad de que uno muere, a su confesor, sea élérigo o religioso, ni á deudo de ellos, ni á stiglesia y religion; segundo, que tampoco valgan las herencias

[ocr errors]

dejadas en iguales circunstancias á los espresados confesores, sus parientes, religiones ó conventos, y tercera, que cuando los testadores dejen por herederas á sus almas o las de otros, ó por vía de mandas ó legados señalen algunos sufragios, ó de cualquier modo los manden hacer, no puedan estos encargarse á dichos confesores, parientes, religiones ó conventos:

Considerando que estas prohibiciones no pueden ni deben ser aplicadas sino en su tenor literal , ya porque así señaladamente lo propuso y obtuvo el Consejó respecto de la primera, ya porque desde un principio manifestó temores de ir tan, allá como seria conveniente, y ya, en fin, porque despues nupca propuso la providencia general que primeramente indicaba como provechosa, sino que se concretó a los casos que la Real,cédula espresa:

Considerando que en ninguno de estos casos se halla comprendido el, albaceazgo que D. Francisco Guillen confirió a su confesor D. Cirilo Muñoz, porque ni aparece que mediase manda o institucion de heredero, o encargo de sufragios, ni aquel cometido implica la precision de ninguna de tales cosas:

Considerando que aun en la hipátesis de que el confesor careciese de capacidad para ser nombrado albacea, esto no podia, bastar

para la declaracion solicitada por la demandante de haber fallecido. D. Francisco Guillen totalmente intestado, o cuando menos en una tercera parte, y corresponder esta parte ó el todo á los herederos abinteştato; porque siendo tres los albaceas que nombró el testador, la incapacidad de uno no bastaba para privar á los otros dos de sus facultades, ni tampoco para dejar sin efecto lo que han hecho todos tres juntos y de comun acuerdo, mucho menos cuando cada uno tenia poder para todo:

Considerando, por fin, y como consecuencia de lo espuesto, que la ejecutoria no ha infringido la Real cédula de 30 de mayo de 1830; y que las dos leyes de Partida, citadas tambien en apoyo del recurso, no tienen ap!icacion para el caso, pues la segunda, tit. 105

, Partida 6. habla del poderio de los testamentarios en cumplir las mandas, lo cual no se cuestiona; y la 5.a, título 33, Part. 7.a, fija el modo de interpretar las dudas que ocurran er las palabras del testamento, siendo así que actualmente no hay duda alguna; Fallamos que

debemos declarar y declaramos no haber lugar al recurso de casacion interpuesto por, Andrea Ramon, á quien condenamos en las costas y á la pérdida de la cantidad por que presto caucion para cuando Hlegue á mejor fortuna; y devuélvanse los autos á la Audiencia de donde proceden, con la certificacion correspondiente.

Así por esta nuestra sentencia, que se publicará en la Gaçeta é insertará en la Coleccion legislativa, pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. -Ramon Lopez Vazquez.- José Portilla.--Joaquin Melchor y Pinazo. - El Sr. D. Pedro Gomez de Hermosa votó en la Sala, y no pudo firmar por hallarse enfermo.-Ramon Lopez Vazquez.—Ventura de Colsa y Pando.- José M. Cáceres.- Laureano de Arrieta.

Publicacion.-Leida y publicada fué la sentencia anterior, por el Excecelentísimo é Ilmo. Sr. D. José Portilla, Ministro del Tribunal Supremo de Justicia, estándose celebrapdo audiencia pública en la Seccion primera de la Sala primera del mismo, hoy dia de la fecha, de que certifico como Secretario de S. M. y su Escribano de Cámara.

Madrid 18 de junio de 1861.-Dionisio Antonio de Puga.-(Gaceta de 24 de junio de 1864.)

« AnteriorContinuar »