Imágenes de páginas
PDF
EPUB

lo que por Nos se les encarga en la ley 27, tit. 7 rigor. Y mandamos a nuestras audiencias, que de este libro. (1)

tengan siempre cuidado de proveer y guardar LBY VII.

justicia , sin esceder de lo que se debiere hacer,

y de lo que acerca de esto está dispuesto por De 1619. - Que los jueces eclesiásticos no conde

los sagrados cánones y leyes de estos reinos de nen á los indios á obrages, ni permitan se les

Castilla , y costumbre guardada y observada en defrauden sus salarios.

ellos. Otrosi, encargamos á los jueces eclesiásticos

LEY X. que no condenen a indios á obrajes, ni permitan que se les defrauden sus salarios. Y manda- De 1589 y 1680. — Que los jueces eclesiásticos mos á nuestras audiencias reales que nunca con- ante quien se protestare la fuerza , absuelvan sientan se hagan tales condenaciones, ni que á y

den el proceso. los indios se les defrauden sus salarios y pagas. Ordenamos y mandamos que en las causas LEY VIJI.

eclesiásticas que pasaren en las Indias ante los

arzobispos, obispos ó sus vicarios, ú otros jueDe 1613.- Que los jueces eclesiásticos no pue

ces eclesiásticos , de negocios y casos que se dan condenar á indios á que su servicio se ven

ofrezcan, tocantes á nuestra jurisdiccion real, da por algunos años.

у de otros cualesquiera en que procedieren conAlgunos jueces eclesiásticos de nuestras In

tra los gobernadores, alcaldes ordinarios ú otros dias, procediendo en las causas que tocan á su ministros de justicia por escomuniones, si se ape. jurisdiccion, han condenado á los indios delin lare de ellos, y por no haber otorgado la apelacuentes á que su servicio se vendiese por algu

cion se protestare nuestro real auxilio de la nos años. Y por lo que deseamos librarlos de to- fuerza, los notarios de los juzgados de los preda especie y color de servidumbre, ordenamos lados ó jueces eclesiásticos, siendo por esta á los dichos jueces que no hagan tales condena

nuestra ley requeridos, luego sin dilacion, escuciones á indios , y que por esta razon no se pue- sa ni impedimento alguno dentro de seis dias da vender ni venda su servicio por ningun tiem primeros siguientes, bagan sacar y saquen un po. Y mandamos á nuestras audiencias reales, traslado autorizado en pública forma y manera que tengan muy particular cuidado de que asi que haga fé, de todos los autos, que ante ellos pase cumpla y ejecute.

saren por escomuniones y censuras, contra cua

lesquier personas de cualesquier calidad y conLEY IX.

dicion que sean , que hayan interpuesto la dicha De 1586 y 94. - Que los prelados, cabildos y apelacion y protestacion , y con persona de re

jueces eclesiásticos guarden las provisiones de caudo y confianza le envien á la audiencia real las audiencias sobre alzar las fuerzas y absol

del distrito, para que en ella visto, se provea so. ver de lus censuras.

bre el artículo de la fuerza lo que convenga, lo Rogamos y encargamos á los arzobispos y cual hagan so pena de la nuestra merced y de obispos de nuestras Indias y á los cabildos sede- mil pesos de oro para nuestra cámara. Y en el vacantes de las iglesias de ellas, y á cualesquier entretanto rogamos y encargamos á los prelajueces eclesiásticos, que cumplan los autos y dos, vicarios y jueces eclesiásticos, que por el provisiones que nuestras audiencias reales die- término que fuere ordinario para ir y volver á ren y proveyeren , en que se manden alzar las la audiencia, y asistir en ella al despacho del fuerzas, y absolver de las censuras que los pre- negocio, absuelvan á todos y cualesquier persolados, cabildos ó jueces hicieren y pusieren, sin pas que por el tuvieren escomulgados, alzen las réplica alguna , y sin dar lugar á que se use de censuras y entredichos que hubieren puesto y

(1) Por una cédula de 12 de marzo de 1763 se mandó, que coando las impongan (á españoles) se entregue la mitad en reales para que se inviertan en los mismos fines que los productos de la cruzada. Y por la de 21 de diciembre de 1787: que ejerciten su zelo, cuando se trata de pecados públicos, concubinatos, etc., por medio de amonestaciones y penas espirituales, escusando el abuso de exigir multas, por no corresponderles esta facultad. Nota de la última edicion de las leyes.

discernido, libremente y sin costa alguna , pena cencia y facultad á nuestras justicias y á cuales-
de la nuestra merced y de mil pesos de oro pa-quier nuestros súbditos y naturales, que rio
ra la nuestra cámara á cada uno que lo contrario consientan ni den lugar á los fiscales y ejecuto-
hiciere, y de que hayan perdido la naturaleza y res á que hagan lo susodicho. Y mandamos que
temporalidades que tuvieren en nuestros reinos lo contenido haya lugar sin embargo de cuales-
y señorios, y sean habidos por agenos y estra- quier costumbre. - (V. ley 2, tit. 1, lib. 3.)
ños de ellos. – V. FUERZAS.

LEY XIII.
LBY XI.

De 1563 y 1596. — Que el auxilio se pida en De 1573. - Que á los jueces eclesiásticos se las audiencias por peticion , y no por requisi

el auxilio real por los jueces seculares cuanto toria. hubiere lugar de derecho.

Ordenamos, que cuando en nuestras audienMandamos, que a los obispos de las Indias y cias reales de las Indias se pidiere el auxilio del á sus ministros eclesiásticos, se les dé por las brazo seglar por los prelados y jueces eclesiásaudiencias y chancillerias reales y otros cuales-ticos, para poder prender y ejecutar, se pida quier nuestros jueces y justicias de las ciudades

por peticion y no por requisitoria. y provincias, el auxilio real y favor que con

LEY XIV. venga , cuanto hubiere lugar de derecho , todas

De 1571.- Que por impartir el auxilio contra las veces que conviniere y de él tuvieren nece

indios no les lleven derechos las justicias reasidad.

les, ni los molesten. LBY XII.

Mandamos, que puestras justicias reales no De 1530.- Que los jueces y ministros eclesiásti- lleven derechos por impartir el auxilio á los

cos no prendan , ni ejeculen á ningun lego sin jueces eclesiásticos cuando se le pidieren, para el auxilio real.

prender indios, ni les hagan otras molestias, Mandamos a los fiscales, alguaciles, ejecuto-porque en todo sean relevados y bien tratados. res y otros ministros y oficiales de los prelados

LBY XV. y jueces eclesiásticos de todas nuestras Indias occidentales, islas y tierra-firme del mar océa

De 1592. — Que el estipendio de las capellanias no, que no prendan á ningun lego ni hagan eje- se pague por mandamientos del eclesiastico. cucion en él ni en sus bienes por ninguna causa, Nuestros gobernadores y justicias reales no y los escribanos y notarios no firmen, signen, libren mandamientos, para que en virtud de ni den mandamiento ni testimonio alguno para ellos se paguen los estipendios de capellanias lo susodicho, ni para cosa alguna tocante á ello:

que

han fundado personas particulares, y dejen y cuando los jueces eclesiásticos quisieren ha- | á los jueces eclesiásticos usar de su jurisdiccion cer prisiones y ejecuciones, pidan el real auxi- y librar los dichos mandamientos. (1) lio a nuestras justicias seglares, las cuales se lo

LEY XVI. impartan conforme á derecho: y los vicarios y jueces eclesiásticos lo guarden y cumplan, se

De 1575, 92 y 1633. — Que las religiones no gun y como en esta nuestra ley se contiene, pe- usen de conservadores , sino en los casos perpa de perder la naturaleza y temporalidades que mitidos , y como deben. tuvieren en las Indias, y de ser habidos por age- Muchos clérigos y religiosos aceptan en nuesnos y estraños de ellas. Y los dichos fiscales, al- tras Indias comisiones para ser jueces conserguaciles y otros ejecutores, escribanos y nota- vadores , siendo nombrados por los prelados de rios , y cada uno de los que lo contrario hicie- las órdenes, usando de breves y letras contra ren, sean desterrados perpetuamente de todas la intencion de su Santidad, y lo dispuesto por las Indias, y mas les sean confiscados todos sus derecho: Ordenamos y mandamos á los vireyes, bienes para nuestra cámara y fisco: y damos li- | presidentes y oidores de nuestras reales audien

[ocr errors]

(1) Revocada por cédula de 22 de marzo de 1789; V. HACIENDA (tribunales de) tom. 3. pag. 473, y alli la manera de entablar sus competencias los tribunales eclesiasticos. - V. CAPELLANIAS.

cias de todas y cualesquier partes de las Indias, no en casos graves , y las audiencias y fiscales que en sus distritos y jurisdicciones tengan par- hagan observar las leyes. ticular cuidado de hacer guardar cumplir y eje- Mapdamos á puestras audiencias reales, que cutar lo que en razon de los jueces conservado- no permitan a los prelados de las religiones hares, que pueden nombrar las religiones, está cer vejaciones con la mano de los jueces condispuesto y ordenado por derecho y leyes rea- servadores que nombraren, pues estos no se les, y por el santo concilio de Trento, sesion 14 han de elegir sino en casos muy graves , y con de reformatione, capitulo 5, y no permitan es- las circunstancias que permite el derecho, y no ceso en su ejecucion, en los casos que se ofre- en causas ordinarias y de poca consideracion. Y cieren , asi de oficio como á pedimento de par- á los fiscales de las audiencias, que tengan parte, ni á las religiones usar de jueces conserva- ticular cuidado y atencion de que se observen dores , si no fuere en los permitidos por dere- precisa y puntualmente las leyes, que de esto cho , y entonces con las limitaciones que lo tratan, pues es de las principales obligaciones pueden hacer, y no los dejen que erijan, ni ten- de sus oficios. gan tribunal, ni usen de algunas ivsignias de que no deban usar ni les pertenezcan, ni de otra Que las iglesias, prelados y clérigos no pidan ni cosa alguna que sea contra lo dispuesto por liliguen ante jueces eclesiásticos sobre mercederecho.

des , limosnas, sularios ó estipendios que tuLEY XVII.

vieren por merced del Rey, ley 17, lit. 7, de

este libro. De 1654 y 80.- Que las audiencias no permi

Que los prelados y jueces eclesiásticos concedan tan que las religiones nombren conservadores

llanamente las absoluciones a los jueces secucontra los arzobispos, ni obispos,

lares , ley 18 ibi. Otrosi, por cuanto es preciso que para poder Que los prelados no escomulguen por causas leusar los religiosos de las órdenes de aquellas ves, ni condenen á legos en penas pecuniarius provincias de cualesquier privilegios y bulas de ley 47. conservatorias, presenten primero ante nues- Que no se impida a los prelados la jurisdiccion tras reales audiencias los motivos y causas que

eclesiástica . y se les favor y auxilio conles obligan á nombrar jueces conservadores, pa- forme á derecho , ley 54. ra que vistas y examinadas las aprueben ó no Que se guarde el breve para que los pleitos consientan usar de ellas : y conviene, que esten eclesiásticos se fenezcan en las Indias , ley 10, con mucha vigilancia y atencion á no dar lugar tit. 9. á los inconvenientes y escándalos, que contra la Que á las visitas de navios se hallen los provisointencion de su Santidad y con siniestra inter- res con los oficiales reales, para ver y recopretacion de las letras se han esperimentado, por nocer los libros, ley 6, tit. 6. tolerancia de nuestras reales audiencias, pasan- Que el consejo de Indias conozca de las fuerzas do los jueces conservadores á proceder contra eclesiásticus, ley 4, tit. 2, lib. 2. las personas de los obispos, y deponerlos de su dignidad: Ordenamos y mandamos a todas nues- JUECES ECLESIASTICOS. - Titulo sesto Tras reales audiencias de las Indias, que por libro primero de la sinodo diocesana de Cuba, ningun modo consientan a los religiosos de las que celebrada en junio de 1680, se aprobó en órdenes de aquellas provincias, que en virtud real cédula de 9 de agosto de 1682. de cualesquier privilegios , breves, bulas ó letras de conservatorias , nombren jueces conser

DEL OFICIO DE JUEZ ORDINARIO. vadores contra las personas de los arzobispos y

Constitucion 1.2 Obligaciones de los jueces obispos. Y en el cumplimiento de esta nuestra

eclesiásticos. ley pongan todo cuidado, para que por ninguna causa ni razon se contravenga á su observan Como quiera que el pueblo, que por Dios, y cia.

la santa Sede apostólica nos está encargado, deLEY XVIII.

be ser gobernado en paz y justicia: estableceQue los religiosos no nombren conservadores si- mos y ordenamos, que en la ciudad de Santiago de Cuba haya un provisor y vicario general pa- ofrecieren; y asistirá asimismo el notario públira el distrito de aquella gobernacion, por la co, y los receptores, y el promotor fiscal, á mucha distancia que hay de esta ciudad, y por hallarse en la dicha audiencia para dar cuenta la misma razon haya en esta otro provisor y vi: de los negocios que fueren a su cargo, y los que cario general, que conozca de las causas civiles por omision no asistieren serán multados por el y criminales de los eclesiásticos del distrito de dicho provisor, á su arbitrio, y si reincidieren este gobierno; y en las ciudades de la Trinidad, en su omision, se nos dará cuenta para privarles Baracoa , y San Agustin de la Florida, villas de dél oficio; y en los demas lugares donde hubieSancti-Spiritus, San Juan de los Remedios del re vicarios, tendrán asimismo su audiencia en Cayo, Salvador del Bayamo, y Puerto del Prín. parte pública, donde se pudiere; y no la habiencipe, se pongan vicarios foráneos , para defen- do, la harán en las casas de su morada , teniender las inmunidades eclesiásticas, los fueros de do (como va dicho ) sus horas señaladas para los clérigos y regulares, y las causas civiles, ello, y para que. los litigantes , y partes en los criminales de los eclesiásticos que en dichos lu- negocios, les hablen é informen de su justicia. gares asistieren, para conocer de ellas, y tepiendo estado de determinacion, y sentencia nos Const. 3.a Que no se comelan á los notarios las remitan á Nos, y á nuestros sucesores, ó las probanzas en los causas matrimoniales y á nuestros vicarios generales de las dichas ciu- otras de gravedad. dades, á cada uno segun el territorio; á los cuales encargamos afectuosísimamente procuren De la visita en que estamos entendiendo en en el ejércicio de sus oficios la mayor honra y esta ciudad , hemos reconocido la mucha faciligloria de Dios, bien de sus iglesias, utilidad co- dad que ha habido, no solo en el juzgado de mun de los súbditos, dar á cada uno la justicia esta ciudad, sino tambien en todos los demas que tuviere , pospuesto todo odio , amor é inte del obispado, en cometer a los notarios las proreses, so el cargo de conciencia que tendrán; banzas, y examen de los testigos en las causas y con apercibimiento, que haciendo lo contrario graves, como son las matrimoniales, y nulidades serán privados de los oficios , y castigados á ar- y separaciones que se introducen de los matribitrio nuestro , y de nuestros sucesores. monios, siendo así, que los jueces deben hacer

las con su asistencia, para investigar la verdad Const. 2. — Que los provisores y vicarios forá- con que semejantes causas se introducen, y no

neos , cada uno en su partido den audioncia admitir testigos que no sean conocidos, y que todos los dias.

no padezcan tachas y defectos, por que puedan

ser repulsados, por la facilidad que muchos Porque conviene para la buena administra- tienen en deponer en dichas causas; y para que cion de justicia, y breve espedicion y despacho en adelante se obvien los inconvenientes que se de las causas, y negocios que pendieren en nues- han esperimentado de cometer las dichas protros tribunales eclesiásticos, asi en esta ciudad, banzas, ordenamos y mandamos, que con nincomo en las demas del obispado , villas y luga- gun pretesto se cometan por los dichos nuestros res de su distrito, que haya horas, y lugar de- provisores y vicarios las que se hicieren en las putado en que nuestros provisores y vicarios causas de matrimonios, ora sea para contraerlo, hagan audiencia, y oigan a las partes que fue- ó en las demandas de nulidad y separacion, sino ren á pedir justicia; ordenamos y mandamos, que las hagan ante si , recibiéndose en su preque en esta ciudad, y en la de Santiago de Cuba sencia el juramento y declaracion del testigo, y como cabezas de gobierno, donde ha de haber escribiéndose luego, sin tomarlo por membre. provisor y vicario general continuamente, como te , o apuntacion para escribirlo despues, y que va dispuesto en la constitucion primera de este en las informaciones de matrimonios no se retítulo , haya una sala deputada para la audiencia ciban las declaraciones de los testigos, ni las de eclesiástica , donde esté puesto el tribunal de los contrayentes debajo de una contestura, sino dicho provisor , y en él asista todos los dias por que cada juramento , y declaracion se ponga de las mañanas , desde las ocho en adelante á dar por sí; y los dichos nuestros provisores, y vicaaudiencia, y despachar los negocios que se rios generales no dispensen en las amonestaciomes que el santo concilio dispone para los matri- causas que se les ofrecieren, procediendo con monios, sin facultad o comision nuestra, ó de toda justificacion, sin corrupcion alguna, y llenuestros sucesores, ó de los señores venerable vando solo los derechos que por arancel les todean y cabildo en sede vacante, pena de la nu- caren, debajo de la pena de suspension y prilidad de los autos, y costas que se causaren, vacion de oficio, y demas pecuniarias, á arbitrio que serán condenados en ellas.

de los prelados; y so la dicha pena ningun nota

rio público, ni receptor de testimonio sin licenConst. 4.2 Ministros que han de tener los tri- cia de juez. (1) bunales eclesiásticos.

Const. 5. — Que los provisores en sede vaPara administrar justicia es necesario que ha- cante no provean beneficios curados , sacrislius, ya ministros, por cuya mano é inteligencia pa- ni colecturias sin espresa licencia y orden del sen los autos y diligencias que se hubieren de cabildo.-(Derogada por real resolucion de 5 hacer; por lo cual establece esta santa Sinodo, de octubre de 1805, lo que se practica , si la vaque en la dicha ciudad de Santiago de Cuba ha- cante se dilata , es, que el vicario capitular con ya un notario público, y en esta otro, ante quien la autorizacion del cabildo se ocupe de la propasen los autos, y quien tenga obligacion de ar- vision conforme a las reglas del patronato.) chivarlos con cuenta y razon, y la claridad necesaria, para escusar las confusiones que de lo Const. 6.a - Que los provisores y jueces eclesiáscontrario acaecen. Y han de tener libro de los licos no despachen licencias para casar á los conocimientos de los pleitos, para que no se

vagos , sin que conste primero de su estado y pierdan en perjuicio de las partes, y para dar

libertad. cuenta de ellos cada ez que se les pida por los prelados, llevando los derechos que por arancel Porque suele acontecer, que vienen a este les tocaren. Y por cuanto estamos informados, obispado muchas personas de los reinos de Casque en el tribunal de Cuba no paran en poder tilla, y de otras partes, y no traen bastantes del notario público los papeles, autos y demas instrumentos por donde conste su estado y lidespachos tocantes á justicia ; sino en poder del bertad : cxhortamos , amonestamos, y mandasecretario de cabildo, de que resultan muchos mos a todos los provisores , vicarios generales, gastos á las partes, y se dilatan las determina- y demas jueces eclesiásticos, que con toda la ciones por no parar en su poder, sino en el del vigilancia que pide materia tan grave, averigüen secretario; mandamos, que los que tocaren al

el estado y libertad de los vagos forasteros, y tribunal eclesiástico se entreguen al notario pú- demas personas que pretendieren casarse, danblico para que dé razon y cuenta de ellos; y los do informacion de donde son paturales, con que tocan al cabildo , se entreguen á su secreta- número bastante de testigos, examivándolos anrio, quien dará asimismo cuenta de ellos cada te si, y ante notario público, y no cometiéndovez que se les pida por los prelados y cabildos; las á pingun votario público ni receptor, y el y asimismo ha de haber en dichas ciudades los estado que tuvieren, con conocimiento de los demas notarios receptores que fueren necesa- contrayentes, por lo menos de 10 años : y si es rios para la buena administracion de justicia; alguno de ellos viudo , con testigo de vista de la un promotor fiscal; y un fiscal de vara, seglar, muerte del otro cónyuge , y les tome declarapara las ejecuciones de los bienes eclesiásticos, cion si han venido con ánimo de vivir en este y en las demas ciudades , villas y lugares ha de obispado, o en alguna villa ó lugar de él, para haber un notario con titulo de receptor, ante que con esas declaraciones, y demas diligencias quien los jueces foráneos actúen y fulminen las puedan con seguridad mandarles despachar la

(1) Las calidades que deben tener estos notarios se hallan indicadas y mandadas guardar en los 13 artículos de la real cédula de 18 de enero de 1770. (Nota de la reimpresion del Sinodo.) Por auto de la au diencia de 18 de octubre de 1813 se dispone el cumplimiento de orden de la regencia de 23 de julio del mismo año preventiva del de la ley, que prohibe, pueda nadie ser notario eclesidstico sin la cualidad de escribano real.

2 TOM. IV.

« AnteriorContinuar »