Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ELEMENTOS

DE RETÓRICA,

CON EXEMPLOS LATINOS

DE CICERON,

Y CASTELLANOS

DE FR.UIS DE GRANADA,

PARA USO

DE LAS ESCUELAS

POR EL P. CALIXTO HORNERO
de la Resurreccion del Señor, Maestro
de Retórica en las Escuelas Pias

[merged small][graphic][merged small][subsumed][merged small][merged small]

EN LA IMPRENTA DE DON BENITO CANO.
AÑO DE 1802.

[ocr errors][merged small][merged small][subsumed][subsumed][subsumed][subsumed][subsumed][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][graphic]

PRÓLOGO DEL AUTOR.

[ocr errors]

Estos Elementos de Retórica, amigo Lector, salen á luz únicamente para uso y enseñanza de los Niños. Y como ese ha sido el objeto, que me propuse en su composicion, no busques en este Libro noticias delicadas, ni preceptos sutiles; y acendrados, que no los hallarás ; sino reglas muy llanas, y medidas con el ald cance de los tiernos ingenios, que son los que llevan tras si mi principal atencion, en fuerza de haber consagrado á su ins truccion gratuita mis cortas luces, y ta reas. Para evitar todo engaño, hago des de el principio esta advertencia, la qual aunque pudiera parecer ociosa, visto el título de Elementos todaviar entiendo, que no lo es: porqué por ventura los hombres de alto ingenio, y por otra parte bien acondicionados, juzgando que el título de esta Obrilla lo habria dictal do la modestia, buscarian aqui alguna cosa grande, y proporcionada á la alte za, y robustez de ellos, moviéndose co

mo es natural de la codicia de aprender cada día mas y mas: y en este caso hallarian leyendo el Libro, lo mismo que ahora les digo antes que se tomen este trabajo, á saber es, que no la modestia, sino el amor de la verdad pura me dictó aquel título; y que solo es para niños este escrito; ó quando mas, pa¬ ra gente que nada sabe de eloqüencia: para los quales si, como espero de la bondad del Señor, fuere útil, y del caso lo que aquí se enseña, seré yo muy contento de haber tomado este trabajo, aunque por lo demas de ningun valor sea ni provecho para los que tienen muy bien labrado el entendimiento; y aun si estos se acordaren de sus primeros años (como es razon que se acuerden, para graduar con acierto este genero de escritos) entenderán , que hubo algun tiempo, en que tal vez hubieran aprovechado notablemente con estos Elementos, ú otros de semejante manera dispuestos y que por falta de esto no adelantaron por venturas peny la eloqüencia, quanto podian en aquella

ל

:

edad. Parecerá cosa increible, pero es bien cierto el atraso que padecen los Niños con estudiar la Retorica en latin; y esto no porque no se pueda aprender así, sino porque ordinariamente los Ni→ ños , que comienzan á aprenderla, no estan tan adelantados en la Latinidad con mo se requeria que si lo estuvieran, seria lo mismo estudiarla en latin, que en romance Castellano. De donde procede, que acabando su estudio, no solamente no han, conseguido algun crazonable conocit miento de la eloquencias latina; pero ni aun de la Castellana; puesto caso que si se les manda escribir yuna Carta, ó razonamiento en lengua vulgar, no ati nan, ni aciertan á ponerlo por obra: lọ qual quan grande mengua sea, por sí mismo se dexa conocer, Pues todo esto se remedia, á mi corto: entender,con una Retorica en romance, y aum dado que despues de estudiada, y aprendidos los exemplos latinoso, que en ella esería bien ponere, aprovecháran poco en la eloqüencia latina; á lo menos con exem¬ plos Castellanos puestos al lado de los

« AnteriorContinuar »